lunes, 24 de enero de 2011

Arriasko.com: Portal Popular de la Rotxapea

Arriasko erraldoia ere aurkezpen publikoan. Argazkia: Oskar Montero, D. Noticias, 2011-01-25.


   Este sábado, 22 de enero, hizo su presentación pública el proyecto comunicativo arriasko.com: Portal popular de la Rotxapea. El nombre lo ha tomado de la popular plaza Arriasko, antiguamente situada en los actuales Corralillos, auténtico lugar de encuentro para el vecindario de entonces. Con ese objetivo ha nacido arriasko.com: reunir lo más propio del barrio y facilitar las relaciones entre sus jentes.

Arriasko Plaza, 1925.
Argazkia: Leoncio Urabayen.
  Además de otros muchos espacios, arriasko.com contará con la colaboración habitual de distintas/os vecinas/os que abordarán temáticas bien diferentes, entre otras, Maite Inda sobre el Euskera, los dibujos de Txema Esteban, Oskar Beorlegi y la Música, Mikel Gastesi sobre las cuestiones municipales, o Patxi Abasolo, un servidor, que abordará distintas cuestiones ligadas a nuestra Historia.

   He aquí mi primera colaboración escrita: Un barrio con mucha clase:

Un barrio con mucha clase

"Una vez más toca felicitar a la Rotxa por saber dotarse de instrumentos que nos ayuden a mantener vivo el proyecto de un barrio con entidad propia como el nuestro, un barrio que se va regenerando sin olvidar los pasos dados por sus mayores, un barrio con nuevas ideas, inquietudes e ilusiones, siempre ligadas, no obstante, a esos otros valores que nos han caracterizado desde hace mucho y que acabaron por definirnos allá por los años 60 y 70 de la mano de aquél nuevo movimiento obrero, como sucedió en otros muchos barrios y pueblos a lo largo de toda la geografía vasca.
Siendo ya hijas e hijos de la Red, venía siendo necesario un proyecto que ayude a cohesionar al barrio en su conjunto. Gracias a Arriasko, un click va a ser suficiente para potenciar y fortalecer las relaciones y cauces de comunicación entre quienes habitamos y nos preocupamos por él. Sin renunciar a nuestros espacios de sociabilidad físicos, como en su día fue la plaza Arriasko o en la actualidad el Parque de los Enamorados y las distintas Sociedades del barrio, ese click va a ser capaz, si queremos por supuesto, de ponernos en contacto a las muchas miles de personas que habitamos en Arrotxapea.
Esta columna pretende ser un breve espacio de reflexión en torno a alguno de los elementos que han ido configurado la Rochapea como un barrio con mucha clase, eso sí, clase trabajadora, por mucho que una parte de la misma no aspire sino a ser y a vivir como lo que no es, como esa otra clase, la que hoy, como ayer, y como mañana si le dejamos, no ha hecho más que oprimir y reprimir a quienes les enriquecemos con nuestro trabajo y sudor diarios.
El punto de partida de este espacio es, por tanto, la constatación de que no estamos ante una historia neutra, pues, en pleno siglo XXI, seguimos creyendo en la capacidad que mujeres y hombres tenemos para transformar nuestra realidad cotidiana y, con ella, el mundo en que nos ha tocado vivir. Un mundo que ni ha sido siempre así, ni tiene porqué seguir siéndolo. Todo ello pese al desconcierto ideológico que seguimos viviendo veinte años más tarde de aquella entusiasta proclama que sentenciaba el fin de la historia. Frente a ella, quiero concluir estas líneas haciéndome eco de aquella otra reflexión realizada entonces por el historiador catalán Josep Fontana, por la actualidad que encierran sus afirmaciones: “El espectáculo de unas sociedades europeas en que los propios perjudicados insisten en votar a quienes les están empobreciendo, temerosos de que cualquier cambio pueda empeorar todavía más su situación, revela, por una parte, la falta de una conciencia crítica, pero también la pérdida de la fe en cualquier posible programa alternativo. A la tarea de recomponer esta conciencia crítica, de devolver alguna esperanza y de reanimar la capacidad de acción colectiva hemos de contribuir todos. Por desconcertados que nos sintamos, sabemos que nuestra obligación es ayudar a que se mantenga viva la capacidad de las nueva generaciones para razonar, preguntar y criticar, mientras, entre todos, reconstruimos los programas para una nueva esperanza y evitamos que, con la excusa del fin de la historia, lo que paren de verdad sean nuestras posibilidades de cambiar el presente y construir un futuro mejor”.

Patxi Abasolo Lopez
Arrotxapea, 2011ko urtarrilaren 22a.

No hay comentarios: