sábado, 12 de febrero de 2011

Exposición: "China entre 1875 y 1945".

  “Txinako erretratuak 1875-1945. Britainiar Bildumetako argazkiak” erakusketa ikusgai egongo da N.U.P.eko Sario eraikinaren sarreran heldu den otsailaren 28ra arte. Erakusketa honetan 50 argazki biltzen dira, non erakusten den Mendebaldeak Txinari buruz zuen ikuspegia.


  El vestíbulo del edificio El Sario (edificio situado junto a la UNED)  de la Universidad Pública de Navarra, acoge hasta el próximo 28 de febrero la exposición “Retratos de China 1875-1945. Fotografías de las Colecciones Británicas”, una muestra organizada por la Universidad de Bristol y por Red Navarra de Estudios Chinos, de la que la Universidad Pública de Navarra forma parte.

Min Chin
Voitgländer, "Superb",
argazki-makina eskuan.
Egilea: Bingchang.
Urtea: 1940.

  La muestra reúne 50 fotografías que recorren determinados acontecimientos políticos y transformaciones económicas de China en este convulso periodo, así como escenas de la vida social cotidiana del país asiático. Las instantáneas fueron tomadas por fotógrafos profesionales o aficionados , a través de los cuáles podemos apreciar la visión que Occidente, especialmente Inglaterra y Francia, tenía de China.
  Los miles de extranjeros que desde el último tercio del siglo XIX hasta mediados del XX pasaron por el gigante asiático destinados como comerciantes, soldados, funcionarios en las concesiones de las potencias occidentales, o simplemente como viajeros tomaron, o compraron, fotografías de la China que vieron sus ojos. Estas instantáneas fueron a parar a bibliotecas y colecciones públicas y privadas en Occidente -principalmente en Gran Bretaña- , de donde se han rescatado para formar parte de la muestra que ahora se presenta en la Universidad Pública de Navarra.
  Pese a que una gran parte de los protagonistas de aquella China de mediados de siglo sea la gran ausente de la exposición (el Partido Comunista Chino, la Larga Marcha y la Construcción de aquella nueva China), estos retratos son una buena oportunidad para acercarnos al tan temido, ayer como hoy, "coloso de Oriente".
   
Fu Bingchang
Entre las fotografías se encuentra el retrato de una anciana con los pies vendados, aunténtico exponente de lo trágico que muchas de las costumbres ancestrales han supuesto para las mujeres de todo el mundo, siempre en nombre de supuestos cánones de belleza incuestionables por la tradición y el estatus social del momento.

He aquí unas viñetas de una novela ilustrada que he leído recientemente sobre la Revolución Cultural 
Una vida en China, p.56.
puesta en marcha por Mao en los primeros años de la China comunista. En las mismas, la propia abuela del protagonista nos explica el porqué de esa costumbre:




  • Nainai, ¿por qué llevas los pies vendados?
  • Y qué feos son!  ¿Aghhh!
  • Oye, Nainai, ¿Por qué te has hecho eso en los pies?
  • ¡Porque las mujeres deben tener los pies pequeñitos si quieren encontrar marido! Cuando tenía 2 ó 3 años, mi madre empezó a vendarme los pies... y luego seguí haciéndolo yo misma. Es igual con los hombres. ¡Qué feos parecen si no tienen una bonita trenza!.
   La escena en cuestión pertenece a El tiempo del padre, primer volumen de Una vida en China, novela gráfica escrita por P. Ôtié y dibujada por Li Kunwu, publicada por la editorial Astiberri en junio de 2010.

Una vida en China, p.57.



No hay comentarios: