lunes, 2 de julio de 2018

Nubes verdes en tiempos grises [y II]: Agur a Eusko Bazterra y al talde de la Ikurriña


Kalean dugu ikasturte honetako azken Ezkaba, 257. zkaEn la sección de Historia de este mes hemos publicado la segunda y última entrega sobre el rochapeano Fausto Ruíz y sus correrías allá por la década de los años 60, y esa otra pequeña aventura protagonizada por Artemio De Goñi siguiendo los pasos de la fuga de Ezkaba en su 80 aniversario. Por si fuera poco, Javier Gartzia Lezaun ha querido compartir con nosotras sus recuerdos de niñez en la escuela Unzutxiki, el frontó Aldaz o el cine Amaya, entonces situado en la avenida Marcelo Celayeta. Si quieres leer la revista, no tienes más que hacer un clic más abajo. Uda on izan!

Nubes verdes en tiempos grises [y II]

Agur a Eusko Bazterra y al talde de la Ikurriña

Fausto Ruiz arrotxapearrak, Ikurriñaren taldeko kideekin batera, zorigaiztoko bidaia egin behar izan zuen: Goardia Zibilaren polizia-etxean hasi, Iruñeko zein Carabancheleko espetxeetatik pasatu, eta Jaengoan bukatu. Aurrerantzean, dena aldatuko zen.

Beti dago itxaropenezko hodei berderik, pentsatu
zuen Mikelek, eta etsipenezko zelai beltzik.

J. Alonso, Hodei Berdeak1

1968 fue un año de gran actividad para el “talde de las ikurriñas” de EGI: colocación de insignias independentistas, reparto de propaganda, pegatinas, pasos de frontera y comunicados en la imprenta clandestina. Siendo conscientes que la policía andaba tras sus pasos, decidieron que, tras colocar una gran ikurriña en el sierra de Urbasa, dejarían de realizar más acciones durante un tiempo.

Detenciones y torturas
Miembros de Eusko Bazterra en S. Miguel de Aralar
(En primer plano, Fausto)
Fotografía: Marijose Jaso
La víspera del 25 de julio, por la noche, Elías Antón, Idoate y el rochapeano Fausto Ruiz colocaron la ikurriña en Urbasa, pero fueron detenidos cuando regresaban al coche. Ante las preguntas de la policía, no se les ocurrió otra cosa que decir que estaban cazando lechuzas. Poco convincente, evidentemente, pues acto seguido fueron trasladados al cuartelillo de Olazti, donde iniciaron su viaje al infierno. A la mañana siguiente fueron trasladados a las dependencias de la Guardia Civil en la capital navarra, donde continuaron los interrogatorios y torturas, con constantes golpes, insultos y amenazas. Posteriormente fueron detenidos Juan Mari Feliú, Miguel Ángel Erdozain y Juan Antonio Barbería, aunque este último fue puesto finalmente en libertad. El Tribunal de Orden Público ordenó el ingreso de los cinco militantes en la cárcel de Pamplona.
La aparición de ETA y la atracción que ejercía a unos jóvenes abertzales deseosos de hacer, llevó a una radicalización del propio PNV, quien llegó a manifestar en una de sus publicaciones que “no renunciaremos a la violencia”. De hecho, unos meses antes, en mayo, había tenido lugar la acción más espectacular y la de mayor repercusión, también a nivel internacional: el sabotaje contra la Vuelta Ciclista. En esta ocasión, serían Asurmendi y Artajo quienes acompañarían a Elías Antón para llevarla a cabo. A las cinco menos diez de la tarde, en el kilómetro 62 de la etapa Vitoria-Pamplona, un artefacto explosivo levantó la carretera en plena bajada del Puerto de Urbasa. La etapa sería suspendida posteriormente.

