lunes, 28 de febrero de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

Hoy hace dos meses que empezamos a leer este estupendo libro de Joseba Sarrionandia904 citas, reflexiones más o menos largas (generalmente más bien cortas), que nos dan la oportunidad de parar durante unos instantes para abordar el tema que el autor plantea en cada una de ellas. Ya sé que no es fácil compartir pensamientos, menos aún cuando éstos tienen cierta profundidad. Pero, ahora que hemos llegado a la mitad del libro (hemos llegado a la letra I), me gustaría animaros a hacerlo. Con ello haríamos que este espacio fuera un poco más de todas/os.

Txalaparta, 1997.

HURBIL

Hurruneko gauzetarik geroago eta hurbilago gaude, hurbileko gauzetarik geroago eta hurrunago.

HILARGIA

Batzuk nahiago dute gorabeherarik eza. Esate baterako, ilargia, baina ilgora, ilbehera eta horrelako keriarik gabe.
Beste batzuk, hilargira joateko eskubiderik eman ez zaienez gero bertan gelditzen dira.

jueves, 24 de febrero de 2011

Arrotxapea ala Errotxapea, Rotxapea...?

Arrotxapea, Errotxapea, Rotxapea, Rochapea, Rotxa...


Pozik leudeke arranoa, lauburua,
olatuak eta baratzak Arrotxapea
jatorrizko izen euskaldunarekin!

¡Menudo ronpecabezas! ¿Tan difícil es ponernos de acuerdo a la hora de nombrar nuestro barrio? Si no somos capaces ni de normalizar un sólo nombre, ¿cómo vamos a normalizar el uso del euskera, idioma del que somos conocedores casi un cuarto de las gentes de este barrio?
Y no es sólo cuestión de cómo nos referimos coloquialmente al barrio en una conversación cualquiera. Por poner un ejemplo de cómo se nos complican las cosas cuando no nos ponemos de acuerdo, no hay más que conectarnos a Internet y hacer una búsqueda para obtener información sobre el barrio. ¿Qué escribir? Si escribo Arrotxapea, apareceran algunas de las referencias que recojo más abajo, aunque el buscador te avisa que "igual quiso decir Rotxapea". Pero no aparecerán todas. Y lo mismo sucederá si empiezo la búsqueda por Rochapea o Rotxapea, siempre habrá algunos colectivos o información que no aparecerán. Tendremos que hacer, como mínimo, tres búsquedas. Veamos alguno de los resultados:

Errotxapeako Jai Batzordea: http://www.errotxapea.net/
Rochapea Rotxapea, un barrio de Iruña Pamplona: http://rotxapea.blogspot.com/
Arrotxapeako Euskalgintzaren Txokoa: http://arrotxapeakoeuskalgintza.blogspot.com/
Peña Rotxapea: http://www.larotxa.com/
Errotxapeako Jai Batzordea: http://www.errotxapea.net/
Arrotxapeako Historiaren Txokoa: http://arrotxapea.blogspot.com/.
Errotxapeako Gazte Asanblada (EGA).

Arrotxapea: nombre euskérico original.

A continuación tenéis la explicación etimológica ofrecida por Mikel Belasko en Ze berri?:

"Etimológicamente, el nombre no ofrece problemas: "pea" (debajo), y el primer término es el nombre de la torre llamada La Rocha, que protegía el Portal de la Rochapea. Rocha es palabra de origen ultrapirenaico cuyo significado es "roca". El topónimo designaba por lo tanto a las tierras ubicadas bajo esta torre. Existieron equivalentes romances, cuyo representante más conocido es Juslarrocha, y llama la atención que el nombre vasco se impusiera finalmente. Más tarde, el nombre euskérico original, Arrotxapea, acabó adaptándose al castellano, La Rochapea, perdiendo la vocal inicial como ocurre con otros nombres (Recalde "Errekalde").
Cuando en la segunda mitad del siglo XX el euskera revive en Pamplona se sintió la necesidad de revasquizarlo, un poco a la brava quizá, naciendo así Errotxapea, nombre inusitado hasta ese momento aunque muy popular hoy. Más tarde, y gracias al estudio de la toponimia navarra, hemos sabido que la denominación que se usó en Pamplona fue Arrotxapea. Esta variante es defendida por los estudiosos de la toponimia, pero, ciertamente, no cala en la gente".

No sé si esta reflexión ayudará a que cale en la gente el nombre euskerico original de nuestro barrio, Arrotxapea, pero creo que merece la pena intentarlo. Al fin y al cabo, es cuestión de acostumbrarse, y habremos dejado un pequeño regalo a las siguientes generaciones de nuestra barrio. Por lo menos, tendrán claro cómo se llama, que no es poco, ¿no os parece?. Para quienes leemos Berria todos los días, hace mucho que es la cosa más normal del mundo. Gora Arrotxapea euskalduna!!


Arriasko.com se ha propuesto también como marco de debate, donde teneis la oportunidad de participar en un sondeo de opinión para las vecinas y vecinos de Arrotxapea. Sólo es otro clic:
¿Qué prefieres: Arrotxapea, Errotxapea, Rotxapea, otros?

 

martes, 22 de febrero de 2011

Sahara askearen aldeko artea Arrotxapean.



Con el objetivo de denunciar la grave situación del Pueblo Saharaui y reivindicar su liberación, cien artistas navarras/os y la Asociación Navarra de Amigas/os del Sáhara han organizado una exposición de obras artísticas. Se encuentra en Reciclarte, local rotxapeano situado en el número 5 de la calle Bernardino Tirapu. La exposición se inauguró el pasado viernes, y se podrá visitar únicamente durante el próximo fin de semana. ¡Acude a celebrar el 35 aniversario de la proclamación de la República Independiente del Sahara!.

Argazkia: Patxi Abasolo
 Hurrengo asteburuan ehun artistaren lanak izango ditugu Arrotxapeako Reciclarte aretoan. 
 
Argazkia: Patxi Abasolo.

Irene Arrizurietak  Berrian azaldu bezala, Herri Sahararraren egoera larriaz ohartarazteko eta Sahararen askatasuna aldarrikatzeko, artelanen erakusketa bat antolatu dute Nafarroako hainbat artistak eta ANAS Sahararren Lagunen Nafarroako Elkarteak. Arrotxapeako Reciclarte aretoan jarri dute erakusketa, eta ehun artistaren lanak izango ditugu ikusgai hurrengo asteburuan.

Marokok 1975ean okupatutako lurraldean bizi diren sahararren bizi-baldintzak kaskarrak dira, eta Nafarroako hainbat artistak Aaiunen dauden kanpalekuetako sahararrei elkartasuna adierazi nahi izan diete. Erakusketaren bidez, kanpalekuetan bizi direnen premiak azaldu nahi izan dituzte. «Nork bere harri koskorra jarri du erakusketan», esan du Patxi Aldunate artistak.

 Aurreko asteburuan zabaldu zuten Sahara aske baten aldeko arte erakusketa, Arrotxapea auzoko Reciclarte aretoan (Bernardino Tirapi kalea, 5), eta Mohamed Gailani kontsulordeak artista nafarren ekarpena eskertu zuen. Erakusketan ehun artistaren lanak ikus daitezke; 25 artista sahararrenak dira, eta gainontzekoak, nafarrenak. Lan guztiak tamaina berdinekoak dira, hala ere, artista bakoitzak nahi izan duen teknika erabili du eta gatazkaren interpretazio askea egin du. Saharako artisten lanak oso adierazgarriak dira.

Artzai, artesaharalibre.blogspot.com
Guztietan Marokoko Gobernuak Sahara Mendebaldean altxatutako 2.700 kilometroko harresiaren aipamena ageri da. Lanak sahararrek egunero bizi duten errepresioaren lekuko dira: odola, alanbre hesiak, pertsonen aurkako minak dira lan horietan ageri direnak. Erakusketak harresiaren bidegabekeria ere salatu nahi du. Horretarako, Reciclarteko paretetan artelanak segidan eta bata bestearen ondoan jarri dira, lan bakoitzak harresi horren harri bat erakutsi nahi duelako.

Lahdiabachari, 4. kurtsoko umea. Argazkia: P. Abasolo.
Erakusketen ibilbidea bukatzen denean artelanak kanpaleku sahararretara bidaliko dira, Smarako eta Tifaritiko liburutegietan gordetzeko. Kanpalekuetan dauden oinarrizko beharrak asetzeko artelanak saltzeko aukera aztertu zuten, baina gizakiak izpiritua ere elikatu behar duela uste du Galianik. «Gizakia ez da bakarrik ogiarekin bizi. Izpiritua ere landu behar du. eta nahiago dugu artelanak kanpalekuetara bidali».



Saharako musika eta kultura


Argazkia: Patxi Abasolo.

  Erakusketaz landa, ANASek Saharako musika eta kultura ezagutzeko aukera ere eskaini nahi izan du, eta, horretarako, kontzertuak eta hitzaldia bat antolatu ditu. Ostiralean, musika sahararra izanen da, 21:00etan. Kontzertua emango dute, besteak beste, Salek Brahim, Smail Banane, Wala eta Nayat musikariek. Igandea da erakusketa ikusteko azken eguna. Egun horretan sahararrek festa handia eginen dute, Saharako Errepublika Independentea aldarrikatu zela 35 urte beteko baitira, eta Fronte Polisarioko Mohamed Abdalahik hitzaldi bat emango du, 19:30ean.

Hona hemen erakusketan azaltzen diren artelanak: http://artesaharalibre.blogspot.com.






lunes, 21 de febrero de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

HAINTZA

Herriak geroago eta parte gutiago hartzen du gobernuan. Oligarkia parlamentarioa nagusitu da mundu guzian.
Batzuk demokrazia deitzen diote lau urtetan behingo hauteskundeetan diktadorea aukeratzeari.

HOBERENA

Gaur egun gizarte konpetitiboak "hoberena" izateko antsia ematen dio jendeari. Tamalgarria gero, asko, "hoberenak" izatea, "onak" izan gabe.


Joseba Sarrionandia, Hitzen ondoeza, Txalaparta, 1997.

sábado, 19 de febrero de 2011

IRULE bizirik ala Arrotxapea hilik?

El miércoles pasé frente a la nave situada en el número 85 de Marcelo Zelaieta, que el pasado 29 de enero llegó a ser Gaztetxe por segunda vez. Ese espacio, revitalizado por un centenar de jóvenes, se encontraba tapiado y bien tapiado. Ya no estaba la colorida máquina de coser que los ocupas dejaron pintada en su entrada principal (Irule significa hilador/a o hilandero/a, antigua actividad de la fábrica). Sólo quedaban los fríos ladrillos puestos por alguna o algún currela bajo las órdenes de una más fría (o frío) municipal, fiel garantizadora de la aún si cabe más fría jueza (o juez) de turno.
Ayer volví al mismo lugar para sacar una fotografía del local, y así poder lanzaros la siguiente pregunta: ¿Qué preferís: Un IRULE vivo o una Rotxapea muerta? (IRULE bizirik ala Arrotxapea hilik?). Seguro que las siguientes tres fotografías os ayudan a encontrar la respuesta adecuada. Ya me contareis.


Jagoba Manterola, Gara, 2011-01-30.

Patxi Abasolo, 2011-urtarrila-31.

Patxi Abasolo, 2011-otsaila-16.

Ese árbol, solitario testigo de todo lo acontecido en IRULE, nos hace pensar que, ¿por qué no?, IRULE también, aquí o en otro lugar de la Rotxa, conocerá una nueva Primavera.

* Crónica de la última ocupación y desalojo: IRULE se niega a morir en Arrotxapea.

martes, 15 de febrero de 2011

Historia de la Insumisión desde la Rotxa (1ª parte).

  Hilabete hauetan, INTSUMISIOAren gaia landuko dugu Ezkaba aldizkarian. Ezkabako 182. zanbakian, otsailean, azken 500 urte hauetan, hau da, Nafarroa Garaia konkistatu zutenetik, nafarrek izan duten jarrera intsumitua aztertzen da. 183. zenbakian, martxoan, 80. eta 90. urteetan mugimendu horretako kide izan ziren Arrotxapeako hainbat "gazte"ri emango diegu ahotsa. 184. zenbakian, apirilean, Bruselako bidaia kontatuko dugu. Auzoko bi intsumitu polizia-etxera atxilo eraman zituzten, non asilo politikoa eskatu zuten.


LA INSUMISIÓN EN NAVARRA:
Una constante histórica.

El fenómeno de la insumisión protagonizado por los jóvenes vascos en los 80 no fue algo nuevo entre las gentes de la Alta Navarra. Tras la conquista castellano-aragonesa tenemos ya noticias de insumisas, insumisos y desertores, una constante durante estos últimos 500 años.

"Giltzapeko Paranoiak", 3.zka, 52 or.
Insumisas a la Conquista.
Sí, también ha habido insumisas navarras, y muchas. Y también sufrieron la represión por su resistencia silenciosa a una cultura extraña, manteniéndose fieles a sus formas de vida ancestrales, auténtica actitud de resistencia a un proceso de aculturización que ha llegado hasta nuestros días. Detrás de los procesos contra las “brujas”, puestos en marcha en el mismo siglo XVI en suelo conquistado, no había sino personas con nombres y apellidos que se negaban a aceptar el nuevo “orden” impuesto.
Con el licenciado y miembro del Consejo Real español Pedro de Balanza se instauraron los procesos contra habitantes autóctonos bajo la acusación de brujería, procesos prácticamente idénticos a los impuestos por cuestiones de rebeldía. Pamplona, Otsagabia, Roncal y Salazar fueron los puntos principales en los que se desarrollaron.
Tenemos constancia de expoliaciones como las realizadas a Pichiri Adot, Martín de Esandi e Iñigo Adot y, entre las llamadas brujas citadas, figuran expresamente Juana Botín, Joana Bereterra y Graciana Iribarren, que fueron llevadas a Pamplona por el ujier Johan de Ilzarbe. De Joana Garro, Oxa Gaspe, Graciana Laina y Aluzia Roncalesa, se señala la necesidad de comprarles zapatos, para poder llegar a Pamplona. De Domingo de Ezconoz, la mujer de Adagorri y Gracia Metida, vecina de Ezkaroz, sabemos que escaparon de la prisión en marzo de 1525.[1]
El no de los jóvenes navarros a la Armada española se manifestó ya con las primeras levas obligatorias que el ejército español impuso tras la conquista del viejo reino. La Diputación Navarra se cuidó mucho de librar a sus jóvenes de esos reclutamientos hasta que las derrotas carlistas convirtieron por ley a Navarra y el resto de territorios vascos al sur de los Pirineos en provincias españolas. En la década de los 80 y 90 los jóvenes insumisos vascos, de modo especial los navarros, destacaron por ser el colectivo más numeroso de Europa en decir no a su alistamiento forzoso, en este caso a los Ejércitos español y francés.

Los navarros del Norte.
También al norte de los Pirineos, en este caso en tiempos de la Revolución francesa, el reclutamiento de voluntarios fue un completo fracaso en tierras vascas. Los oficiales municipales de los distintos pueblos tuvieron que confesar su impotencia frente a ese rechazo generalizado, como en el caso de Heleta (Hélette), donde “ni uno sólo” quiso escucharlos, lo cual fue “motivo de gran humillación”. En Sarrikotapea (Charritte-de-Bas) el número de desertores aumentó tanto que el alcalde recibió desde Maule (Mauléon) la orden “de arrestar a los desertores de nuestro municipio”.
Los archivos de Donapaleu (Saint-Palais) conservan las actas de 22 municipios de su distrito concernientes a la campaña de reclutamiento de 1793, donde la falta de voluntarios era suplida con el reclutamiento forzoso, en muchas ocasiones incapaz de llevarse a cabo ante las deserciones generalizadas. Tres años mas tarde, en el alto Zuberoa, consiguieron desarticular una red de deserción, y en diciembre de 1789 se enviaron soldados de la guardia nacional al cantón de Domintxane (Domezain) en busca de rebeldes de la armada. Las mismas reticencias encontrarán las autoridades durante las campaña de 1807 y 1808, que reprochan a menudo a los alcaldes de las localidades afectadas su pasividad. [2]
     En las poblaciones fronterizas, como Sara e Itxasou, el rechazo al reclutamiento se materializó una vez más en la deserción y la huída al otro lado de los Pirineos. La falta de ilusión manifiesta de la población vasca fue interpretada por las autoridades francesas como desafección al proceso revolucionario.

Zaldi Eroa, "Konkistak 500 urte", 2009.

La receta supuso la más dura represión contra sus gentes, ordenando la detención masiva de la población de seis localidades diferentes, para posteriormente desterrarlas a cinco departamentos del suroeste francés, algunas de ellas incluso a la región de Lot-Et-Garonne. La lista de 211 personas desterradas de Itsaso nos da un alcance de la tragedia vivida por los habitantes de las poblaciones afectadas[3]. En la práctica, esas medidas de internamiento y expulsión se extendieron, además de las seis localidades ya mencionadas, a Luhuso (Louhossoa), Lekorre (Mendionde), Makea (Macaya), Larresoro (Larressore), Biriatu (Biriatou) y Kanbo (Cambo). Sus habitantes fueron detenidos y reagrupados en las iglesias, para posteriormente ser obligados a encaminarse hacia Baiona, a Capbreton, a Saint-Vicent-de-Tyrosse o a Ondes, en la más dura indigencia.
Cuando en octubre de 1794 se decidió el regreso de los deportados a sus localidades de origen, los vecinos de Sara dejaron testimonio de las duras condiciones que tuvieron que padecer, viéndose obligadas incluso a ejercer la prostitución para poder sobrevivir.
Las estadísticas de evasión del reclutamiento a principio de siglo nos dan una idea del grado de adhesión a esas otras naciones, la francesa y la española. Respecto a la primera, los distintos pueblos bajo su administración, en especial el corso y el vasco consideraban que el servicio militar obligatorio era una desagradable imposición en vez de un deber nacional como ciudadano francés.

En las provincias vascas al norte del Pirineo el número de desertores e insumisos se mantendrá durante el siglo XIX como el más elevado del estado francés, extendiéndose hasta los años de la primera guerra mundial. Los propios informes de las autoridades reconocen en 1914 que, sobre todo en las zonas rurales, “todavía no se ha interiorizado la noción de la patria francesa”. Si en 1918 el Comisario Gubernamental de Fronteras contabilizó 1.086 desertores y 16.889 insumisos en el departamento de los Bajos Pirineos, ya anteriormente, en 1916, un informe de la Gendarmería aportó los siguientes datos sobre la Baja Navarra:

"Ezer ez, inor ez Armadarako", Patxa, 1991.

En Donapaleu, no sabemos cuántos fueron movilizados, pero sí que hubo 8 desertores y 782 insumisos; en Iholdi también desconocemos los que acudieron a filas, siendo 42 los desertores y 1.035 insumisos; en Baigorri fueron alistados 594, frente a los 45 desertores y 1.302 insumisos; en Garazi, 1.310 jóvenes fueron llevados al frente, mientras que 49 desertaron y 1.310 fueron insumisos.[4]

Esa primera gran guerra acabó por unir a las mujeres y hombres que vivían bajo el Estado francés contra el enemigo común alemán. Los miles de vascos que fueron arrastrados a salvar esa patria extraña (de la que desconocían incluso su idioma) y, en especial, los cerca de 6.000 muertos en el frente, pasarán a formar parte de las páginas de la historia francesa. El entorno social y familiar de todos esos antiguos combatientes irán ya adquiriendo un sentimiento patriótico francés, potenciado conscientemente desde las autoridades con la construcción del símbolo de los “muertos por la patria”, a quienes se consagrarán monumentos en todos los pueblos de la geografía vasca.

¡Abajo las Quintas!
Al sur de los Pirineos, las dos guerras carlistas (1833-1839; 1872-1876) supusieron un momento clave en el proceso de construcción del Estado-nación moderno español. Las leyes promulgadas tras cada una de las dos contienda militares fueron los instrumentos de ese Estado liberal para institucionalizar la nueva ciudadanía impuesta a vascas y vascos: se desmantelaron las aduanas vascas trasladándolas a la costa y al Pirineo, y se destruyó prácticamente todo el entramado político y administrativo de esas cuatro provincias vascas, en adelante “españolas” según la legalidad impuesta a sus habitantes.
Las instituciones navarras nunca habían aceptado para sus jóvenes, salvo raras excepciones, el modo de reclutamiento forzoso conocido como las quintas, hasta que la Diputación  las aceptó tal y como lo requería la ley de 1841 impuesta tras la derrota carlista. A los navarros, que veían cómo las provincias hermanas más occidentales se mantenían sin aceptarlas, les costó bastante más aceptarlo. En los años siguientes se repitieron los bandos del Jefe Político (más tarde Gobernador Civil) contra “el escandaloso número de desertores”, pero las mayores amenazas no van a ser contra los desertores, sino contra los alcaldes y las justicias de los pueblos que les ocultan y protegen. Los militares españoles se mostraban indignados, no sólo por la influencia que podía tener en “la buena moral de los soldados de la patria sino porque conviene desarraigar de los pueblos la aversión que todavía muestran al servicio de las armas”. La sublevación de los mozos pamploneses dejó sin efecto, entre otras, la quinta de 1843. En la década de los 60 dobló e incluso triplicó la media estatal española de sustituidos y redimidos, a costa de un esfuerzo económico ingente para los bienes de las familias y pueblos afectados. En el trienio 1869-1871 llegó a liberar prácticamente a todos los quintos, siendo además donde más caros se pagaban los sustitutos, más de 1.500 pesetas, cuando la media oscilaba entre 500 y 1.000.[5] La segunda derrota carlista instaurará definitivamente ese sistema en las cuatro provincias sureñas en la década de los setenta.
En la próxima Ezkaba daremos voz a jóvenes del barrio que dijeron no a la “mili”. En una tercera entrega relataremos un pequeño episodio protagonizado también por jóvenes insumisos del barrio: la marcha a Bruselas, una auténtica aventura al más puro estilo de rebeldes, aventureros y contrabandistas.


Testua: Patxi Abasolo Lopez
Irudiak: Zaldi Eroa eta Euskal Herriko Kartelak

[Ezkaba aldizkaria, 182. zka., 2011ko otsaila] 


[1] Esarte, Navarra, 1512-1530, Pamiela, 2001.
[2] Goyhenetche, Historia General del P. Vasco, 2005.
[3] Goyhenetche, Lapurdi Historian,1987.
[4] Esparza, Abajo las Quintas!, 1994.
[5] Esparza, Abajo las Quintas!, 1994.

lunes, 14 de febrero de 2011

La "Ezkaba" explica cómo surgió este "Rincón de la Historia".

Hona hemen Arrotxapeako Ezkaba aldizkarian hil honetan argitaratutako artikulua, non "Arrotxapeako Historiaren Bloga"ren aurkezpena egiten den. Bertan azaltzen zaigu Blogaren egitasmoa nola sortu zen.

EL RINCON DE LA HISTORIA:
Un BLOG de la Rotxa.

Con el objetivo de acercar la HISTORIA a las vecinas y vecinos del barrio (y viceversa), el pasado 24 de diciembre, Olentzero nos dejó un regalo colgado de la Red: el blog “Arrotxapeako Historiaren Txokoa-El Rincón de Historia de la Rotxa”.

Quiero comenzar estas líneas compartiendo la sorpresa que ha supuesto para el que abajo suscribe el interés manifestado por muchas lectoras de la Ezkaba hacia los artículos que tienen que ver con la Historia en general, más allá de temas exclusivos del barrio. Más si cabe teniendo en cuenta la mala prensa de la que a menudo es víctima esta ciencia social. Cuántas veces he escuchado: “¿Historia?, ¡Vaya un rollo!” Sin olvidar, por supuesto, la responsabilidad que los profesionales de la enseñanza hemos tenido y seguimos teniendo en la creación de esa leyenda negra. La verdad es que muchas veces nos falta más que un poco de alegría a la hora de hincarle el diente.
La Historia no es sino un instrumento que nos ayuda, además de analizar a mujeres y hombres como miembros de la sociedad, a entender el mundo y construir el futuro. Nada más, y nada menos. Así que, pensé, ¿por qué no ofrecer algo más que el artículo mensual de la Ezkaba a todas aquellas personas que disfrutan tanto con la Historia, escrita con mayúsculas, como con todas esas otras historias, quizá pequeñas, en minúsculas, pero tan importantes si cabe para entender nuestro acontecer diario?
Sólo había un problema, el trabajo que podía suponer el llevarlo a cabo. En esas andaba cuando, a lo lejos, por el camino a Ezkaba, vi una pequeña luz que se iba aproximando, y a su lado la silueta oscura de un viejo carbonero cada vez más homogénea. “Kontxo, Olentzero!”. Bajamos toda la familia, y con él celebramos, pese a alcaldesas y demás municipales, la llegada de Negu, el Invierno.
Fue al día siguiente, al abrir el regalo que venía con mi nombre, cuando vi que Arrotxapeako Historiaren Txokoa ya había nacido. Y no sólo eso, sino que pude comprobar que, al pasar los días, las entradas, noticias, recomendaciones de comics, libros… iban cargándose ellas solas. Como lo estáis leyendo, no sé cómo, pero ya no tenía porqué tener miedo al trabajo que podría suponer este pequeño proyecto. ¡Y todo gracias a Olentzero!
Y así ha sido cómo, desde aquel 24 de diciembre, la Rotxa dispone de su Txoko donde, además de la historia del barrio, analizaremos todo aquello que tenga que ver tanto con nuestro pasado, como con nuestro presente y nuestro futuro. Con dos únicas condiciones: que sus páginas desprendan ese buen sabor que deja todo aquello que ha sido escrito con un espíritu crítico, y que toda aquella persona que haga click en las mismas, de vez en cuando, deje constancia de su opinión al respecto. Es muy sencillo, tan sólo hay que hacer un click en la palabra comentarios que aparece al final del artículo, escribir lo que sea crea pertinente, y optar por que aparezca su dirección electrónica o, de lo contrario, señalar Anónimo, con lo cuál esa información no será nunca de conocimiento público.
Cada semana elegimos una cita de un libro que da pie a la reflexión sobre determinados aspectos de la vida y, por tanto, también de la Historia. Hemos empezado este 2011 con un libro escrito por Joseba Sarrionandia, Hitzen ondoeza, publicado por Txalaparta en 1997.
El resto del contenido está clasificado según su temática: Historia del barrio, de Iruñea, de Nafarroa o del Mundo; Vecinas del barrio; Comics, Libros, Películas, Vídeos o Fotografía; Exposiciones que podamos ver en el barrio o bien cerca; Entrevistas; Clase Trabajadora; Mujeres; 500 años de Conquista de Navarra; etc.
La verdad es que ha sido muy satisfactorio este primer mes, con casi 900 visitas, es decir, una media de 30 visitas diarias, y ha habido también quienes se han animado a compartir con nosotras sus impresiones. He aquí la dirección del blog: http://arrotxapea.blogspot.com. Animatu eta klikatu! Ah! Olentzero, mila esker!

Egilea: Patxi Abasolo Lopez.
[Ezkaba aldizkaria, 182. zka., 2011ko otsaila]

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

GAUZAK

Gauzak, diren bezala ikusi beharrean, garen bezala ikusten ditugu.

GOSEAREN MENDEKUA

Munduko populazioaren laurdena goseak hilda bizi da.
Munduko populazioaren beste laurden bat, ostera, gosea alde batera utzita gehiegi janez bizi da. Herri hauetan gehielikadura da heriotzaren arrazoi nagusienetakoa, eta hauxe bera da gosearen mendekua.



Joseba Sarrionandia, Hitzen ondoeza, Txalaparta, 1997.

sábado, 12 de febrero de 2011

Exposición: "China entre 1875 y 1945".

  “Txinako erretratuak 1875-1945. Britainiar Bildumetako argazkiak” erakusketa ikusgai egongo da N.U.P.eko Sario eraikinaren sarreran heldu den otsailaren 28ra arte. Erakusketa honetan 50 argazki biltzen dira, non erakusten den Mendebaldeak Txinari buruz zuen ikuspegia.


  El vestíbulo del edificio El Sario (edificio situado junto a la UNED)  de la Universidad Pública de Navarra, acoge hasta el próximo 28 de febrero la exposición “Retratos de China 1875-1945. Fotografías de las Colecciones Británicas”, una muestra organizada por la Universidad de Bristol y por Red Navarra de Estudios Chinos, de la que la Universidad Pública de Navarra forma parte.

Min Chin
Voitgländer, "Superb",
argazki-makina eskuan.
Egilea: Bingchang.
Urtea: 1940.

  La muestra reúne 50 fotografías que recorren determinados acontecimientos políticos y transformaciones económicas de China en este convulso periodo, así como escenas de la vida social cotidiana del país asiático. Las instantáneas fueron tomadas por fotógrafos profesionales o aficionados , a través de los cuáles podemos apreciar la visión que Occidente, especialmente Inglaterra y Francia, tenía de China.
  Los miles de extranjeros que desde el último tercio del siglo XIX hasta mediados del XX pasaron por el gigante asiático destinados como comerciantes, soldados, funcionarios en las concesiones de las potencias occidentales, o simplemente como viajeros tomaron, o compraron, fotografías de la China que vieron sus ojos. Estas instantáneas fueron a parar a bibliotecas y colecciones públicas y privadas en Occidente -principalmente en Gran Bretaña- , de donde se han rescatado para formar parte de la muestra que ahora se presenta en la Universidad Pública de Navarra.
  Pese a que una gran parte de los protagonistas de aquella China de mediados de siglo sea la gran ausente de la exposición (el Partido Comunista Chino, la Larga Marcha y la Construcción de aquella nueva China), estos retratos son una buena oportunidad para acercarnos al tan temido, ayer como hoy, "coloso de Oriente".
   
Fu Bingchang
Entre las fotografías se encuentra el retrato de una anciana con los pies vendados, aunténtico exponente de lo trágico que muchas de las costumbres ancestrales han supuesto para las mujeres de todo el mundo, siempre en nombre de supuestos cánones de belleza incuestionables por la tradición y el estatus social del momento.

He aquí unas viñetas de una novela ilustrada que he leído recientemente sobre la Revolución Cultural 
Una vida en China, p.56.
puesta en marcha por Mao en los primeros años de la China comunista. En las mismas, la propia abuela del protagonista nos explica el porqué de esa costumbre:




  • Nainai, ¿por qué llevas los pies vendados?
  • Y qué feos son!  ¿Aghhh!
  • Oye, Nainai, ¿Por qué te has hecho eso en los pies?
  • ¡Porque las mujeres deben tener los pies pequeñitos si quieren encontrar marido! Cuando tenía 2 ó 3 años, mi madre empezó a vendarme los pies... y luego seguí haciéndolo yo misma. Es igual con los hombres. ¡Qué feos parecen si no tienen una bonita trenza!.
   La escena en cuestión pertenece a El tiempo del padre, primer volumen de Una vida en China, novela gráfica escrita por P. Ôtié y dibujada por Li Kunwu, publicada por la editorial Astiberri en junio de 2010.

Una vida en China, p.57.



jueves, 10 de febrero de 2011

El antiguo camino de Santa Engracia.

¿Cómo reconocer el antiguo camino de Santa Engracia de la Rotxapea? La verdad sea dicha, no es tarea fácil. Tan sólo la torre de la iglesia El Salvador (a duras penas logra sobresalir entre tanto cemento armado) y los montes del fondo permiten afirmar que se trata del mismo espacio rotxapeano. Los árboles que se encuentran en un primer plano se levantan al lado exterior de la muralla desde la que han sido realizadas ambas fotografías. Lógicamente, el sol de estos días no ha sido suficiente para animarlos a brotar nuevas hojas.
Al fondo de la foto de los años 20 puede apreciarse la antigua residencia de las Hermanitas de los Pobres de la avenida Gipuzkoa, edificio que comenzó a ser construido en 1887 y derribado en 2007.  En el mismo solar ha sido construida la nueva residencia, inaugurada el 18 de septiembre del 2010.


Luis Rouzaut. Años 1920.



"Santa Engracia bide zahar galdua", Patxi Abasolo, 2011-urtarrila-7.




martes, 8 de febrero de 2011

La mujer del Monumento a los Fueros: Rosa Oteiza.

Rosa Oteiza Armona izan zen Ubago arkitektoak emakumea irudikatzeko erabili zuen eredua. Ubagorekin hiru seme izan zituen, eta, haren abizena eman zien arren, arkitektoak ez zuen emakumearekin ezkondu nahi izan, txiroa zelako. 1883an Iruñeko San Anton kalean jaioa, XX. mende hasierako ama ezkongabea izan zen Oteiza. Garaiko jendartean aurreiritzien aurka borrokatzeaz gain, bere haurrei uko egin behar izan zien eta bakardadean hil zen.

El Monumento a los Fueros fue levantado por cuestación popular en un entorno de grandes movilizaciones populares contra la iniciativa del ministro de Hacienda español Gamazo, quien en 1893 se propuso modificar las normas fiscales de Nafarroa. La semana pasada finalizaron las obras de restauración de la obra del arquitecto pamplonés Manuel Martinez Ubago, una escultura que tuvo un coste de 200.000 pesetas (1.200 euros) y sigue aún sin haber sido inaugurada oficialmente.



Pero, ¿quién fue la modelo de la escultura? A continuación reproducimos la información obtenida por La Txistorra Digital de manos de Lara Ubago, bisnieta de Rosa Oteiza.

La verdadera historia de la matrona de los Fueros (I).

Lara Ubago es el nombre profesional de María Jesús Fernández Martínez de Ubago, nacida en 1963, nieta por parte de madre de Julio Martínez de Ubago, hijo del escultor y la joven que le sirvió de modelo. Julio siempre le dijo a Lara, con mirada triste, que se parecía muchísimo a su madre; un dato que es difícilmente comprobable porque no se conservan fotografías de Rosa Oteiza. Al ponernos en contacto con Lara, pudimos recomponer en buena medida la trayectoria vital de Rosa Oteiza, aunque hay algunas lagunas en el relato fruto de que sus propios hijos la dieron por muerta muchos años antes de que falleciera, en los años 70 en Pamplona.

Conociendo sus orígenes...Cuenta Lara que, salvo los comentarios de su abuelo, Julio, de que se parecía mucho a su madre (“que murió joven”, decía él), no tenía ningún conocimiento de la historia de su bisabuela. Sin embargo, en el colegio Francés de San Sebastián en el que estudió, compartía clase con otro niño apellidado Martínez de Ubago, también de segundo. “Era este niño el objeto de todos mis desvelos infantiles”, recuerda Lara. “Me picaba la curiosidad, lo del apellido… ¿seríamos primos?”. Una de sus profesoras, un día, les preguntó si sabían por qué se apellidaban igual. Los dos niños fueron a casa y volvieron con dos versiones diferentes y escasas de la historia. “A él le habían contado que éramos descendientes de unos hijos bastardos de su abuelo. A mí, que éramos fruto de los hijos de un primer matrimonio de mi bisabuelo…. casorio más o menos. Al final, nos salió la cuenta de que yo era su sobrina y él mi tío”.
En posteriores consultas a su madre, Lara fue enterándose de que su abuelo no había querido nunca hablar de su infancia ni de su madre. “Había un gran tabú, probablemente también un gran dolor”, apunta Lara. Sin embargo, poco a poco fue sabiendo que era de la rama “siniestra” de los Martínez de Ubago, hijos de José María, reconocidos por él, a quién dio sus apellidos... y poco más.

Sin embargo, y con mucha paciencia, ha podido ir recomponiendo la historia de su bisabuela, Rosa Oteiza, dándole coherencia pese a los momentos de su vida en los que desaparece del mapa incluso para sus propios hijos. Un relato que comienza con una Rosa joven que tiene amores con el escultor José María Martínez de Ubago.

La verdadera historia de la matrona de los Fueros (II).

Rosa Oteiza, según los artículos recapitulados en 2001 por el periodista Fernando Pérez Ollo (que al parecer fue vecino de Rosa Oteiza durante muchos años), habría nacido en 1883. Según los datos de que dispone su bisnieta Lara, Rosa sería la hija de la portera de un colegio de Pamplona, la mayor de bastantes hermanos de una familia muy humilde que vivía en la portería del colegio. La belleza de Rosa cautivó a José María Martínez de Ubago, arquitecto y escultor, de una clase social superior a la de Rosa: algo que, en aquellos años de finales del XIX impedía un posible matrimonio. Cuentan incluso, para acabar de liar la madeja, que por su amor pelearon José María y su hermano Manuel, coautor del Monumento a los Fueros.
Antes de cumplir 20 años, Rosa había sido ya madre dos veces de hijos engendrados por José María Martínez de Ubago. El primero recibió no sólo el apellido, sino también el nombre de su padre. El segundo de los hijos de Rosa y José María fue Julio, el abuelo de Lara, nacido en 1903. Posteriormente, como hermano de los anteriores se crió Luis Martínez de Ubago, de quien Lara ha recibido la versión de que era hijo de otra madre, pero del mismo padre. A Luis se le acabó el amparo paterno más joven que a sus hermanos y no pudo ir demasiado a la escuela, por lo que acabó siendo carpintero.

Los tres, como corresponde a la época, y al haber sido reconocidos por su padre, recibieron de éste los dos apellidos. José María, Julio y Luis se apellidaban Martínez de Ubago Lizarraga, por lo que el apellido de Rosa Oteiza se perdió por completo. De ahí que Lara, hasta mucho tiempo después, ni siquiera supiera el nombre de su bisabuela.

Rosa detiene una boda. Allá por 1908, aproximadamente, Rosa reaparece en la vida de José María Martínez de Ubago. En esa fecha, tanto él como su hermano Manuel (creador también del Monumento a los Fueros) trabajaban en Zaragoza, donde entre otras cosas crearon el precioso quiosco modernista de música. Según ha podido averiguar Lara, la reaparición de Rosa Oteiza fue sonada. “Parece ser que José María se iba a casar dentro de su clase social y Rosa Oteiza lo impidió, presentándose en la boda con los hijos de ambos. Sería un tremendo escándalo en la época”.

Tal vez a consecuencia de ese escándalo, José María Martínez de Ubago cambia su residencia y se marcha a San Sebastián. Los hermanos Julio, José María y Luis, también crecieron allá, en una pensión que probablemente pagaría el propio escultor. Pese a ello, no acudió a sus bodas ni conoció a los nietos que le dieron. Es más: como apunta Lara, “si alguien, por equivocación, llamaba a casa de los Martínez de Ubago oficiales de San Sebastián preguntando por alguno de los nuestros, la respuesta era que no hay más Martínez de Ubago en San Sebastián que ellos”. Es la parte de la familia que desciende de un matrimonio del escultor, ya maduro, con su secretaria, también casi adolescente. Le dio 5 hijos, entre ellos, la madre del compañero de clase de Lara.

Mientras, los hijos de Rosa y Jose María fueron creciendo en la Donostia en la que Martínez de Ubago fue arquitecto, político del Partido Radical de Lerroux e incluso alcalde. “Mi abuelo dibujaba muy bien, y ya adulto trabajó para su padre como delineante”, cuenta Lara. Así, trabajando de día para su padre y estudiando de noche, Julio consiguió el título de aparejador. No supieron nada de aquella madre a la que, probablemente, habrían visto por última vez en 1908, en el escándalo de la boda, cuando Julio tenía apenas 5 años. Aquella madre, para los tres hermanos, “había muerto joven”... pese a que Rosa, como veremos, seguía viva.

La verdadera historia de la matrona de los Fueros (y III).

¿Por qué los hijos de Rosa Oteiza, mientras se criaban en San Sebastián, en una pensión pagada por su padre, creyeron que su madre había muerto? Su bisnieta Lara, de lo que conoce y escuchó a su abuelo, se atreve a lanzar una triple hipótesis de lo que pudo ocurrir tras la boda que paró Rosa en Zaragoza, y el posterior traslado de José María Martínez de Ubago a San Sebastián. “Puede ser que Rosa y él siguieran juntos y, aunque no educara a sus hijos, les pasara algo de dinero e incluso, como he dicho, le diera trabajo a mi abuelo años después. Puede que, simplemente, Rosa dejara a sus hijos, a cargo del padre. O puede que ambos llegaran a un acuerdo por el que ella desaparecía del mapa a cambio de que a sus hijos les llegara dinero de su padre para pagar su educación”.

El caso es que los hermanos crecieron sin madre y también sin una figura paterna. Su madre, para ellos, estaba oficialmente muerta. O, tal vez, como apunta Lara, ellos renegaron de la existencia de su madre, por pura vergüenza o por ruptura del trato con ella.

Rosa vuelve... y cerca de Donostia. Pero Rosa seguía viva. Reaparece documentalmente en 1932, con 49 años. Y reaparece no en Pamplona, sino más cerca de San Sebastián: en Rentería. Según los datos que La Txistorra Digital ha recopilado, gracias a la digitalización de los archivos de Rentería, Rosa fue comadrona titular de la localidad entre 1932 y 1942.

Lara cree que el hecho de que viviera tantos años cerca de San Sebastián, donde residía José María Martínez de Ubago, abre la posibilidad de que la suya fuera una relación secreta e ilícita de muchos años. En cualquier caso, sobre la duración de los amores entre ambos únicamente puede especularse. El caso es que Rosa, al menos geográficamente, estaba cerca de sus hijos y ya incluso, en esa época, de sus nietos. La duda que tiene Lara es si Rosa estaba “cerca abiertamente o desde la distancia, manipulando los hilos para que José María no dejara de ayudarlos, pero sin que sus descendientes supieran de ella”.

A partir de aquí viene la leyenda urbana. Tanto Fernando Pérez Ollo como otros pamploneses dicen recordar, allá por los años 60, la presencia de Rosa en la capital navarra. Sus hijos, sin embargo, seguían viviendo en San Sebastián, y no tuvieron trato con ella. El caso es que Rosa, al parecer, fallece en la década de 1970, en Pamplona. Y la rama “bastarda” de los Martínez de Ubago, más de treinta años después, no recibió ninguna comunicación de los actos del centenario del Monumento a los Fueros. Y eso que eran descendientes directos del escultor del monumento y de la joven que sirvió de modelo. Pese a su azarosa vida, Rosa Oteiza, prácticamente no había existido para la Historia.

A Lara, de todo este periplo vital de Rosa, le queda el deseo de conocerla mejor, de conocer mejor los orígenes de su familia. Por ejemplo, querría ver fotos o dibujos de su bisabuela. “Tal vez los haya en la fundición Masriera y Campins, de Barcelona, donde se hizo la escultura”.


*Fuente:
La verdadera historia de la matrona de los Fueros (I).
La verdadera historia de la matrona de los Fueros (II).
La verdadera historia de la matrona de los Fueros (III).

lunes, 7 de febrero de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

DINASTIA


Maisuak galdetu duenean:
- Zein da Europak Erdi Aroaz geroztik jasan duen izurriterik latzena?
Haur txintxoak besoa altzatu eta, baimena eman diotenean, zalantzarik gabe erantzun du:
- Izurrite borbonikoa.


ERREGEA


Baten batek izendatuko zuen eta, lehoiak esan zuen:
- Neu naiz erregea!
- Nortzuk izendatu zinduten ba errege?
- Saiek, zakurrek, harrek...
- Orduan zeure kontura bizi direnek izendatu zinduten errege...
- Bai, baina beste batzuek ere izendatu ninduten errege...
- Nortzuk?
- Oiloek, arratoiek, tximinoek...
- Orduan bildurra dizutenek ere onartu zinduten.
- Bai ba!
- Orduan, zeure kontura bizi direnena eta bildurra dizutenen erregea izango zara akaso, baina ez zara gure erregea!


Joseba Sarrionandia, Hitzen ondoeza, Txalaparta, 1997.

viernes, 4 de febrero de 2011

Komikia: "La Ola" ["Olatua"]

Una novela ilustrada muy adecuada para entender cómo puede nacer y extenderse el fascismo... hasta que llega a ser demasiado tarde. Se encuentra en la Biblioteca del barrio.

La Ola komikiaren azala


   
Komikiaren fitxa:
La Ola
Jatorrizko izenburua: Die Welle - Graphic Novel
Morton Rhue
Stefani Kampmann
Itzulpena: Carme Gala
176 orrialde
17,5 x 24 zm., azal gogorrak
Prezioa: 19,00 €

Auzoko San Pedro Liburutegian badago.
[Prezioa liburutegian: 0 €, momentuz]





Hona hemen Komikia atalean luzatzen dizuedan bigarren proposamena, La Ola, Stefani Kampmann-ek egindako lehenengo eleberri grafikoa.
Morton Rhuek (Todd Strasser-en ezizena) idatzitako eleberri baten moldaketa da La Ola, "Hirugarren Olatua" esperimentu soziologiko polemikoan oinarritutako lana. Egiazko gertaera horretan, 1960. hamarkadaren amaieran, Kaliforniako Institutu batean, Ron Jones irakaslea saiatu egin zen bere ikasleei ikustarazten zein erraz eraman daiteke masa "alde ilunera".
La Ola komikian, Ross historiako irakasleak nazismoa azaltzen duenean, ikasleek ezin dute ulertu alemanen jarrera itsua eta naziek zein erraz manipulatu zituzten.


La Ola, 27 or.

Ikasleek zera baieztatzen dute: Haiek ez zituzten manipulatuko, nazien aurka altxatuko zirela. Orduan, irakasleak esperimentua abian jartzea erabakitzen du. Bi izango ditu helburu: batetik, jarrera faxistak nola sortzen diren azaltzea; bestetik, alemanei gertatutakoa edonoiz eta edonon gerta litekeela ikustaraztea. Hala ere, esperimentua eskutik joaten zaio eta arriskutsua izaten hasten da.


La Ola, 52 or.

Izan ere, Berlingo ilustratzaile gazte Stefani Kampmannek lortu egin du eleberri grafiko honetan jatorrizko liburan bizi den mehatxuzko giroa. Animatu eta irakurri, faxismoa, zorigaiztoko fenomeno politiko hori, iraganeko kontua ez baita.


La Ola, 159 or.

Hemen ere baduzue 2008an Dennis Ganselek zuzendutako "Die Well" ("Olatua") filmaren inguruko trailerra [01:33 m.]. San Pedro liburutegian badago.


Iturria: http://www.youtube.com/watch?v=azjctIF8xV4