viernes, 31 de diciembre de 2010

Utopia bidelagun, Urte berri on! Feliz año nuevo!

Utopia

Bera zeruertzean dago. Urrats bi eginez hurreratu ni, urrats bi eginez urruntzen da bera. Hamar pauso aurrera egin nik, eta zeruertzak hamar pauso egiten du harantzago. Ibili eta ibilita ere, ez dut sekula harrapatuko. Zertarako balio duen utopiak? Horretarako balio du: ibiltzeko.

Eduardo Galeano, Hitz ibiltariak, Txalaparta, 2000, 320 or.

Utopía.

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar.

Eduardo Galeano, Las palabras andantes, Siglo XXI, 1993, p. 310.




URTE BERRI ON !!

jueves, 30 de diciembre de 2010

La cabeza de Henrike III de Navarra

La cabeza del rey navarro Henrike III desapareció en medio de los acontecimientos revolucionarios de la Francia de 1789. Acaba de certificarse que, en efecto, la cabeza que un jubilado guardaba en un armario de su casa, es la cabeza del último rey navarro, Henrike IV de Francia desde 1584.

A continuación teneis el artículo escrito al respecto por Irene Arrizurieta en el Berria del 21 de diciembre:

Henrike III.aren burua.

  Frantziako herritar batek bere etxeko armairu batean gordetako buru baltsamatua Nafarroako errege Henrike III.arena da (1553-1610).
Baltsamatzeko teknika bati esker egoera
onean egon da Henrike III.aren burua.
 Hala ziurtatu du aditu talde batek. Philippe Charlier hileta historikoetan aditua den mediku espezialistak zuzendutako hemeretzi laguneko taldeak egin du aurkikuntza. Burua erretiroa hartua zuen gizon batek gordea zeukan etxeko armairu batean. Adituen esanetan, «egoera onean dago» hura gordetzeko emaitza onak ematen zituen baltsamatzeko teknika italiar bat erabili zelako.
  Momifikatutako buruari goiko ezpainaren ezkerraldean ebaki bat antzematen zaio. Adituen arabera, 1594an Jean Chatelek erregea erailtzen saiatzean emandako labankadaren zauria litzateke. Baltsamatutako buruak badu ere belarrian zulo bat. Horrek adierazi ei du Henrike III.ak garaiko gortean belarritakoak eramateko moda jarraitzen zuela. Buruak begiak erdi itxiak ditu, eta ahoa erdi zabalik, eta oraindik baditu ile eta bibote hondarrak.
  Philippe Chartierrek gidatutako aditu taldearen ikerketa British Medical Journal aldizkariak argitaratu zuen ostegunean. Ikerketaren arabera, hil zen unean erregeak kataratak zituen, arazo asko haginetan eta artrosia nozitzen zuen.
  Henrike III.a erregea Parisko Saint Denis basilikan lurperatu zuten 1610ean, baina 1793an Frantziako Iraultzaileek haren hilobia arpilatu egin zuten.  Besoak eta burua moztu zizkioten, eta gorpuzkinak nonahi barreiatu. Frantziako Iraultzaren ostean erregearen atalak hainbat herritarren etxeetan agertu ziren: hezurrak, behatz bat, ileak... Baina burua ez. 1919an Dinard izeneko zaharki erosle batek erosi zuen burua enkante batean, hiru liberaren truke. Henrike III.aren burua zela zioen arren, inork ez zion sinetsi. Parisko Louvre museoak ere ez zion onartu nahi izan. Zaharki eroslea hiltzean, 1940an, desagertu egin zen berriro ere burua, duela bi urte erretiroa hartua zuen gizon baten etxean berriro agertu zen arte. 1955etik etxean gordea zuen, eta etxekoek ere ez zuten horren berri. Gizonak Charlierren esku utzi zuen burua, eta gaurko teknika aurreratuei esker jakin izan da norena den.

Nafarren erregea

  Henrike III.a, nafarren erregea lehenik eta ondoren frantziarren erregea izan zena, Pauen jaio zen 1553an, eta Parisen hil zuen Francois Ravaillac katoliko sutsuak, labankadaz, 1610ean. Nafarroako errege-erreginen dinastian, Henrike III.a zuen izena, eta Antonio Borboikoaren eta Albreteko Joanaren semea zen. 1972tik 1610 arte izan zen Nafarroako Erresumako errege. 1584an, berriz, Frantziako Erresumako errege ere bihurtu zen Henrike IV.a izena hartuta. Errege zintzoa goitizenarekin ezagutzen zuten garaikideek, egoera tamalgarrian bizi ziren herritarren bizitza hobetzen saiatu zelako. Errege horrek esana omen da «laborari guztiek oilasko bat izan behar dute igandero lapikoan».
  Hala ere, askoz ezagunagoa izan da Frantziako koroa hartzeko unean egin zuen aitorpena: «Parisek meza bat balio du». Henrike III.a, protestantismoan hazitako erregea izan baitzen, Frantziako liskar erlijioso-politikoetan guztiz murgilduta egon zen; horregatik, bere bizitzan behin baino gehiagotan egin zioten eraso. Eta, halako batean, hil egin zuten.

martes, 28 de diciembre de 2010

La funámbula Remigia Echarren

Funámbula. (Del latín funambulus, que anda sobre una cuerda) Volatinera que hace ejercicios en la cuerda o en el alambre. Maroma. (Del árabe mabruma, cuerda trenzada, retorcida) Cuerda gruesa de esparto, cáñamo u otras fibras vegetales o sintéticas).

En esta ocasión vamos a poner nombre y apellido a una de todas aquellas mujeres que han ido desfilando en artículos anteriores. Sacaremos con ello del anonimato a una mujer cuya fama ha ido pasando de generación en generación, pese a la oscuridad y abandono al que se vio sometida durante sus últimos años de vida: Remigia Echarren, más conocida como Mademoiselle Agustini.
Spelterini sobre el Niágara
Leona Remigia nació a las nueve de la noche del 11 de abril de 1853 en el barrio de la Navarrería. Además del nombre de su madrina, Remigia Artajo, el calendario católico le asignó su otro nombre por el Papa León Magno, cuya fiesta correspondía al día de su bautismo. Una costumbre semejante, la de asignar el nombre del santo que aparecía en el calendario eclesiástico el día del nacimiento de la criatura, ha pesado como un lastre hasta hace bien poco. Remigia fue la tercera de cuatro nacimientos fruto del matrimonio entre la pamplonés Venancio Echarren y Manuela Aranguren, vecina de Ezkiroz. Muerto su padre, la madre se casaría de nuevo con Manuel Zabalza Goldaracena, labrador jornalero diez años más joven que ella, natural de Artika y establecido en Iruñea en 1860. La nueva familia viviría en la calle Pellejerías, hoy Jarauta, 12, 4º.

Acróbata en la Plaza de Toros.
Nada sabemos del período anterior al 12 de julio de 1882, día en que actuó en la plaza de toros de Pamplona con la compañía de acróbatas y gimnastas Teresy y Velázquez. La crónica publicada seis días más tarde por Lau buru relataba cómo llamaba “particularmente la atención del público los notables trabajos de la percha fija y los de cuerda tirante en la que la funámbula señorita Agustini, émula de Blondin [quien atravesó sobre una cuerda las cataratas del Niágara], demostró gran arrojo y mucho aplomo”. Nicanor Espoz Redín, director del Eco de Navarra, escribía el 25 de ese mes bajo su seudónimo habitual “José” animando a los lectores a ver el espectáculo de Remigia, “una artista consumada” y “volatinera sobresaliente”, sorprendido de que “haya pamplonesas que manejen el balancín y sepan hacer equilibrio y bailar en la maroma”.

Cruzando el río Arga.
En el mes de mayo del año siguiente actuó de nuevo en Iruñea con la compañía de Manuel Carral. Será entonces cuando Remigia cruzase el río Arga, por lo cual percibió 500 pesetas del Ayuntamiento. Leamos la crónica escrita en Lau buru sobre aquel acontecimiento: “en la parte del río contigua a la fábrica de Pinaquy. Un cuarto de hora antes, nuestra distinguida paisana se dirigía a aquel punto en carretela descubierta  y precedida de la banda de música de la Casa de Misericordia. Al mismo tiempo salían por la puerta de la Tejería millares de personas que fueron colocándose en las inmediaciones del río, de suerte que la pequeña explanada de la orilla izquierda del Arga y la Ripa llamada de Beloso ofrecían un aspecto verdaderamente animado La funámbula se dispuso a empezar la travesía; el público guardó silencio unos momentos y a los tres minutos la Agustini llegaba con toda serenidad al lado opuesto del río sobre el cual se había tendido la maroma a unos diez metros de altura. La equilibrista colocó los pies en unos canastillos y una vez sujeto convenientemente este calzado, cruzó aquélla el río con verdadera serenidad, llegando cuatro minutos después al término de su arriesgado viaje. Descansó breves instantes y enseguida recorrió otra vez la maroma con los ojos vendados y cubierta, de medio cuerpo para arriba, con un saco de tela gruesa. El público aplaudió con entusiasmo a la funámbula, la cual dio fin a su ejercicio cruzando de nuevo el río, pero esta vez ejecutando movimientos peligrosos y adoptando posturas difíciles”.
En 1884, atravesó la Plaza del Castillo, además de los espectáculos realizado en la plaza de toros. En uno de ellos, según relataba El Eco de Navarra, “cuando estaba en la maroma, ceñida de coraza y casco, disparó voladores, resultando una fantástica combinación, en la que aparecía la funámbula entre una lluvia de fuego”. La compañía solía seguir su gira durante el otoño por los pueblos de la Ribera y, ya fuera de Euskal Herria, por las vecinas tierras aragonesas.

Adiós a las alturas.
Un fatal accidente sufrido el 5 de octubre de 1892 alejó a Remigia de las alturas durante mucho tiempo. Entonces, a la edad de 39 años, se precipitó desde una altura de quince metros mientras realizaba ejercicios en una silla. Pese a su efímero retorno en agosto de 1904, la funámbula pamplonesa se retiraría definitivamente a la oscuridad de una vivienda en la calle Jarauta, más tarde al número 3 de la Cuesta del Palacio, donde falleció de miocarditis crónica el 9 de enero de 1921. Los años de fama y aplausos no fueron suficientes para garantizarle una vejez tranquila. La venta de lotería no fue sino uno de los muchos recursos a los que tuvo que recurrir para garantizarse el sustento diario, y el único del que tenemos constancia por testimonios de la época. La calle de la Txantrea dedicada a Remigia Echarren no es sino un gesto a favor de la recuperación de la memoria histórica de todas las mujeres que han padecido verdaderos procesos de invisibilización a lo largo de la historia.

* Fernando Pérez Ollo, “Remigia Echarren Aranguren”, en Mª del Juncal Campo Guinea y cols., Mujeres que la historia no nombró, Iruñea, Iruñeko Udala, 2005, 19-21.

 Texto: Patxi Abasolo Lopez

[Ezkaba aldizkaria, 180 zka., 2010eko abendua]

Emilio Majuelo, NUPeko Ikerketa Saria.

Txalaparta, 2008.
Emilio Majuelo Gil auzokide eta Historia Garaikideko irakasle titularrak eskuratu zuen aurreko ikasturtean Giza eta Gizarte Zientzien, Zientzia Juridikoen eta Ekonomikoen arloetako Ikerketa Saria NUPen. 2007-2008. urteetan zehar egindako ekarpen zientifiko hoberen izendatu dute “La generación del sacrificio: Ricardo Zabalza 1898-1940” izenburua duen liburua.

Majueloren ikerketa lanak, Txalaparta argitaletxeak argitaratua, Ricardo Zabalza buruzagi sindikalaren eta haren lagun eta kideen bizitzaren berri ematen du, haurtzarotik hasi eta 1940eko otsailean erail zuten arte.
-     Ezkaba: Nola bizi zenuen ekarpen zientifiko hoberenari egindako aitortza instituzional hori?
-     Emilio Majuelo: Oso pozik, noski. Alde batetik ez delako batere erraza Unibertsitatea den esparru endogamikoan horrelako saria jasotzea; berez sari honen deialdira liburu hau aurkeztea animatu zidana izan zen epaimahaia osatzen zuten kide guztiak kanpokoak izatea. Are gehiago berme hori, epaimahaiaren erabakitzeko neutraltasuna, behar nuen Nafarroako UGTko pertsona batzuek nire liburuari eta niri bereziki antolatutako boikota ikusita. Unibertsitateak erakunde bezala zuzen jokatzeak poztu nau eta eskertzekoa da. Bestaldetik Unibertsitateak berak instituzio autonomoa, giza miserien gainetik, funtziona dezakeela agerian gelditze horrek ikerlari gazteak bere ikerketa lana ahal eta hobekien egiten saiatzea, horretan jarraitzea, animatuko dituelakoan nago.
-     E. :Zer suposatzen du hori bezalako ikerketa batek? Zenbat urte eman dituzu?
-     E.M.: Liburu honekin urte asko eman dut, hamar urte luze, agian liburu honek tratu berezia merezi zuelako. Oraingo honetan ez nuen presio akademikorik ezta pertsonalik testuari bukaera presaka emateko. Nolabait egin nahi nuen liburua egin arte ez diot itxiera eman.  
-     E.: Zergatik Ricardo Zabalzaren biografia?
-     E.M.: Ricardo Zabalzak merezi zuen ikerketa biografiko sakon bat: Euskalduna (berez Baztangoa zen), etorkina (hamasei urte Argentinan eman zuen), langilea (merkataritza-denda bateko langilea), maisua, kazetaria, sindikalista, politikaria… Argentinako Bahia Blanca hiriko sindikalgintzan oso arduratsua eta ezaguna; gero nekazari txiroen eta jornalarien UGT osatzen zuen FETT sindikatu handiko idazkari orokorra (1934-1940 bitartean); Badajozeko diputatua 1936an (hauteskunde-zerrenda sozialistarekin aurkeztua); Valentziako gobernadore zibila gerra zibilean… Azkenean faxistek fusilatua. Arlo askotan izaniko garrantzia eztabaidaezina dugu nahiz eta orain arte berak biografiarik ez izan.
-     E.: Biografia politikoa baino, protagonistaren bizitza pertsonal eta soziala izan duzu helburu.
-     E.M.: Biografia hau ez da biografia politiko bat. 1930ko hamarkadako politikaz idatzi dut baina bereziki interesatu zaidana errealitatearen beste dimentsio sozialean ematen dena izan da. Nola azal daiteke lider politiko eta sindikal baten jardueraren garrantzia, berari, isiltasunean, edozein unetan laguntza eman dioten pertsonen, lagunen, auzokideen, sindikatuko kideen eta familiakoen bizitza, izenak, haien gorabeherak, azkenean, hauen guztien historia aipatu gabe? Jende xume hauek liderra egin zuten Zabalza eta hau ulertezina egiten zaigu ez bada haren familiaz eta lagunaz zerbait sendo esaten.
-     E.: Nori dago zuzendua?
-     E.M.: Hau bai galdera polita zeren garai hartako jende asko akatu zutenean bazirudien Historia bera bukatuko zela eta garaituei denbora luzean zehar horrela iruditu zitzaien. Gero gauzak ez dira horrela suertatu, historia ez baita inoiz agortzen, eta guk geuk Franco hil baino lehenagotik bizi izan genituen borrokaz betetako garai berriak sortzeak hori frogatzen zuen: historia ez zela bukatuta beste baldintzetan ematen zela baizik. Gaur egungo gazteriaren aurrean ikasi eta bizi izan dugun guztia eskaini dezakegu, esperientzia horien guztien inguruan hausnarketa egin dezagun. Historia porrotaz beteta izaten da baina historia bera ez da agortu eta gazteriak bereziki bere egoeraz hausnarketa sakona egin beharko du, beti egin den bezala. Haientzako dago nire liburua zuzendua eta oso barneraturik izan ditut haien premiak eta itxaropenak idazteari ekin nionean.
-     E.: Zergatik “La generación del sacrificio” izenburua?
-     E.M.: Izenburu honetarako Zabalzak fusilatzeko gauean (1940eko otsailaren 24an) bere emazteari zuzendutako gutun batean aipatzen dion esaldi batez baliatu naiz. Gutun horretan zioen beraien belaunaldia faxismoarengatik suntsiturik izan zela baina etorkizunari begira bere uneko porrota ez zela betirako izanen. Faxistek ezin izango zituzten errepublikarren eta iraultzaileen ideiak behin betirako desagerrarazi.
-     E.: Zer dela eta Erratzuko gazte bat Argentinan?
-     E.M.: Hau oso gauza normala izan da egoera ekonomiko kaxkarra zabaltzen denean. Garai hartan etorkizuna beste kontinentetara joateko aukeratik pasatzen zen, batez ere Hegoamerikara. Famili ugariko seme zaharra izanik Argentinako abentura bizitzera ausartu zen hamabost urte zituelarik (1913an). Han aurreko pentsatzeko moduarekin hautsi eta langile kontzientzia sortuta bere konpromiso sozialari ekin eta eutsi zion hogeita bost urte beranduago fusilatu izan arte.
-     E.: 1929an Iruñera itzuli zen. Nola eragin zion 30. hamarkadaren egoera interesgarri bezain gatazkatsu hark?
-     E.M.: Zabalzak Argentinan lortutako eskarmentuak eta heldutasunak erraztu zioten II. Errepublika aldarrikatuta izan bezain laster bere konpromisoari bide egokia aurkitzen. Bizi zen toki guztietan bere eragin iraunkorra nabaria izan zen: Jaka, Iruñea, Madril, Valentzia…
-     E.: Liburuan Zabalzaren inguruan izandako hutsune informatiboa eta topikoak azpimarratzen dituzu, zeintzuk dira topiko horiek?
-     E.M.: Zabalzaren irudirik topikoena marraztu da bururik gabeko militantea zela. Jornalarien sindikatuko buru izanik 1934ko gizarte gatazka larrienetan parte hartu zuen, UGTko beste buruzagien kontra aritu zen urte hartako nekazaritza greba orokorrean. Greba galdu zen, eta gero berari eta bere erradikaltasunari grebaren porrota leporatu zioten. Baina egoera hura askoz konplexuagoa zen topiko horrek iragartzen duena baino. Zabalza ordea oso bestelakoa zen, ikasle, burutsu, hausnartzeko gaitasun handikoa…
-     E.: Errepublika espainolaren aurkako matxinoen esku bukatu zuen. Honetan ere zoritxarreko  amaiera, ezta?
-     E.M.: Oso egoera nahasian bizi ziren gerraren azken egunak. Jendea alde egin nahian eta ezin. Zabalzak bere nortasun helduaz baliatuz lasaitasuna mantendu zuen, jendea antolatzen, prestatzen, duintasunari eusten baina ez zen Alacant-eko kaitik inolako irteerarik izan. Hor milaka harrapatu izan ziren, horien artean Zabalza; gero tratu txarrak jaso, polizia-etxean ia txikitu, eta gezurraz betetako epaiketa izan eta gero fusilatu zuten.
-     E.: Azken orrialdean gogoan dituzu Zabalzaren ondoan fusilatu zuten gaztea eta gainontzeko biktima anonimo guztiak.
-     E.M.: Paragrafo sakon horietan hau bakarrik esan nahi nuen: historia edo ikerketa historikoak ematen digun ezagutzak garaituen min sakonak hobeto eramateko balio behar izan du, bestela historiaren funtzio soziala ez da existitzen eta hori gabe zertarako historia ikertzea? Ezagutza historikoak asko balio du edozein egoera hobeto ulertzeko; ulermenarekin batera gure minak ez dira desagertuko baina eramangarriagoak bihurtzen dira. Dena den eta kasu honetaz aipatu duzun galdera horri erantzuten, garbi da gerran garaituen artean pertsona baten bizitza ezezaguna den bitartean historialariek ezinbesteko lana egin beharko dute beretaz jakin ahal den guztia bere familiakoei, lagunei, guztiei, eskaintzeko, haien mina hobe eraman dezaten.
-     E.: Noizko Ricardo Zabalzaren biografia politiko-sindikala?
-     E.M: Ogia egiten den bezalako prozesua da hau. Zabalzaren bigarren liburukiaren testua labean sartzeko modukoa daukat baina horretarako oraindik ez du irakite-punturik. Hori bai, zin egiten dizut beste hamar urte ez dudala beharko (“La generación del sacrificio”rekin gertatu zaidan bezala) Zabalzaren biografia politikoaren liburua argitaratzeko.

Testua: Patxi Abasolo Lopez

[Ezkaba aldizkaria, 180 zka., 2010eko abendua]

lunes, 27 de diciembre de 2010

Fuentes y abrevaderos de la Rotxa

El derribo de las murallas a principios del siglo XX extenderá lenta pero inexorablemente el paisaje urbano a través de los campos, transformando el paisaje rural de La Rochapea. La introducción del agua corriente y la reducción de las explotaciones ganaderas hicieron prescindibles las fuentes y abrevaderos, hasta entonces fundamentales para la vida en el barrio.

Hemos de esperar a los años 50 y 60 del siglo pasado para poder hablar de una verdadera transformación de nuestra ciudad y, con ella, de nuestros barrios, años en que la ciudad daría pasos, ya sin retorno, en su intenso proceso industrializador. Mientras tanto, nuestro barrio, su ciudad, y toda la provincia seguirán siendo una sociedad básicamente rural, muy alejada de aquel incipiente y doble proceso urbano e industrial que conoció la margen izquierda del Nervión vizcaíno durante el último tercio del siglo XIX.
Su condición de plaza fuerte ahogaba a Iruñea-Pamplona y a sus habitantes en el reducido espacio urbano cercado por las murallas levantadas por el emperador germano-español Carlos V tras la conquista del viejo reino vascón en el primer tercio del siglo XVI. Al anochecer todo se hacía más oscuro aún si cabe cuando los puentes levadizos eran alzados para dejar a la ciudad y sus habitantes aislados del exterior. Los soldados vigilaban las seis puertas, única forma de acceder a la ciudad.
Tras largas negociaciones, el Ayuntamiento consiguió aprobar la ley de 7 de enero de 1915, y con ella la autorización para el derribo de las murallas desde la calle Yanguas y Miranda hasta la Ripa de Beloso. La alegría con que pamplonesas y pamploneses salieron a la calle aquel 25 de julio para celebrar el derribo simbólico de las murallas mediante la voladura de una garita del baluarte de la Reina, es buena prueba de las duras condiciones de vida que tuvieron que sufrir durante siglos en un espacio oscuro, húmedo y sin las mínimas condiciones de higiene, elementos todos ellos que hacían de la ciudad un foco de plagas que periódicamente asolaban a sus habitantes.
El derribo de las murallas extenderá lenta pero inexorablemente el paisaje urbano a través de los campos, transformando el paisaje rural de los barrios extramuros. En esta ocasión vamos a recuperar las fuentes y abrevaderos que aún en 1900 se encontraban en pleno uso en La Rochapea, la mayoría de las cuáles no sobrevivirán a los años 50 con que hemos empezado el relato de este artículo. La introducción del agua corriente y la reducción de las explotaciones ganaderas harían prescindibles las que hasta entonces habían sido fundamentales para la vida en el barrio.

Fuente de Santa Engracia.

S. Engracia: Situado en la confluencia de J. Beunza y Pº Ena-
morados. Año 1895-98.
Estaba situada frente al puente de Santa Engracia, en la calle de Joaquín Beunza. Disponía de tres caños, de los cuales brotaba abundante agua en todas las épocas del año. Constaba también de un abrevadero, al que acudían a beber las incontables caballerías y vacas que entonces existían en la Rochapea. La calidad de sus aguas gozaba de tal fama, que las personas adineradas de Iruñea se hacían traer éstas por medio de aguadores.

La fuente de Santa Engracia
alivia a los labradores
en el tiempo de la siega
sus fatigas y sudores.*

Fuente de San Pedro.

S. Pedro: Al fondo el viejo convento. Hoy se encuentran las
casas municipales de S. Pedro. Año 1934-37.
Sobrevivió hasta la construcción de las actuales casas rojas por parte del Ayuntamiento. Su caudal era tan abundante que con él se surtía de agua el viejo lavadero que desapareció al mismo tiempo.