Agur a Eusko Bazterra
A finales de 1968, mientras los jóvenes de EGI permanecían en la cárcel de Pamplona, el Presidente de la Real Sociedad de Amigos del País, José Estornes Lasa, dio de baja en el registro de asociaciones del Gobierno Civil a Eusko Bazterra. El PNV no dudó en cortar las alas a su juventud más activista. La conmoción entre los socios de Eusko Bazterra y los diferentes círculos abertzales navarros fue enorme. Sumándose a las protestas, los detenidos en la cárcel de Pamplona redactaron una dura carta de condena, con graves acusaciones a los directivos de los Amigos del País. No obstante, la desaparición de Eusko Bazterra era ya un hecho, tras una existencia que no había llegado a los dos años, pero que había conseguido reunir cerca de 250 socios y socias. Pese al silencio posterior en torno a esa decisión, lo cierto es que la desaparición de Eusko Bazterra supuso un gran golpe a las distintas expresiones de la cultura vasca, así como el fin de la cantera que nutría a militantes de Eusko Gaztedi de Navarra.

De Pamplona a Carabanchel
Fausto Ruiz y el resto de militantes detenidos en Urbasa estuvieron presos en Pamplona hasta el día 4 de enero de 1969, que fueron trasladados a la cárcel de Carabanchel (Madrid) para ser juzgados en el TOP. El juicio tuvo lugar el 17 de enero, donde el fiscal acusó a los cinco procesados de dos delitos: propaganda ilegal y asociación ilícita. Las penas finales variaron entre los cuatro años y ocho meses, y cinco meses de arresto; y multas de hasta 45.000 pesetas. Fausto, al no tener agravantes, fue condenado a un año y once meses de cárcel, y multa de 30.000 pesetas.
A la espera de la notificación de las sentencias, los cinco detenidos se vieron involucrados en un motín en protesta por la connivencia de la policía con las autoridades carcelarias, llevando a cabo excarcelamientos para que los presos sean sometidos a nuevos interrogatorios. Pese al castigo de 40 días de encierro en celdas de castigo por haber participado en las protestas, Fausto, Idoate y Elías Anton lo cumplieron en sus celdas, pues no había suficiente sitio en el sótano para todos los amotinados. Finalmente Fausto y Erdozain fueron enviados a la cárcel de Jaen, y Elías e Idoate a Soria.
Fausto, preparando una comida popular
Fotografía: Marijose Jaso
La caída del grupo supuso un duro golpe para la organización EGI de Navarra, quien no realizaría acciones de importancia durante la segunda mitad de 1968. Tan sólo quedaban dos militantes con experiencia, Alberto Asurmendi y Jokin Artajo, siendo más que probable que Jokin estuviese ya militando en ETA. Con la llegada de 1969, la dirección de EGI se planteó la necesidad de realizar una serie de acciones con explosivos, pero el 17 de abril de 1969 la prensa despertó con una noticia que produjo gran conmoción: el día anterior, en una carretera del valle de Ulzama, habían fallecido dos jóvenes, Asurmendi y Artajo, al estallarles el artefacto que supuestamente manipulaban en el interior de un vehículo. Como consecuencia de la respuesta policial, el grupo de EGI quedaría totalmente desarticulado, y la organización abertzale no volvería a verse implicada en ningún acto de lucha armada. La actividad de EGI en Navarra decayó hasta prácticamente su desaparición. Los pocos militantes que quedaron bajo disciplina jeltzale se limitarían a labores de propaganda. Mientras, los jóvenes que estaban pidiendo una mayor radicalización de las acciones, terminarían por entrar en ETA o participando en el rico tejido asociativo que iría tejiéndose en torno al Movimiento de Liberación Nacional Vasco.
Finalmente, el rochapeano Fausto Ruiz saldría de la cárcel de Jaén el 24 de junio de 1970, aunque la vuelta al barrio no fuese para quedarse, pues poco después sería llamado a cumplir el servicio militar en un batallón de castigo en Burgos.
Dejando ya aquellos años, me gustaría mencionar algunas de las correrías que Fausto protagonizó durante sus últimos años, como la valentía de dejar a las nuevas generaciones soñar con lo que también él soñó desde muy joven (ederra 2013ko bizardunen ekintza, ezta?), aún sabiendo que nubes verdes de esperanza y campos negros de desesperación siempre van de la mano; las txapelas conseguidas a base de enbido, eduki y hordago; o utilizar la mantala como arma culinaria a favor del euskera, en solidaridad con quienes seguían dentro, y por una y mil apuestas de los movimientos populares de esa Arrotxapea consciente de sí misma. Mila esker, Fausto, bihotzez!.

Texto: Patxi Abasolo López
Revista Ezkaba, nº 257, julio de 2018
Fotografías: Marijose Jaso


1Jon Alonso, Hodei Berdeak, Susa, 2003, 38. or.


Nubes verdes en tiempos grises [1º parte]:


domingo, 1 de julio de 2018

Artemio De Goñi: 53 kilometro historiaz eta memoriaz blai


Artemio De Goñi, miembro del grupo de montaña Suai-Suai de la Peña Rotxapea ha realizado el recorrido Fuerte de Ezkaba-Urepel, recordando la fuga del 22 de mayo de 1938. 80 años más tarde, durante 12 horas, De Goñi ha recorrido 53 kilómetros de historia y memoria.
Artemio mendi-ibilaldiaren amaieran
Argazkia: Artemio De Goñi

Nafarroako Gobernuak otsailean aurkeztu zuen GR-225 ibilbide berria, behar bezala bideratu eta markatu den mendi-ibilbide luze bat, Ezkabako presondegitik ihes egindako presoetako batzuek jarraitu zuten bidea ezagutzera emateko, Ezkaba eta Urepel (Behe Nafarroa) banatzen dituzten 53 kilometroetan zehar.
Ana Ollo kontseilariaren hitzetan, “Ezkabako ihesaldira gerturatu nahi du proiektuak, presoen bizi-baldintzetara eta eman ziren eskubideen urratzera, urratze hori perspektiba bikoitz batetik eman zelarik: giza eskubideen defentsatik eta 1936an desagertu eta erail zituztenei eman behar diegun erantzunetik batetik; eta, bestetik, memoriaren ikuspuntutik, orain 80 urte indarkeriaren justizia eza pairatu zuten milaka pertsonen memoria eta oroipena bizirik mantentzeko”.
Artemio De Goñi arrotxapearrak egitasmoaren berri izan eta berehala hasi zen ibilbiderako prestatzen. Rotxapea Peñako kideen artean zabaldu bazuen ere, azkenean bakarrik eutsi behar izan zion erronkari: “Asteartea zen otsailaren 22 hori eta jendeak lan egin behar zuen; nik ere bai, jakina, baina, nola utzi pasatzen data historiko hori, 80. urteurrena? Beraz, bi opor egun eskatu nituen eta kitto!”.
Kezkatuta abiatu zen De Goñi, hala ere. “Gai izango al nintzen 53 kilometro bakarrik egiteko? Zer egin lesionatuz gero? Gorputzak eutsiko al dio?”. Leranontz-era ailegatzean, ordea, uxatu egin ziren zalantza horiek guztiak. Bertan ziren Arantzadi elkarteko hainbat aditu, ikasleak eta kontseilaria bera, gotorlekutik ihes egindako bi preso galiziarren gorpuzkiak ateratzen ari ziren hilobitik. “19 eta 23 urteko gazteen gorpuzkiak ziren! Inflexio puntu ikaragarria izan zen niretzat. Hunkitu egin nintzen. Tristura sentimenduarekin batera, amorrua ere sentitzen nuen, amorru handia. Pentsatu nuen, zergatik gara hain putakume?, bi gazteri segika ibili, lau tiro bota, eta hortxe bertan utzi, bidean, ostia!, bai, amorrua eta frustrazioa! Une horretatik aurrera, kezka fisikoak alboratu, txipa aldatu eta iheslari haiekin guztiekin batera bideari ekin nion. Une oro nituen gogoan, haiek eta pairatu behar izan zituzten triskantza guztiak, sandaliekin, batere prestatu gabe, bidea ezagutu gabe, azken batean, gehienak ez ziren hemengoak, gogorra benetan!”.
Hamabi orduko ibilbidea egin zuen Artemiok, Ezkabatik goizeko seiak eta hogeian atera, eta arratsaldeko seiak eta hogeita bostean iritsi zen Urepelera. Azkenean bidaia bakarrik egin behar bazuen ere, arrotxapearra ez zen inoiz bakarrik sentitu: “Ezkabara Julio Peñakideak igo ninduen, eta beste bazkide bat, Jairo, hurbildu zitzaidan Sorogain-Urepel azken etapan, eta jakina, ederra da azken etapan lagun bat ondoa izatea eta elkarrekin jeistea, ikaragarria da. Oso berezia izan zen azken etapa hori, jo eta su aritu baitzen Suai-suai-ren whatsapp taldea. Eta gauza bera ibilaldi osoan zehar. 53 kilometroak lau etapatan banatzen dira eta bost informazio-taula ezarri dira ibilbidearen datuekin; horietan guztietan argazki bat atera eta jendeari bidaltzen nion, oso babestuta sentitu naiz”.

Texto: Patxi Abasolo López
Ezkaba aldizkaria, 257. zka., 2018ko uztaila
Fotografía: Artemio De Goñi

miércoles, 27 de junio de 2018

Peña Rotxapea: Pancarta rochapeana de Sanfermines 2018

Un año más, las pancartas de las Peñas están ya listas para salir a la calle llevando de la mano fiesta y reivindicación, como debe ser. Es una buena oportunidad para hacer repaso a lo acontecido en nuestra ciudad y fuera de ella: despropósitos judiciales en los casos de la Manada y los jóvenes de Altsasu (y por medio, siempre, los mamporreros uniformados llegados más allá del Ebro); más despropósitos de un presidente del Gobierno español que ya no lo es; memoria de acontecimientos no menos trágicos sucedidos hace ya 40 años, en los Sanfermines de 1978; una justicia que sigue sin serlo a falta de una ruptura democrática con el franquismo aún pendiente; despropósitos de palabra y obra contra el euskera, lingua navarrorum; solidaridad ante los despropósitos políticos y militares dirigidos contra otra pueblos, como Catalunya y Palestina...
El rochapeano Txema, Esteban, ha hecho hablar, una vez más, a la Peña Rotxapea, sacando una bonita foto de lo que ha sido y es nuestro barrio o, por lo menos, algunos de los elementos del mismo: una presa que no ha podido con el viejo Runa, la nueva peña Rotxa Gorriak, un toro flipado pidiendo marcha, el lobo Javier Esparza escondido tras una piel de cordero, un campo de fútbol renovado, un caracol euskaldun indignado y un ex-presidente español junto a un palo pinchado en una mierda, valga la redundancia (y no lo digo por el palo, evidentemente). Pues sí, tenemos temas más que suficientes para una buena tertulia, ¿verdad? Os dejo con esta pequeña obra de arte popular, y las otras dos pancartas realizadas por Txema que, como veréis, tienen también alguna que otra historia rochapeana. On degizuela!





lunes, 25 de junio de 2018

La presa de Santa Engracia (Arrotxapea): Arga bizirik?


Parece que andan revueltas las aguas del Arga a lo largo de los 700 metros que transcurren por Arrotxapea. Aunque, mejor dicho, parece que hay quienes andan revueltos al ver cómo la presa de Santa Engracia ha terminado por ceder ante el viejo Runa. ¿Qué hacer con ella? Dani García reunió en la Ezkaba de junio los argumentos a favor y en contra de las distintas opciones que se nos presentan. Y yo me pregunto: ¿Seremos capaces de escuchar, aunque sea sólo por esta vez, qué es lo que desea el Arga, el viejo Runa que ha sabido cuidar de sus gentes rochapeanas desde tiempos inmemorables? Al fin y al cabo, todas esas actividades de ocio pueden seguir realizándose un poco más allá de la zona en cuestión. Y Runa volverá a estar un poco más vivo. Arga bizirik! 