Cerca San Pedro de Ribas
encontrarás una fuente;
surte de agua a un lavadero
y no la niega a la gente.*

Fuente de la Rochapea.

Estaba situada en la antiguamente llamada plazuela del Arrasco, junto al puente de la Rochapea, y constaba de un caño y un abrevadero.

Fuente de los capuchinos.

Situada en la huerta del convento. Perico Alejandría dijo de ella:

También en los Capuchinos
hay una agua bendecida;
como te den un traguito,
no te mueres en tu vida.*

Un día desaparecieron las fuentes. Luego les tocaría su turno a las tierras de cultivo. Pero la ciudad y sus gobernantes no verán saciada su obsesión por esconder todo aquello que brote al margen del sacrosanto criterio del beneficio y la rentabilidad (para unas pocas personas, por supuesto). Ya en 1982, en su Diario suburbano de Pamplona, Patxi Larrainzar definió la Rotxa como “un barrio sin rostro propio ni personalidad urbanística. Cayó en manos de los piratas de la especulación, y convirtieron el antiguo vergel (huertas, labrantíos y viñedos, manadas de ovejas, gallineros y vaquerías, fuentes y abrevaderos, olores de establo aldeano, paseo de la ciudad que baja a ver las chicas guapas, beber las aguas terapéuticas de sus manantiales y cenar en la tabernita…) en un incómodo barriodormitorio industrial; y han machihembrado viviendas en serie, con talleres y fábricas que vomitan ruidos y sulfuros con allanamiento alevoso de moradas y ecosistema”.[1]
Y así ha seguido sucediendo durante todas las décadas siguiente. Como consecuencia de todo ese proceso, la rivera del Arga no podrá seguir el curso de las estaciones naturales. De nuevo máquinas gigantes contra arbustos y árboles que han dado cobijo a generaciones de rochapeanas y rochapeanos,  pero también a su flora y a su fauna. Más tarde sufrieron la misma suerte las últimas huertas, perdiendo los pulmones del barrio cada vez más su capacidad de regeneración inundados de cemento y alquitrán. Toda una tragedia para quienes piensan que el barrio es mucho más que un techo donde dormir. El barrio son sus gentes, sus árboles, su río…, también sus abrevaderos y sus fuentes.

* ARAZURI, José Joaquín, Pamplona Antaño: Curiosidades e historia de la ciudad, Iruñea, 1979, 23-46.

Testua: Patxi Abasolo Lopez
Argazkiak: A. Goñi, J. Cía (AMP)


[Ezkaba aldizkaria, 179. zka., 2010eko azaroa]


[1] Larraintzar, Patxi, Diario Suburbano de Pamplona, Tafalla, Txalaparta,1998, 82-83 orr.

Un viaje solidario desde La Rotxapea

Un viaje solidario:
Cuarenta minutos de ternura.

       El poeta uruguayo Eduardo Galeano ha definido la Solidaridad como la ternura de los Pueblos. Y de eso La Rotxa sabe mucho: muchas han sido las personas del barrio que, con la mochila al hombro, se han animado a conocer más de cerca la realidad de esos Pueblos que viven, aman y sufren muy lejos de nosotras: Palestina, Tierra Mapuche, Irlanda, Sáhara…
"Ziega hau, bera den baino "ederragoa" agertzen da.
Den baino argitsuagoa eta beldur naiz propaganda
onegia ez ote naizen egiten ari."
Con estas líneas me gustaría compartir con vosotras ese largo viaje de 750 kilómetros que acabo de realizar el pasado domingo. 750 kilómetros de solidaridad y ternura, pero en este caso para poder estar 40 minutos con un amigo del barrio que lleva ya casi cuatro años encarcelado. Muchas de vosotras lo conocéis. Las más jóvenes a través de líneas como éstas, pues incluso está prohibido legalmente mostrar públicamente algo tan peligroso como su rostro, una simple fotografía de un joven cuya vida cambió radicalmente tras manifestar un día públicamente sus convicciones políticas.
Esa noche me levanté a las dos de la mañana. Podía haber aguantado un poco más en la cama, pero siempre están los nervios por lo que pueda pasar en el trayecto, que al final no llegues a la hora y pierdas la visita. Así que me preparé el “desayuno”, cogí el dibujo que nuestra Oihana de cuatro años había dibujado para que se lo diera a Zigor, cogí el coche… y p’españa.
Muchos kilómetros y nadie en la carretera, con el termómetro del coche oscilando entre los 0º y los 7º. Muchos kilómetros y muchas horas para pensar en muchas cosas. En quienes has dejado en casa, los cientos y cientos de familiares que cada fin de semana repiten el mismo gesto de ternura, todas aquellas amatxos, aitatxos y demás familiares y amigas que por cuestiones de salud no pueden ni tan siquiera estar cinco minutos con la persona querida, aquellas a quienes el preso y la presa no pudieron ni tan siquiera darles el último adiós, la sinrazón de todo ello, la política del castigo por el castigo, el rencor y la revancha que no generan sino sufrimiento… Mientras tanto, los ojos siempre bien abiertos, y atento en todo momento a que la bruma del sueño no te envuelva en su manto. No sería la primera vez que alguien pierde la salud, incluso la vida, en uno de estos largos viajes a las cárceles españolas.
Alcalá Meco. Son las ocho de la mañana, pero la ternura ha de esperar bajo la fría mirada de los funcionarios de prisiones. “Ponga usted el dedo aquí y mire a la cámara de frente”. Para poder entrar te toman las huellas dactilares y te sacan una foto. De nuevo Galeano, pero ahora su “mundo al revés”. El peligroso es el que entra… ¿y el de dentro?... ¿también?... Pero, entonces, ¿quién no es peligroso? Es el miedo de los de arriba a la ternura de los de abajo. Por eso no puede ir cualquiera. Tan solo seis personas pueden ir a visitarlo.
 Por fin en la cabina. A partir de ahora el tiempo se acelera, vuela. Zigor está al otro lado, pero ese cristal ha sido incapaz de evitar el abrazo, y el achuchón que le enviaba Oihana con ese muñeco dibujado con los brazos abiertos de par en par. De repente, el telefonillo de la cabina se desconecta. Se acabó, ya no podemos oírnos. Cuarenta minutos que han pasado sin darnos cuenta. Pero el movimiento de nuestros labios y los gestos consiguen alargar la conversación durante unos instantes más. Un abrazo con la mirada, y Zigor desaparece en las entrañas de ese monstruo de cemento y hormigón. De nuevo al coche… y a casa. Una vez más, algo nuestro se ha quedado ahí, pero también algo de todos y todas ellas se viene con nosotros. El siguiente viaje será más lejos aún. Vuelven a llevarlo a Herrera de la Mancha. Así que ya tengo preparado mi siguiente viaje solidario. Serán 1.400 kilómetros, todos seguidos y sin apenas haber dormido. Habrá que salir mucho antes para llegar a tiempo. Porque la Solidaridad es también la ternura de quienes amamos este Pueblo.

Testua: Patxi Abasolo Lopez
Marrazkia: Joseba Arregi

[Ezkaba aldizkaria, 180. zka., 2010eko abendua]

domingo, 26 de diciembre de 2010

Las lavanderas del Arga

A mediados del XIX, unas 100 o 130 mujeres trabajaban en los distintos lavaderos situados a orillas del río Arga, quienes suponían un 2% de la población activa de Pamplona, y un 5% de las mujeres con empleo. A principios del XX el oficio de las lavanderas empezó a entrar en decadencia con la llegada del agua corriente a las viviendas, y si en 1910 podemos contabilizar unas 120, en 1930 el número desciende a 40.[1]

“Ella camina silenciosamente,
pero bajo ese aspecto tranquilo,
es todo furia, pura energía eléctrica.
La mujer común es tan común
como una tormenta”.

Judy Grahn.[2]

Sin duda alguna, después de la prostitución, el trabajo de las lavanderas era la actividad más dura de las hasta ahora mencionadas en los dos últimos artículos escritos. La dureza del oficio quedó recogida en testimonios como los del Ayuntamiento en 1881:
“Los lavaderos públicos eran utilizados por las infelices lavanderas que se ven precisadas de ejercer su industria si no es en ellos en las orillas del río Arga, sufriendo con resignación los rigores del crudo invierno propio de este clima, y expuestas á contraer enfermedades que minan y destruyen su mísera existencia (por lo que la construcción de lavaderos fue calificada) de obra de beneficencia pública.”[3]
Lavanderas en el Puente de la Rochapea
Como recogía otro Informe realizado en 1883, “se hace en todo tiempo al aire libre, exige grandes esfuerzos, tiene plazos fijos y hállase sujeta a no pocas enfermedades por efecto del agua en que es necesario sumergir las piernas hasta la rodilla, por la posición del cuerpo, inclinado durante todo el día, y por el contagio que puede producirse si las ropas proceden de enfermos infecciosos”, además del enorme peso que suponía la regresar a casa con los barreños de ropa húmeda, a una distancia considerable del arroyo o de la fuente pública.

También el doctor Arazuri nos ha dejado relatada en su libro Pamplona estrena siglo la situación de las lavanderas pamplonesas en el lavadero rochapeano a orillas del Arga: [4]
He aquí el relato de una jornada de trabajo de una lavandera a principios del siglo XX, firmado por Peña Plata en el Diario de Navarra del 12 de septiembre de 1903:
“Se levanta antes de que los pájaros despierten y vengan á la ventana de su boardilla á entonar sus trinos de la mañana. Primeramente hace el fuego y prepara la comida que ha de servir de alimento á su marido durante todo el día […].
Si no es el marido del que se despide la lavandera, es del hermano […] más triste todavía; indicio de que los infelices niños se han quedado sin padre, y la hermana mayor héroe de la hermosa virtud de la fraternidad, ejerce el sacrosanto oficio de madre […] después de despedir á su hombre, con gran sentimiento suyo, despierta á los pequeños […] Uno en cada brazo los lleva al “Asilo del Niño Jesús” […].
Ya va entretenida […] una gran canasta de ropa en la cabeza […] en una mano una vasija con azulete, la pala, etc., etc.; y en otra una cestita […] llevará la comida […] Una vez en el río, empieza la animación, con el ruido de las palas, de las prendas, chocando contra la piedra, las canciones de algunas, las conversaciones de muchas […].
Terminada la faena, ya anochecido sube la cuesta algo más descansada […] ha dejado la ropa para cocer. Muy pronto se encuentra con los pequeños que vuelven á sus brazos […]. Más penosa aun es la tarea de la lavandera en aquellos días de invierno en que se ve obligada á romper el hielo con sus brazos”.[5]

El lavadero de San Pedro.
No obstante, es el testimonio de Josefina Guerendian quien nos llevará de la mano de su madre, lavandera y natural de Zirauki, en esta pequeña excursión a la realidad de aquellas mujeres trabajadoras de entre siglos, gracias a sus experiencias más vitales recogidas en sus memorias Nacida en Navarrería.
Mientras el río Arga fue fuente de ingreso para su madre, la pequeña Josefina acudía al “mochorro” mientras cuidaba de su hermano menor, por cuyo cuidado hubo de abandonar la asistencia a la escuela:
“Iba al “mochorro” con el crío; lo dejaba en el suelo y yo a nadar con una bata bien chula. Yo nunca fui a bañarme en los baños públicos, donde cobraban un real. Iba al “mochorro”, en el Prado de la Lana, por la calle Errotazar. Allí nos bañábamos por una ochena; había una cuerda para agarrarse. Cuando ya aprendí a nadar lo hacía en la presa de San Pedro”.
Algunas de estas lavanderas trabajaban de forma autónoma, mientras que otras lo hacían como jornaleras para los regidores del lavadero o para otra lavandera. Josefina Guerendiain nos cuenta cómo su madre pasó de asalariada a trabajar por su cuenta: “Trabajaba ocho horas, cuatro a la mañana y cuatro a la tarde […]. Poco a poco se fue haciendo con una buena clientela y se dio cuenta de que podía trabajar para ella misma”. En esas Memorias vemos cómo muchas veces los familiares ayudaban a las lavanderas, bien haciendo el reparto, como la joven Josefina, bien ayudándole a subir los pesados cestos de ropa recién lavada desde el río a Pamplona. Como ya explicamos en la Ezkaba de junio, su madre ganaba más que los diez duros de plata que percibía su padre por trabajar en una empresa de cantera, lo cual pone de manifiesto la importancia del salario femenino para garantizar la supervivencia de la economía familiar.
 Tras dos años como peona de lavandera en el lavadero de Tejería ganando dos pesetas por hora, terminó haciéndose autónoma y se trasladó al lavadero de San Pedro en la Rochapea. Su clientela sería, evidentemente, las personas y familias más pudientes de la ciudad. Josefina recuerda el inicio de la jornada de las lavanderas que bajaban de la vieja ciudad amurallada a primeras horas de la mañana:
“Cuando iban las lavanderas a lavar, iban para las seis de la mañana, paraban en una casa que había al bajar la cuesta. Allá vivía Bravo, el padre de Gumersindo, músico como el hijo, y las lavanderas pegaban con las palas. Les contestaban los centinelas:
-¿Quién va?.
Y ellas contestaban:
-El ejército de la Raja.
Eran muy saladas y los soldados les abrían la puerta; con lo fuerte que era. Las gentes eran así de llanas, nadie las criticaba, eran trabajadoras.”
La “colandera”, es decir, la que regentaba el lavadero de San Pedro, solía poner comida para las que bajaban para todo el día: un plato de alubias con berza, un vaso de vino y la ración, aunque no todas comían segundo plato. Un café de puchero con leche les costaba 25 céntimos. También tenían que pagar 40 céntimos por cocer la ropa en unos cubos de madera especiales para que la ropa quedara bien blanca. Había unos tendederos para secar la ropa y una prensa. Cuando llovía o nevaba la dejaban para entregar medio seca. Las lavanderas de la Rochapea la secaban en sus casas. El tendedero era un terreno propiedad de una familia que tenían una tienda de deportes entre la calle Comedias y San Nicolás, terreno que finalmente acabaría en manos del Ayuntamiento para hacer las casas de las familias obreras.
El final de la jornada de las lavanderas que vivían intramuros no era menos duro. Como recuerda Josefina, “mi pobre madre, después de estar todo el día en la piedra del río para darnos de comer, tenía que subir con el bulto de ropa en la cabeza desde cerca de Capuchinos, donde estaba el lavadero, por toda la cuesta hasta Navarrería. Para cuando subía las escaleras, llegaba muerta de frío y cansancio y nadie la comprendía”.[10]
Como bien decía Josefina, apenas fue valorada la imprescindible aportación de todas esas mujeres trabajadoras, con la tragedia que suponía el añadido del trabajo reproductivo dentro del hogar, y en muchas ocasiones la imposibilidad de poder llevarlo a cabo, teniendo entonces que recurrir a la beneficencia, ya sea pública o privada.
La llegada del agua corriente a las viviendas y una mayor diversificación en la oferta de empleo femenino supusieron la decadencia de ese oficio. Frente al centenar de lavanderas contabilizadas hasta 1910, solo quedaban 40 en 1930, siendo la mayoría de ellas viudas, generalmente mayores de 50 años. El oficio desapareció en los duros años de postguerra que supusieron la década de 1940.[11]


Testua: Patxi Abasolo Lopez
Argazkiak: AMP

[Ezkaba aldizkaria, 178. zka., 2010eko urria]


[1] MENDIOLA, Fernando (1998: 324).
[2] Poetisa estadounidense.
[3] ANAUT BRAVO, Sagrario (2005: 31).
[4] ARAZURI, J. J. (1980: XII).
[5] Peña Plata, Diario de Navarra, 12-09-1903, en ANAUT BRAVO, Sagrario (2005: 95).
[10] GUERENDIAIN, Josefina (1996: 27-69).
[11] ANAUT BRAVO, Sagrario (2005: 31).

Konkistak 500 urte

Abenduaren 3an, Orreaga Fundazioak eskatu egin zidan Nafarren Biltzarrarako Pregoia irakurtzea. Aurtengo leloa "500 urte eta gero: Nafarroa tinko!" izanik, honako testua prestatu nuen data berezi horretarako. Elurrak zuritutako Burguen Plazan jaso nuen Orreaga Bateragunearen ikurra irudikatzen duen eskultura txikia, ohore handia benetan. Hona hemen hamar minutuko pregoia:

500 urte eta gero: Nafarroa tinko!

2012. urtean bostehun urte beteko dira. 2012. urtean espainiarren aldetik jaso genuen konkistak bost mende beteko ditu. 500 urte askatasunik gabe, estaturik gabe, indarrez okupatuta, gure buruarekin zer egin nahi dugun erabakitzeko aukerarik gabe. Bost mende, finean, konkistaturik. Bost mende hauetan zehar menperatu nahi izan gaituzte, gure nortasuna deuseztatzen saiatu dira, zer ginen eta zer garen ezkutatu nahian. Indarra erabili zuten eta erabiltzen dute gure buruaren jabe izan ez gaitezen. 

Oroitzapen historikoa beharrezkoa da. Gertatutakoa jakiteko eskubidea dugu. Ezin da gezurretan ibili gure herrirako hain garrantzitsu den gai honekin. Gure izana baitago kolokan, gure eskubideak zalantzan jartzen direlako. Iraganaren manipulazioa erabiltzen baitute gaur egungo nafarroi eta euskaldun orori erabakitzeko ahalmena ukatzeko.

Ciertamente, grande es la importancia que tiene la historia para comprender el mundo y nuestra realidad más próxima.
Abenduaren 3ko pregoia. Argazkia: Floren Aoiz.
 Las distintas Administraciones bajo las que nos encontramos son conscientes de ello, de ahí el esfuerzo que sus gobiernos realizan para transmitir sus propias “visiones de la historia” a través de aparatosas conmemoraciones en que se malgastan grandes recursos. Falsean nuestra historia para justificar “el presente de la Navarra foral y española”. Y son capaces de prostituir los símbolos de esta otra Navarra, la Navarra que sueña con recuperar aquella libertad perdida, con gestos de tan poca gracia como copas del mundo traídas de la mano de una selección española, de esa “roja” que representa a un proyecto político que se ha caracterizado por destruir Pueblos y culturas a lo largo y ancho de todo el mundo durante estos 500 años. Una historia escrita a base de sangre y fuego.

En estos diez minutos quiero reivindicar la Historia como una reflexión teórica que nos ayuda a pensar en los problemas actuales. 
Reivindicar la importancia de la Historia en términos de utilidad social. Desde el convencimiento de que todas hemos de contribuir en la labor de recomponer una conciencia crítica, de devolver alguna esperanza y de reanimar la capacidad de acción colectiva.

Gure historian 500 urte atzera egiten dugunean, Herri honen emakumezko zein gizonezkoentzat garrantzi handiko gertaera historikoen aurrean jartzen ari gara. 1512ko uztail hartan, Aragoiko Fernando Gezurtiaren agindupeko 10.000 soldaduk nafar erreinuaren azken hondarrei eraso egin ziotenean, gure herriaren historia errotik aldarazi zuten. Egun, XXI. mendean, gertaera horien ondorioak pairatzen ari gara. Horregatik gertaera horien gaurkotasuna.

Gertatu zenari buruzko eztabaidak historiografia bera gainditu du, hala ere, funtsean gure herriaren eta espainiar zein frantses estatuaren arteko harremanari buruzkoa baita. 500 urte igaro badira ere, ordukoa zuritzen saiatzea, hein batean indarkeria defendatzea da. 1512an ahaztu ezin dugun gertaera traumatikoa izan genuen, eta honoko galdera luzatu behar zaie Espainiari zein Frantziari: zilegi al duzue XXI. mende honetako Europan indarraren bidez eraikitako zuen proiektu nazionalak?.

No es lo mismo perder la soberanía de la mano de una conquista militar que decidir libremente unirse a la corona española, que es lo que se afirma, entre otros, en el Amejoramiento del Fuero. Nos han hablado de pactos, de anexiones libremente decididas, de voluntarias entregas, para ocultar que aquello fue una conquista.

Tienen miedo a nuestro pasado. En la calle, en sus medios de comunicación, en sus Instituciones, en las escuelas, nuestra historia es la gran desconocida.
Orreaga eskultura. Argazkia: P. Abasolo

De ahí la urgencia de recuperar nuestra memoria histórica. Si bien es cierto que cuando estamos hablando de memoria histórica estamos retrocediendo en el tiempo mucho más que la historia reciente, no es menos cierto que nuestro viaje de recuperación de aquellos acontecimientos sucedidos hace 500 años va a descubrirnos que gentes de este pueblo vivieron experiencias semejantes a las que las distintas generaciones anteriores a la nuestra e incluso nosotras mismas hemos experimentado.

La persecución lingüística que pudieron haber sufrido las gentes de este Pueblo hace 500 años no ha dejado de ser noticia entre nosotras. Quienes nos hemos dirigido en euskera a cualquiera de las distintas instituciones supuestamente públicas podemos entender perfectamente lo que experimentó aquella navarra en unas instituciones donde los naturales del país fueron expulsados de sus cargos ocupados por castellanos. Es el caso de la Claúsula estipulada entre el pueblo y el maestro de Beasain en 1730 instando a impedir al alumnado hablar en euskera, imponiendo anillo y otros castigos, o la escuela de Ituren en 1901, prohibiéndolo a niñas y niños, aplicándoles grandes correctivos cuando por descuido infringían, o el bando del Comandante Militar Ricardo Sanz en Lizarra en septiembre de 1936 prohibiendo “la palabra “Agur”, importada por los separatistas en lugar del “Adiós”, genuinamente español”, la Ley de Reintegración y amejoramiento de 1982 y su vástago la Ley del Vascuence, declarando al idioma de nuestros ancestros proscrita en la mayor parte de esta tierra. La justicia española nos cerró el único diario euskaldun en tierras vascas, y nuestras jóvenes no pueden dar continuidad a sus estudios superiores o de formación profesional en ese mismo idioma.

Tras la conquista, desde el principio tenemos noticias de deserciones e insumisos frente a levas obligatorias. Las instituciones navarras nunca habían aceptado para sus jóvenes, salvo raras excepciones, el modo de reclutamiento forzoso conocido como las quintas, hasta que la Diputación las aceptó tal y como lo requería la ley de 1841 impuesta tras la derrota carlista. En los años siguientes se repitieron los bandos contra desertores, también contra los alcaldes y las justicias de los pueblos que les ocultan y protegen. Los militares españoles se mostraban indignados ante la consigna general de “Abajo las Quintas!”. Miles de jóvenes hicieron lo propio al otro lado de los Pirineos en plena Primera Guerra Mundial. Los insumisos navarros siguieron escribiendo muchas de las páginas de este Pueblo en las décadas de los ochenta y noventa del pasado siglo.

De aquella mitad del siglo XVI nos llegan las primeras noticias de torturas a naturales del país para la obtención de información política, y de la construcción de la Ciudadela, la primera gran comisaría de Navarra mandada construir por el rey español Felipe II, destinada tanto a la vigilancia militar de los Pirineos como al control de los naturales del país. La figura del virrey impuesta tras la Conquista dio paso a los Jefes Políticos y Gobernadores Civiles del siglo XIX y XX, hoy Delegados de Gobiernos para unas provincias siempre bajo sospecha. Demasiadas líneas de continuidad a lo largo de estos cinco largos siglos.

Hablar de recuperar la memoria histórica es también recuperar la experiencia de todo un Pueblo que vivió como Estado de pleno derecho hasta que un largo proceso de conquista militar le privó de capacidad para ejercer su condición de sujeto político. Hemos de hacer frente a ese olvido impuesto durante todos estos siglos y restituir la dignidad arrebatada a las víctimas, aunque éstas vivieran, amaran y sufrieran hace ya cinco siglos. Porque, aunque hijas de otro tiempo, nosotras también vivimos, amamos y sufrimos como lo hicieron ellas. Han querido borrar de nuestra memoria colectiva que fuimos un estado independiente, llámese reino de Pamplona o de Navarra, el estado del país del euskara, de Euskal Herria, destruido deliberadamente por las monarquías española y francesa. 500 años después una parte importante de este Pueblo exige el resarcimiento por aquel sufrimiento del pasado y las consecuencias que han tenido en nuestro presente.

Hoy navarras y navarros no podemos decidir nuestro futuro, no podemos vivir en el idioma de nuestros ancestros, y cualquier expresión de nuestra cultura no encuentra sino obstáculos para poder desarrollarse con naturalidad: la falta de impulso a la euskaldunización de adultos, las trabas al modelo D, la supresión de ayudas económicas a los medios de comunicación euskaldunes, las prohibiciones impuestas a las celebraciones populares del solsticio de invierno, la persecución del Olentzero. Lo mismo sucede con todas aquellas decisiones que tienen que ver con los distintos aspectos de nuestra vida diaria: decisiones económicas, medioambientales, sindicales… seguimos presas de unas decisiones tomadas en y desde Madrid y París, y de una clase política autóctona que no hace sino gestionar unas instituciones e intereses extraños a las gentes de esta tierra.

Ezin dugu konkistarik ospatu. Konkistak salatu beharko dira, konkistan gertatutakoa zabaldu eta argi eta garbi aldarrikatu tragedia bat izan zela estaturik gabe gelditu izana, nabarmenki faltan botatzen baitugu oraingoan, XXI. mendean, kendu ziguten soberania.

2012an bat egin behar dugu Nafarroa, Euskararen Herria, Euskal Herria maite dugun guztiok. Egun abiatutako dinamika sozial, kultural eta politiko guztiek bat egin eta aldarrikatu Herri hau bizirik dagoela eta, XXI. mende honetan, Herri askeen puzzleko pieza bat izateko asmo sendoa badugula.

Beraz, ez da egia arestian esandakoa, hau da, 2012an ez dagoela zer ospatu. Egon badago: 500 urte hauek latzak izan arren, Herri hau bizirik dago eta horren zati handi bat prest dago bere orainaren zein geroaren protagonista izaten jarraitzeko. Utz dezagun agerian, une oro, Nafarroak intsumiso darraiela. Orreaga Fundazioak hautatu leloak dioenez, 500 urte eta gero, Nafarroa Tinko!! Pro libertate patria, gens libera state!, Aberri askearen alde, jendea librea, jaiki! Gora Nafarroa Bizirik! Gora Nafarroa Libre!

Patxi Abasolo Lopez
1512-2012 Nafarroa Bizirik-eko kidea.
Iruñea, 2010eko abenduaren 3a.


sábado, 25 de diciembre de 2010

Agurra auzoa egin dituen auzokide eredugarri horiei

Bai, 2010 badoa, eta honekin batera Arrotxapean oso lagun bereziak ere joan egin zaizkigu: Justo Argandoña, Enar Urdirotz, Txus Pérez... Horiei guztiei esker dugu oraindik auzoa bizirik, eta horiek bezalako lagun askok ereindakoaren fruitua ari gara etengabe biltzen. Baratza mendekaitzak, Patxi Larraintzar ikastetxea, LAB sindikatua, Mendialdea Auzo Elkartea... izan dira haientzat topagune eta borrokagune.
Hona hemen Ezkaba aldizkariko 178. zenbakian, 2010eko urrian, nik idatzitako artikulua:

La última Crispilla:
Justo Argandoña Ziordia.

El 20 de septiembre el barrio se quedó un poco más huérfano, como tantas y tantas otras veces, y como volverá a suceder cuando alguien que nos deja, más allá de la pena que pueda dejarnos a quienes lo conocíamos y queríamos, es el propio barrio quien se entristece.
Esta vez hemos tenido que despedir, además, al aitatxo de Gorka, dibujante irreverente, amigo y compañero de la Ezkaba. El propio Justo ha sido protagonista de estas páginas en defensa de nuestras huertas y, con ellas, de la crispilla, la lechuga de la Rotxa. En defensa de una Rotxapea verde y alegre, demasiadas veces sepultada bajo el cemento gris y oscuro de “la de Burgos”, como Justo llamaba a la actual alcaldesa.
De la mano de Justo podemos hacer un buen recorrido por la historia de la Rotxa. De ese barrio orgulloso de su condición obrera, como lo estuvo aquél joven de 22 años que dejó Lizarra, tierra Estella, para acudir al reclamo de aquella Iruñea que empezaba a conocer un proceso urbanizador e industrializador que acabaría por transformarla profundamente. Justo invirtió el sudor de su trabajo en Torfinasa en unos años donde una nueva clase trabajadora navarra, independientemente de su lugar de origen, empezó a tomar conciencia de sí misma y terminó por lanzar orgullosa el grito rebelde de la dignidad. Las motivaciones puramente económicas, por la mejora de sus condiciones de vida y trabajo, pasaron, en los años setenta, a creer que el sueño de una sociedad libre de toda opresión nacional y social podía hacerse realidad. La Rotxapea, al igual que el resto de Euskal Herria, era un hervidero de proyectos, ideas y luchas muy diversas. Es cierto que no todas/os participaron en las mismas. Pero Justo ahí estaba, y sus setenta y tres años no han llegado a conocer transición alguna, convencido de que todo aquello que fue hermoso y tenía sentido, seguía siéndolo ya en los albores del siglo XXI.
Justo ha sido uno de esos ladrillos sin los cuales el barrio no sería lo que es. Justo, currela y hortelano, defensor hasta el final de nuestra huertas, del pulmón de la Rotxapea. Pero Justo sabía que la única lucha que se pierde es la que se abandona. Y vivió esa máxima hasta el último momento, junto a la juventud del barrio, y al pie de todas esas peleas protagonizadas por jóvenes y no tan jóvenes.
Con Justo se va una parte de esa generación del sacrificio, esa generación que desde lo más oscuro de la dictadura franquista creyó que otro mundo era posible, partiendo siempre de construir un barrio mejor, más justo y solidario. Y así nos ha dicho agur. Arropado con la ikurriña, con la pegatina roja de su sindicato de siempre y aquella otra azul por la que ya nadie podrá condenar por lucirla. Así lo despedimos, abrazado a la foto en blanco y negro de su Ana Galiano. Así dijimos adiós a Justo Argandoña, como la crispilla, de la Rotxa cien por cien. Musuak eta besarkada bana Gorkari, Patxiri eta Aingeruri.

La Rotxapea del siglo XIX: Vendedoras, sirvientas, costureras…

El trabajo que las mujeres de nuestro barrio realizaron durante el siglo XIX fue de lo más diverso: al trabajo de la casa se sumaban las actividades del campo y todo tipo de empleos temporales. Nodrizas, lavanderas, costureras, lecheras, comadronas, recadistas, vendedoras de flores y hortalizas o prostitutas escribieron, junto a otras muchas, la historia de la Rochapea.

El artículo anterior concluíamos con las amas de casa que, al mismo tiempo, eran campesinas o, como Maxi, “la cutera”, especialistas en cuidar y mantener cutos, en este caso en la bajera que se encontraba en la calle Errotazar. En estas páginas vamos a abordar algunos de los muchos oficios mencionados más arriba, todos ellos fundamentales para la supervivencia de las respectivas economías familiares.

Vendedoras.
Las hortelanas rochapeanas formaban parte de la agitada actividad comercial en que se encontraba inmersa a diario la ciudad. El centro del mercado de Pamplona se concentraba en las dos plazas de la ciudad: la de Arriba, en la actual Plaza Consistorial, y la de Abajo, en la bajada de Santo Domingo. A la primera se le conocía desde el siglo XVII como la Plaza de la Fruta, pues fue lugar de venta de frutas y verduras hasta la segunda mitad del XIX. El actual Mercado de Santo Domingo era conocido como “Las Carnicerías”, pues en él se encontraban los puestos de venta de carne desde el siglo XVI. Tras un fatal incendio, en mayo de 1877 se inauguró el actual Mercado construido por el arquitecto Martín de Saracíbar. Tras el Mercado de Santo Domingo se encontraba el Zacatín, conocido en el siglo XIX como la Plaza del Baratillo, espacio ampliado a la venta de verduras y carne para evitar los días de grandes aglomeraciones. Sin olvidar, cómo no, a las vendedoras que invadían la ciudad con sus puestos callejeros de huevos y verduras, a cambio de un impuesto que pagaban anualmente al Ayuntamiento. Entre ellas podíamos encontrar a las hortelanas rochapeanas que iban a vender directamente los productos de la tierra.

Las nodrizas.
Dentro del servicio doméstico nos encontramos con el trabajo de las nodrizas, mujeres que se ofrecían a criar las hijas e hijos de otras familias a cambio de un salario. La prensa del momento recoge abundantes anuncios en que familias pudientes solicitan ese servicio, y de mujeres ofreciéndose como nodrizas, indicando en los mismos la edad, el tiempo de leche y la disposición a criar en casa de la familia del bebé o en su casa propia.
El nodrizaje supuso un medio de vida para algunas mujeres muy pobres, mientras que para otras muchas supuso un ingreso complementario en momentos de necesidad familiar. Esta práctica fue muy habitual hasta que en la década de 1950 fuese perdiendo su función con la difusión del biberón y la leche en polvo.

Las sirvientas.
La peor parte la llevaba la llamada comúnmente criada para todo, cuyo salario era insuficiente en todos los sentidos, lo mismo que su alimentación en la casa que servía, donde se alimentaba de lo que sobraban en la mesa del señor y la señora. Constituían el estatus más bajo en la consideración socio-laboral. Por detrás tan sólo se encontraban las prostitutas, al igual que hoy día muy lejos de toda consideración laboral.
Evidentemente, la niña que empezaba a trabajar lo hacía sin contrato laboral alguno. El oficio se aprendía rápido. En el censo de Pamplona de 1900, las sirvientas más jóvenes tienen 10 años cumplidos. A los 12 ó 13 años, una niña ya había trabajado en varias casas. Al igual que las jóvenes de los pueblos, las de los barrios acudían a trabajar para las familias más ricas de la ciudad y el clero. La realidad era, no obstante, que las niñas empezaban a trabajar como cuidadoras de niños con 6 ó 7 años, continuando como parte del servicio doméstico hasta la edad de contraer nupcias o al incorporarse a otra actividad laboral. El 84,01 % de las sirvientas de Iruñea eran menores de treinta años. La gran mayoría, el 92 %, eran solteras, frente al 5,77 %  de las viudas y el 1,85 % de las casadas.
Además de pasear a la familia y acompañarla en sus desplazamientos, la criada tenía que hacer todas las labores de la casa: limpiar, hacer compras, fregar, cuidado de niñas/os, traer agua de las fuentes, lavar la ropa, labores agrarias, etc. La situación de desprotección absoluta a la que se encontraban sometidas nos hace imposible conocer los pormenores de su situación, siempre bajo la amenaza de que el señor de la familia diese por finalizado un contrato que se había realizado de forma oral y privada. El paro tenía unas consecuencias mayores en el caso de las sirvientas, pues además del salario se veían desprovistas de la vivienda y manutención proporcionadas por la familia para la que trabajaban.
J. J. Arazuri describió así a la sirvienta de 1900: “A excepción de los domingos por la tarde, en que les correspondía asueto, aquellas chicas salían siempre a la calle con delantal y una falda de vuelos sobre una saya igualmente vueluda. De cintura para arriba vestían con chambra o blusa. Las mayores usaban en invierno mantón, generalmente negro, y pañuelo en la cabeza, mientras las jóvenes empleaban la toquilla cruzada por delante del pecho y sujeta en la parte posterior de la cintura con un imperdible. El pelo invariablemente peinado con moño. La mayoría salían de casa con el llavín (así se llamaba  a la llave de la puerta de la habitación, para diferenciarla de la llave del portal, que generalmente era de un tamaño descomunal) y para no perderlo, se lo ataban a la cintura con la cinta del delantal; por esto también se les llamaba “las chicas del llavín” […].
En general, tenían de asueto una tarde cada quince días si durante ambas semanas no había días festivos. En caso contrario, se alternaba un día festivo sí y otro no. La salida la hacían en las primeras horas de la tarde, tras haber terminado los trabajos de la casa y regresaban de 7 a 8. Esto era lo más corriente, aunque existían excepciones. Había algunas señoras que les hacían volver a casa a media tarde para preparar y servir el chocolate”.
Según el censo de población de 1900, de aquellas que conocemos sus datos de procedencia, la inmensa mayoría proceden del ámbito rural de la provincia. El 10,4 % son pamplonesas, y el 6,9 % proceden de fuera de Navarra. En la ciudad de 1900, cabe destacar el elevado número de mujeres que trabajaban en el servicio doméstico, 2.060, un 13,43 % del total de la población femenina. El número de sirvientas es mucho mayor en las zonas de mayor nivel adquisitivo de la ciudad, destacando las calles Espoz y Mina, Constitución (actual Plaza del Castillo) o Chapitela, mientras que las zonas de extramuros eran las que tienen el índice más bajo, contabilizándose 32 en el caso rochapeano.

Fábricas.
Durante el siglo XIX Pamplona no conoció un proceso industrializador propiamente dicho, encontrándose sus talleres y fábricas fuertemente ligados a la agricultura y mercados locales. Existían fábricas de propiedad pública como la fábrica de Papel del Hospital y la fábrica de tejidos de la casa de Misericordia. Son muy pocas las fábricas de nueva creación: la de maquinaria agrícola de Pinaqui, dos fábricas de lencería y una de harinas. Con la llegada de 1900, surgen en la ciudad tres fábricas de gaseosas y tres de pastas de sopa, y junto a ellas numerosos establecimientos textiles. Poco a poco, en su entorno se van concentrando industrias relacionadas con la demanda urbana, por su capitalidad y ser nudo ferroviario: harina, pan, lienzos, papel, metal y química. Pese a la oposición masculina a su incorporación al mundo laboral extradoméstico, las mujeres rochapeanas, como las pamplonesas en general, fueron incorporándose a esos nuevos lugares de trabajo. En 1903, por ejemplo, las mujeres eran el 14 % del total del personal en el sector industrial de Pamplona, de las que el 95 % trabajaban en el sector textil. No obstante, no podemos olvidar que gran parte de ese trabajo de costura se seguía realizando de manera individual en los propios domicilios, lo que suponía para los empresarios una mano de obra flexible, a utilizar en función de las necesidades de la producción.

Prostitutas.
La prostitución está documentada en Pamplona desde 1346, año en que Urraca Alfonso y María Rodriguitz fueron juzgadas por ser “mugeres legeres” y sufren como castigo la pena de azotes. En 1580 fueron censadas las prostitutas que vivían en casas situadas entre las actuales Santo Domingo y la bajada a la Rochapea, todas ellas ejercían su profesión en las calles. A finales del XIX el Ayuntamiento reglamentó esta actividad, con 29 mujeres censadas en 1889, repartidas en las calles Santo Andía, Descalzos, San Gregorio, Merced, Compañía y San Lorenzo, todas ellas de poca concurrencia y alejadas de edificios destinados al culto y a la enseñanza.
En cuanto al número de mujeres y casas relacionadas con la práctica de la prostitución en Pamplona solo existe información municipal específica para el período de 1889 a 1892. De nueve casas públicas y un total de 29 mujeres registradas por la sección de higiene del Gobierno Civil en 1889, pasaron a 5 casas y 27 mujeres en 1892. Este retroceso de la prostitución regulada y oficial parece proseguir en las primeras décadas del siglo XX. No obstante, la mayor actividad debió ser clandestina, como lo atestiguan para las mismas fechas datos como “las 196 libretas sanitarias, 200 relaciones impresas de reconocimientos, 138 volantes de traslado al Hospital y 300 cartillas de sirvientes” facilitadas a mujeres por la sección de higiene del Ayuntamiento. Fueron también mujeres rochapeanas quienes, como hoy día, escribieron más de una página en el que es, sin duda alguna, otro de los muchos capítulos que conforman la historia de nuestro barrio.

Testua: Patxi Abasolo Lopez
Argazkiak: AMP
[Ezkaba aldizkaria, 177 zka., 2010eko uztaila]