ROTURA EN LA PRESA DE SANTA ENGRACIA

Presa de Santa Engracia (Arrotxapea)
Fotografía: Daniel García.
"Ya hace semanas de ello. La presa de Santa Engracia ha reventado en su parte central, creándose una buena fractura que tiene un futuro bastante incierto, y que queramos o no, va a cambiar la dinámica del río (ya lo está haciendo) a su paso por la Rochapea.
Hablando con miembros del club de remo, nos informan que en verano del año pasado ya se veía algo “raro” en la presa, y que en noviembre fue cuando ya se detectó de manera muy clara. Una fractura de 5-6 metros de largo que cada vez va a más, y que deja pasar el agua que antes estaba retenida.
Son varios los factores ahora que pueden influir en su reparación… factores de ocio, económicos, medioambientales, temas de seguridad, tema de estética... Algo que trataremos a continuación, a pesar de que la decisión definitiva es del Ayuntamiento de Pamplona, que es el actual propietario de la presa. Eso sí, siempre con los permisos correspondientes tanto de Confederación del Ebro como del Gobierno de Navarra.
[...]

En lo que a ocio se refiere:
Presa de Santa Engracia (Arrotxapea)
Fotografía: Daniel García.
Esta retención de agua, permitía dos actividades lúdicas de gran importancia en el barrio. Por un lado el remo y las piraguas, y por otro la pesca.
Hemos hablado con Jose María Gil, timonel y entrenador del club náutico Navarra de remo desde hace ya 40 años, y nos comenta que esta rotura está acabando con el club de remo. La lámina de agua ha bajado la altura, y los 50 deportistas con ficha que tiene el club, a día de hoy no tienen donde practicar este deporte, ya que tenían que haber empezado los cursos esta primavera. Están haciendo en el club obras, y están creando un “foso de remo”, una especie de piscina en la que poder entrenar para intentar aminorar los daños, pero que lógicamente no es lo mismo. A día de hoy el club está prácticamente desaparecido. Para colmo, este 2018 es el 50 aniversario del club, y a día de hoy tienen un futuro incierto y no se sabe si se podrá celebrar. Ellos confían en que el Ayuntamiento mueva ficha, y además de arreglar la presa, arreglen el embarcadero que hay donde el mismo club, que está deshecho, y que se aproveche y se quiten diferentes restos de puentes y obras que hay derruidos en el cauce.
Los 700 metros por los que entrenan, ya no están navegables, y Jose María nos muestra una fuerte preocupación, ya que el club puede quedar inservible y desaparecer rápidamente.
En lo que a pesca se refiere, la zona está catalogada como “escenario deportivo de pesca”, catalogación que deberá de cambiarse si sigue así, y tramo que deberá trasladarse a otra zona de Pamplona, ya que los ciprínidos (especies que se pescan en estos concursos) dejarán de ser tan abundantes.

Medioambientalmente:
Aunque las consecuencias se verán de aquí a un tiempo, en principio, medioambientalmente la rotura de la presa es buena por varios motivos.
Permite el transporte de sedimentos así como que el río divague, erosionando y depositando, generando nuevos hábitats. Además, permite el remonte de peces río arriba, como por ejemplo la trucha, el barbo o la madrilla. También, las aguas estancadas y profundas son el hábitat perfecto para especies exóticas invasoras como carpas, peces gatos, alburnos, siluros, que compiten con las anteriormente citadas, así que si desaparece la presa, se ven perjudicadas.
Igualmente, al desaparecer la presa, el bosque de galería podría cerrarse y crear mas sombra, reduciendo así la insolación y superficie de absorción de luz que se traduce en menor calentamiento del agua. Bosques de galería beneficiosos para la nutria y para el visón europeo, especie en gravísimo peligro de extinción.
Y aunque en verano seguramente quede un hilo de agua y prácticamente se seque, es un proceso natural por el que no nos tenemos que preocupar tanto. El río es un elemento vivo que fluctúa a lo largo del año y que funciona muy bien como ecosistema aunque a nosotros nos pueda parecer que no.

Tema inundaciones y seguridad:
Aunque el tema de las inundaciones es muy complejo, en principio la rotura de la presa, disminuye la altura en riadas pequeñas y medianas, que son las más frecuentes. Aún y todo, el río es un elemento vivo y no es fácil adivinar como va a funcionar en este aspecto.

Así que no parece tan fácil. Chocan los intereses de ocio y medioambientales sobre todo. Por un lado está el Club náutico Navarra de remo, con una larga historia en el barrio, y que está apunto de desaparecer, y por otro el tema medioambiental y la política que está llevando el Gobierno de Navarra en lo que a tema de presas se refiere, que están siendo demolidas sobre todo en la zona norte de Navarra.
Ahora el Ayuntamiento tendrá que mover ficha y ver por que actuaciones se decanta. Si acaba por tirar la presa del todo, sí la deja así y que el río vaya terminando de tirarla poco a poco, o si por el contrario decide arreglarla".

Texto y fotografías: Daniel García Mina
Revista Ezkaba, junio de 2018.

jueves, 14 de junio de 2018

Arrotxapeko lehen euskarazko liburu hegalaria

Bidaiatzen hasi da Libururu Hegalariak (Arrotxapea-BookCrossing) ekimeneko lehen euskarazko liburua. Atzo zabaldu zituen hegoak Hasier Etxeberriak idatzitako Eulien Bazka libururak (Susa argitaletxea, 2003), arratsaldeko 6etan, Zokoa tabernan. Txoria txori kantak dioen bezala, ez da erraza izan 15 urtetan ondoan izan dudan laguntxo hau askatzea, baina azkenean onartu egin dut eta utzi diot hegoak luzatzen; bestela, ez zen gehiago liburu hegalaria izango; eta nik liburu hegalaria maite nuen... Zokoa tabernara hurbilduz gero, eraman ezazu, disfrutau eta, berriro ere, hegan egiten utzi.

Arrotxapeko lehen euskarazko liburu hegalaria
Argazkia: Patxi Abasolo López
Damian Arruti zientzialaria (entomologoa) du protagonista eleberri honek. Eztarrian gaitz bat duena eta hilko ote den beldur dago, horretan du gogoa, baina gertakari harrigarri batek gehiago larrituko du ustekabean: zortzi zatitan moztutako emakume-gorpu bat aurkitu du Ertzaintzak… eta, itxuraz, Damianek ezaguna du: emazte ohia.

Trama beltza da, eta intriga ederki dago eraikita. Aukera paregabea hainbat gogoetan murgiltzeko...


"Bildumak iraultzen antzekoak direla ere pentsatu zuen. Egin bitartean soilik balio dutela, alegia, iraultzek eta bildumek. Gero alferrik dela beste guztia. Galdu egiten duela funtsa bildumagileak behin bilduma osatu denean. Galdu egiten duela funtsa iraultzaileak, iraultza egina denean. Beste aldi bat hasten dela hori egindakoan eta hor ez dutela zer eginik ez batak eta ez besteak". (136. or.)


"Eta gizadiaren gaitz nagusia zein den irakurri berri duela gogoratu da. [...] Gizaki guztien gaitz nagusia beti dela bat eta bera. Gauza guztien sekretua: munduaren erdigunea norbera dela pentsatzea. Horixe egiten dutela pertsona guztiek eta horrexek galdu duela bera". (161. or.)


... Damian Arrutiren etsipenean erori gabe, jakina!



Liburu hegalariak ekimenaren inguruko informazioa: