jueves, 31 de marzo de 2011

Graffiti, hablan las paredes de la Rotxa (1): "Artikarrotxapea".

Atal berria landuko dugu Margolanak eta Auzoa Gaur etiketen baitan: "Graffitiak, kaleak mintzatzen dira". Horrela bildu nahi dugu gure auzoko kaleek ohikatzen eta xuxurlatzen dutena. Lehenengo honetan "Artikarrotxapea" kaleko museora hurbildu gara.


"Artikarrotxapea" pasabidearen sarrera Mogoteak Parketik.
Patxi Abasolo, 2011-martxoa-26.


Exposición:
“El arte de la calle: Artikarrotxapea”.
Lugar: Pasadizo Artikarrotxapea, Parque de los Mogotes.
Horario: 24 horas.


Se me ha ocurrido acercar a este Rincón de la Historia la exposición permanente sobre graffiti que se encuentra en el pasadizo Artikarrotxapea, lugar de acceso a Artika desde el parque de los Mogotes, en el extremo norte de nuestra Arrotxapea. El objetivo es rescatar una expresión artística que en nuestra ciudad sigue siendo muy mal considerada y perseguida.
He realizado una selección de las misma, la mayoría de ellas firmadas por la autora o autor del graffiti y el año en el que ha sido realizada, casi todas en los años 2010 y 2011.
"Artikarrotxapea" pasabidearen sarrera Artikatik.
Patxi Abasolo, 2011-martxoa-26
Museos de todo el mundo han llevado la cultura del graffiti a sus salas, dando lugar con ello a la paradoja de reconocer la labor de artistas que en la calle son perseguidos por parte de las autoridades supuestamente públicas, teniendo que hacer frente a multas de gran cuantía. Si bien es cierto que no todo graffiti es arte, no lo es menos que muchos de esos graffitis, además de dar vida a muchas de ellas, son auténticas obras maestras. Es el caso del graffitero británico Banksy, cuyos trabajos han conseguido un verdadero reconocimiento, también económico. De Iruñea son el grupo DBR Crew, cuyas siglas quieren decir “De Buen Rollo”. Más de una vez se han quejado los componente de este grupo de las dificultades que encuentran para poder expresarse en las calles de nuestra ciudad, muy al contrario de lo que sucede en Bilbo, Gasteiz o, ya fuera de Euskal Herria, en Barcelona. Como podemos ver en el graffiti del Tío Sam recogido más abajo, el arte y la crítica o compromiso político, no tienen porqué estar reñidos, tampoco en el mundo del graffiti.

“El arte de la calle: Artikarrotxapea”.

Fotografías: Patxi Abasolo, 2011-marzo-26.



  











martes, 29 de marzo de 2011

Paseo primaveral en la Rotxa.

Este pasado sábado fui a dar un paseo al extremo norte de nuestro barrio. Dejé atrás al Virrey de Armendariz (la rotonda que lleva su nombre), y me encontré con la Primavera. ¿O fue que encontré la Primavera por haber dejado atrás a aquel José de Armendáriz y Perurena, marqués de Castelfuerte? Navarro de Ribaforada, nació en 1670 y murió en Madrid en 1740, muy lejos de su tierra, como todo buen navarro o vasco (valga la redundancia) que se preste a medrar. Hombre de guerra prácticamente toda su vida, se encontraba ya a los veinte años en la guerra de Flandes. Luchó contra Aragón, Barcelona, Portugal y Sicilia, entre otros. Entonces todos ellos eran España. ¿Guerra entre españoles, entonces? Era gobernador y capitan general de Gipuzkoa cuando fue nombrado Virrey de Perú, es decir, el representante de la Corona española en aquellas tierras conquistadas a sangre y fuego. No sé porqué, pero me parece que me he vuelto a olvidar de la Primavera. Ya sabéis, quien anda entre Virreyes...

Ortzadarra Arrotxapean, P.Abasolo, 2011-martxoa-26.

Elorrioa-1, P.Abasolo, 2011-martxoa-26.

Elorrioa-2, P.Abasolo, 2011-martxoa-26.

Elorrioa-3, P.Abasolo, 2011-martxoa-26.

Elorrioa-4, P.Abasolo, 2011-martxoa-26.

Pues sí, las fotos a los pocos majuelos (elorrioak) supervivientes a las mil y un tropelías que ha sufrido el antiguo camino del Plazaola fueron realizadas al comenzar el paseo, con el sol por compañero, hasta que tuve que refugiarme en el museo Artikarrotxapea de una intensa lluvia que duró lo suficiente para empaparme de arriba a abajo. Gracias a ello, a esa estupenda lluvia, la vuelta la hice bajo la sonrisa de Mari , Ortzadarra, el Arco Iris que aparece en la primera de las fotografías. Lo del museo lo contaremos otro día. Aio!

lunes, 28 de marzo de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

LEGEBIDEA.

Errespetoa merezi duen arautegi bakarra trafiko arautegia dela esan omen zuen, Herbert Marcuesek. 
Baina semaforoak hamaika urtez aldaketarik gabe gorria markatzen badu, orduan ez du errespetorik merezi.

LUZENKERIA.

Euskaraz hitz lizunik ez dela esan ziguten. Baina, ez da izango ba! Hamaika hitz lizun entzuten da, merkatu beltz semantikoan. Dirua bailiren erabiltzen dira.
Hitz lizun bat: "maitasuna". Pulpitoko apezaren ahoan, poeta erromantikoaren luman, telebista anuntzioaren irudiekin...
Lizuna da, zer esanik ez, "aberria". Baina "herri" hitza ere nahiko lizuna izan daiteke.
Beste hitz lizun bat "askatasuna" da.
Oso lizuna egin da baitaere: "bakea". Bakea oso lizuna da batez ere taktikoki sarraskiaren estrategia jarraitzeko erabiltzen denean.
Oso lizuna da "demokrazia", agintarien moldean errepikatua.
Merkatu beltz semantikoan merke, ia debaldean, erositako hitz dira. Sos faltsua lez pasatzen dira eskurik esku, eskuak ere lizuntzen dituztela, ematen dutena baino gehiago eskatuz.
 
 
Joseba Sarrionandia, Hitzen ondoeza, Txalaparta, 1997

sábado, 26 de marzo de 2011

Elkartasun koloreak: Epifanio Arana Narbarte.


Epifanio Arana, Irria aldizkaria, 2011ko martxoa.

Arrotxapeako Epifanio Arana dugu hil honen Irria aldizkariaren "Elkartasunaren koloreak" ataleko protagonista. Orrialde horretan tokia gorde dute mundua kolorez betetzen duten eta elkartasunaren bandera lau haizetara zabaltzen duten pirata maitagarrientzat. Hona hemen Epifanioren historia:



Epifanio Arana, Elkartasuna bizikleta gainean.

Aitona maitagarria da Epifanio. Iruñean jaio zen duela 78 urte, Arrotxapea auzoan. 50eko hamarkadan, txirrindulari handia izan zen. Hainbat aldiz izan zen Nafarroa Garaiko txapelduna, eta Espainiako mendiko Txapelketa ere irabizi zuen. Iruñean bertan bizi da gaur egun ere, Carmen emaztearekin, eta denbora pasatzeko lagun dituen ametsekin.
Duela lau urte, esaterako, koadroak margotzen hasi zen, olioarekin. Denbora gehiago eskaintzen dio, ordea, 
Irria aldizkaria, 2011ko martxoa
bizikletak konpontzeari. Hori du zaletasun gustukoena. Etxabakoitz auzoko biltegi batean ordu asko ematen ditu horretan. Erretiratu zenetik, 2.000 bizikleta baino gehiago konpondu ditu bertan, behar dituzten herrialdeetara bidaltzeko: Afrika (Kamerun, Ghana, Ginea Bissau, Benin...) eta Haitira, batez ere.
Lagun batek, Estebanek, urtero, bere kabuz, erabilitako arropaz eta konpondutako bizikletaz betetako dozenaka eta dozenaka edukiontzi bidaltzen zituen Afrikako zenbait herrialdetara. Estaban, ordea, duela zenbait hilabete hil egin da, eta orain inork ez du bitartekorik jarri nahi konpondutako bizikletak bidaltzeko. Ehun bizikleta baino gehiago dituzte dagoneko zain, konponduta, edukiontzi berriak noiz aterako. Bizikletak ez ezik, gainera, Etxabakoitzen, arropaz betetako biltegiak ere zainl daude. Biltegiak ere, ordea, laster desagertuko dira, abiadura handiko trena igarotzeko botako baitituzte.
Epifaniok badaki, laster, bere eskuekin konpondutako bizikletak ez direla urrun helduko. Bitartean, bizikletak konpontzen jarraituko du, eta irribarrea emazteari, ingurukoei eta, batez ere, sei ilobei pintatzen ahaleginduz.

viernes, 25 de marzo de 2011

Hamaika TVn.

Martxoaren 9an Hamaika Tv-n izan nintzen, 1512-2012 Nafarroa Bizirik-eko kide gisa. Lehenengo aldiz Plato batean, kamaraz inguratuta. Egun Araban, Bizkaian eta Gipuzkoan euskaraz ikus daitekeen Telebista-proiektu interesgarria benetan. Gainontzekoetan, Interneteren bidez ikusteko aukera ere badago. Hamaika Tv eta hamaika langile, horiek guztiak gazte, egitasmo berri guztietan gerta ohi bezala. Hasierako urduritasuna gaindituta, ezin hobe eman genituen 20 minutu horiek, oso giro atseginean. Tira, bada, nola ez bildu esperientzia berri hori gure Historiaren Txoko honetan, ezta? Ea laster gainontzeko lurraldeetan ere zuzenean ikusteko aukera dugun. Hala bedi!


Badirudi hainbat ordenagailutan ez dela elkarrizketa ikusten. Nik ere ez dakit zergatik, programaren bat beharrezkoa ote? Hona hemen Hamaika TVarekiko lotura: "Elkarrizketa: 1512-2012 Nafarroa Bizirik".


jueves, 24 de marzo de 2011

Danzas, igualitarismo y presencia femenina.

El pasado 5 de marzo recogí parte de la entrevista que Fermin Munarriz realizó al irunidarra Juan Antonio Urbeltz. Si en esa ocasión fueron las explicaciones de Urbeltz en torno al sentido de los Carnavales o Inauteriak, hoy quiero hacerme eco del repaso realizado a la evolución de los bailes, su aportación en la recuperación de los mismos con la reconstrucción de Axuri Beltza, y sus reflexiones sobre el igualitarismo vasco y, como consecuencia directa de éste, sobre la ausencia de héroes en la sociedad vasca.

A. Canellada, Gara, 2011-01-30.
Desde los tiempos de Estrabón -hace 2.000 años-, que habló en su «Geografía» de los bailes de  los vascones en luna nueva, han sido muchas las referencias de este tipo entre viajeros y estudiosos. El propio escritor zuberotarra Augustín Chaho afirmaba que «la diversión favorita de los vascos es la danza»...
Sí, hay muchos testimonios... Lo que pasa es que en el siglo XVIII interviene la Iglesia para acabar con nuestras danzas sociales, las danzas en cadena -por eso sólo han quedado sokadantzas, que son protocolarias-, porque no podía integrar las culturas campesinas de Europa, que son muy anteriores a la formación del cristianismo. En la primera cristiandad, la danza está asociada a los misterios: a los de Mitra, a los paganos, etc. y la Iglesia sabía que no podía integrarlos.
En los bailes de diversión, hombres y mujeres se tomaban de la mano para bailar. Los jóvenes iban a buscar a la chica y se establecía la cadena de la mano. Estoy convencido de que al tomarse de la mano había un código de presión con los dedos que permitía al chico y a la chica establecer una comunicación para quedar, para conocerse, para verse, para lo que fuera... Eso les permitía comunicarse en presencia del párroco, del alcalde, de los padres... sin que nadie se enterase. La Iglesia sabía esto por el secreto de confesión e introdujo el pañuelo entre las manos; así el chico y la chica quedaban a un metro [risas]...

La danza vasca es, fundamentalmente, colectiva en la participación. ¿Cómo es en la creación?
Las danzas no las crea todo el pueblo, el plano creativo es individual. Puede llegar un momento, por la razón que sea, en que hay un txistulari más inspirado y crea... Antiguamente también había maestros de danzas que se desplazaban de un sitio a otro enseñando bailes de palos, etc. para las fiestas tradicionales. Pero también hay un fondo viejísimo del folklore europeo que es una especie de aerobic que busca la formación física del joven para colocarlo bien formado en la sociedad de adultos. Hay en Gipuzkoa, en Zuberoa, en Bizkaia, en Nafarroa... en todo el país en general. No era la danza como se entiende hoy desde un patio de butacas. Aquellas danzas estaban unidas al juego de la pelota y a la esgrima con palo, un arma terrible en la cual los nuestros eran gente muy valiosa.
Oteiza tiene unas reflexiones geniales sobre la pelota; es un juego interesantísimo: no se tiene al contrario delante, sino al lado, detrás... Nuestros mayores disfrutaban viendo la habilidad de los chicos bailando -agilidad, fuerza física- y también jugando a la pelota y en la esgrima con palo, que era más secreta, más oculta, pero existía y se ha mantenido en muchas culturas.

¿Qué supuso para usted el hallazgo y reconstrucción del baile «Axuri beltza»?
Éramos muy jóvenes. Marian Arregi -luego mi esposa- y yo fuimos a Otsabagia en 1966 a aprender bailes. En el hostal Orialde cogimos dos folletos sobre los valles del Salazar y Roncal, editados por la editorial Auñamendi de Bernardo Estornés Lasa, que vivía en Donostia. En uno de los folletos se mencionaba una «danza de mozas de Jaurrieta» y daba una melodía. Para entonces conocíamos a mucha gente en Salazar, pero aquello me llevó a encontrarme con Estornés Lasa para tener más información. Nos confirmó que era un baile de muchachas, que lo había tomado del cancionero de Azkue. Miramos allá y, efectivamente, lo indicaba, pero decía que era un ritmo de mutildantza o muxiko. Mi mujer y yo lo montamos, tomamos las dos partes de la melodía, una la bailamos como una mutildantza y la otra como un muxiko.

¿Qué fantasmas espantamos con más frecuencia los vascos?
Posiblemente tenemos más problemas en lo que no espantamos. Somos una sociedad con unas características y unas tendencias igualitarias que me parecen importantes. El aspecto igualitario de nuestro viejo mundo hace que lo colectivo prime sobre lo individual; éste es un concepto muy viejo, que impide el nacimiento del héroe.
Los vascos no tenemos héroes; socialmente no hay héroes. Por ejemplo, cada familia sabe dónde pelearon los suyos en la Guerra del 36, pero la guerra es para olvidar. En las carlistadas, por ejemplo, no hay héroes; hay un caudillo famoso, Zumalakarregi, pero el pueblo vasco no lo considera un héroe caballeresco en el sentido heroico.
Esto nos crea una dificultad: el líder social, que sería la otra cara del héroe, también tiene muchas dificultades aquí para funcionar porque el igualitarismo cercena muchas cosas.
Por otra parte, la no existencia del héroe quiere decir que hay una buena presencia femenina, porque es la mujer la que no quiere héroes en ninguna sociedad. En las que hay héroes están impuestos por el hombre.

Para leer la entrevista íntegra: Entrevista a Juan Antonio Urbeltz.

martes, 22 de marzo de 2011

Picassoren GERNIKA 3 Dn.

Ez dakit Pablo Picassoren Guernica zuzenean ikusteko aukera izan duzuen. Duela 25 urte, Madrilera egindako lehenengo bidaian, hori izan zen egin nuen lehenengo gauza: Prado museoko El Retiro aretoan zegoen Guernica ikustera joatea. Zinez, ederra iruditu zitzaidan. Ez dut berriro zuzenean ikusi. Georgiako Unibertsitateko Lena Gieseke 3 Dn egindako lan honekin, hala ere, orduan eragindako zirrara bera sentitu dut. Zer deritzozu?


[http://www.youtube.com/watch?v=I_65LYLzvvI&feature=player_embedded
Iraupena: 02:54 minutu]

Urteak eman ditu Gernika-Lumo udalak Guernica Gernikara eraman dezatela eskatzen. Hurrengo apirilaren 26an 74 urte beteko dira Gernika bonbardatua izan zenetik. Hori dela eta, atxikimendu-kanpaina bideratu dute zilegi den aspaldiko aldarrikapen honen alde. Beraz, animatu eta sinatu: "Guernica Gernikara".

lunes, 21 de marzo de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

 KLASEAK.


Estudianteena da sektorerik iraultzaileena, klaserik gabeko gizartean bizi nahi luketelako.

KOMUNISMOA.

Komunista izatea, gure gizartean, putakumea ez izateko modu bakarrenetako bat da, komunistek komunista izatea, behin baino gehiagotan, putakumea izateko beste modu bat bihurtu arren.

KONTSUMITU.

Aditz transitiboa da, baina aditz intransitiboa bihurtzen ari da. Populazioak kontsumitu egiten du hau edo hura, baina populazioa aldiberean kontsumitu egiten da.


Joseba Sarrionandia, Hitzen ondoeza, Txalaparta, 1997

sábado, 19 de marzo de 2011

Oskar, Piloto Suicida e Insumiso.

Honetan Oskar Beorlegi Otsoaren bizipenak izango ditugu aztergai. Bai, Arrotxapeako idazlea (Piloto Suicida), Marea-ren hainbat kanturen hitzen egilea, frankotiratzailea, musika-kritikaria, tabernari langabetua... eta, beste garai batean, gazte intsumitua. Oscarrek musikan eta literaturan izandako ibilbidea ezagutu nahi izanez gero, hona hemen bere blogetako bi: Beorlegui in rock y el pilotosuicida literaturapunk.  Hala ere, Oskar intsumitua izango dugu gaurko protagonista.

- Patxi Abasolo: Haznos tu propia presentación.
- J. Óscar Beorlegui Ochoa, Iruñea/Rotxapea; hostelero en paro, buscavidas, comentarista musical y mis labores literarias. 44 años de edad “física”, no sé cuántos de edad mental.  Estudié hasta 3º de filología en la Universidad del Opus asentada en Navarra: me sirvió para saber qué no quería ser… 

- ¿Por qué te negaste a ir a la mili?
- Por falta de vocación, y lo que no es vocación, es equivocación. Me negué de raíz por llevar la contraria a la familia y al Sistema. Desde siempre tuve claro que no iba a ir. Vivía en la Rotxapea, donde sigo residiendo.
- ¿Qué pasos diste hasta hacerte insumiso?
- Primero me lo hice con prórrogas por estudios, incluso falsificándolas; era sencillo, a la vista de la abulia de la Institución, que alcanzaba hasta al militar que las cuñaba. Cuando se vio claro lo de la Insumisión, me autodenuncié (tuve que hacerlo dos veces, la primera de ellas “extraviaron” mis papeles) y me tiré de cabeza.
- ¿Qué supuso esa elección en tu vida?
- Entrar en búsqueda y captura y tener que largarme de casa de mis padres; en ese sentido estuvo bien la cosa: si no tal vez viviría allí todavía.
- ¿Cómo reaccionó tu entorno de amigos y familia?
Los amigos, bien, la familia… Mal, en un principio. Después, lo asumió, qué remedio.
 - ¿Qué nivel de implicación tuvo la sociedad navarra y el barrio?
Muy buena, en general.
- ¿Cuáles fueron las acciones o movilizaciones que recuerdas de forma especial?
Las manis de los jueves desde el gaztetxe hasta la cárcel, los “agurrak” de Eguzki Irratia, el paso del segundo al tercer grado del colectivo insumiso en verano de 1993, los intentos de dividir a los insumisos presos (perfectamente desarticulados), los primeros “plantes” (en diciembre de 1993 y febrero de 1994), las navidades de 1993, en las que hice de Olentzero Insumiso, el concierto de Negu Gorriak y S.A. de mayo de 1994 y lo que supuso, la puesta de largo de Nafarroa Intsumitua, el bolo de Mala Fama, en la cárcel de Pamplona, montado por mí por dos razones: porque era el “manager” del grupo (para asegurarme la presencia de público en un concierto, al menos) y para ver cómo era la cárcel por dentro…
El Piloto Suicida
- Háblanos de tu experiencia en la cárcel.
- Estuve alrededor de diez días en segundo grado y unos nueve meses en tercero. Tengo  muy buenos recuerdos de los presos en general; qué verdad que en el estado español, para conocer gente buena, legal y con palabra hay que ir a la cárcel.
- Los insumisos tuvieron que sufrir la dispersión, algo que hoy día sigue siendo una triste realidad ¿Cómo la viviste tú?
- No me tocó; la verdad es que más que un castigo para el preso (ojo, que no digo que no lo sea) es todo un castigo y un chantaje para sus familiares y amigos. Si sabes por qué estás dentro, medidas así, pese a que te puteen, incluso te fortalecen. Creo que la pena de prisión es como la muerte, algo que sufren más los allegados que quienes la padecen. Claro, siempre y cuando, insisto, se tenga claro por qué se está en el agujero. Me imagino que si un día se te va la olla y te despiertas en el talego sin saber qué has hecho, cómo has llegado, será otro cantar…
- ¿Qué dinámicas de protesta manteníais en la cárcel?
- “Sentadas” en el tercer grado, aporreamiento de puertas de las camaretas, reclamar a la noche constantemente la presencia de los bokis con cualquier excusa de lo más peregrina solo por molestarles…
- En febrero de 1997 el insumiso de Iruñea Unai Salanueva, de veintidós años, se suicidó poco antes de incorporarse como cada día a la prisión; se encontraba “disfrutando” del tercer grado, ¿cómo viviste esa noticia?
- Me pilló trabajando en el Zumadi, de Burlata, en puertas de mi detención (aunque, evidentemente, no lo sabía) tras dos años largos en búsqueda y captura; me cazaron en marzo de 1997; era un momento político muy convulso; la ETA demostraba estar en forma y ese mismo día, tres días después de que apareciera muerto un preso político en un talego, apareció ahorcado en su caserío, en extrañas circunstancias, un miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna llamado, como todos los restantes, a ser encarcelado. Fue un mes de febrero duro.
- ¿Cómo interpretas las “amnistías” encubiertas concedidas por los Gobiernos españoles?
- Como algo propio del país de charanga y pandereta en el que vivimos, con todos mis respetos hacia las charangas y las panderetas. Hecha la ley, hecha la trampa, no sabían qué hacer con la que les liamos. Quedó claro que para cada colectivo de ciudadanos presos  hay una vara de medir.
- ¿Qué valoración haces de todo aquello con dos décadas de por medio?
- Muy positiva; por un motivo o por otro (la verdad es que en torno a este asunto, el de la Insumisión, hubo de todo, como en botica) desobediencia siempre! Pensar, dudar y luchar, en ese orden. No pasar por ningún tipo de aro por la cara, ni de txikis por los de los hula hops tan siquiera!!
- ¿Qué mensaje transmitirías a un joven de hoy?
- Que autogestione su vida, si puede, pero principalmente su mente, que eso sí que se puede autogestionar. Que trate de ser autosuficiente en la medida de lo posible. Que no se deje adoctrinar por nada ni por nadie, ni tan siquiera por opiniones como ésta. Que se aleje de todo tipo de pontífices, de los de Roma y los de bar. Que trate de ser él, en todo momento. Que tras pensar y dudar actúe en consecuencia. Que la desobediencia es el verdadero motor del mundo y de cuantos cambios en el mundo se producen y se han producido. Que es posible pedir lo imposible y conseguirlo… ¿sólo un mensaje?
- ¿Qué significa ser insumiso aquí, en la Rotxa, en el año 2011?
- No lo sé; a día de hoy, reivindicar el poder fumar en los bares. Triste realidad, en qué ha acabado el concepto “insumisión”


Historia de la Insumisión desde la Rotxa:

jueves, 17 de marzo de 2011

Pablo Etxegarai insumiso a la provisional.

El rotxapeano Pablo Etxegarai fue el primer insumiso que renunció a la libertad provisional. Aunque se pudo librar de la cárcel, prefirió ir a ella en un gesto de solidaridad con sus compañeros. Entonces trabajaba en la carnicería Abinzano, que su familia regentaba en la esquina de la calle Monasterio viejo de San Pedro, a orillas del río Arga. Como él mismo solía decir bromeando, Pablo era "el  único insumiso manchado con las manos de sangre". Hará ya casi tres años que la tienda se cerró definitivamente.
Han pasado muchos años desde que Juan Carlos Luquia le entrevistara en la revista Ezkaba. Recogemos aquí algunas de aquellas preguntas y respuestas.

- ¿Por qué insumisión?
"Abinzano alokatzen da", Patxi Abasolo ( 2011-martxoa-17)
- Porque es necesario […] Todos los comportamientos negativos de la sociedad tienen un origen militar: jerarquías, sexismo, discriminación y violencia se ven reflejados en la mili.
- ¿No es mejor la objeción que la insumisión?
A nivel personal, sí, ya que tiene menos riesgo. Pero si cumples la Prestación Social Sustitutoria no alcanzas nada socialmente. Nosotros no nos hacemos insumisos para no ir a la mili, ni por conseguir un beneficio, sino por obtener un bien social y lograr que se pueda vivir tranquilamente sin tener que ir obligatoriamente a la mili. A nosotros nos ha tocado pagar los platos rotos, pero algún día podremos disfrutar del goce de ver que otras personas no irán a la mili porque nosotros fuimos a la cárcel.
- ¿Cuá es la solución al problema del ejército? ¿Ejército profesional, voluntario…?
- La solución ideal sería que no existiera. Nosotros perseguimos a largo plazo su desaparición, como única forma de un cambio social profundo. Si lo consiguiéramos, los problemas sociales cambiarían. Todo el dinero que se invierte en armas podría destinarse a solucionar estos problemas. Por ejemplo, en viviendas, educación especial, asistencia a personas conflictivas… así la gente que está en la cárcel sería normal. Esta situación es un poco utópica pero, quizás, se llegue a conseguir a muy largo plazo.
- ¿En Navarra hay muchos insumisos que aún no han sido juzgados?
- Sí, hay muchos y se están acelerando los juicios para intentar juzgarlos a todos. Pero no será posible porque la situación es insostenible. No se puede aceptar que la mitad de los juicios actuales sean por insumisión.
"Abinzano alokatzen da", Patxi Abasolo ( 2011-martxoa-17)
- ¿Tenéis algún respaldo político?
- Respaldos políticos recibes todos los días, tanto de individuos como de partidos políticos, sindicatos, colectivos sociales… Hemos recibido apoyo de todos, excepto del PSOE y de UPN. De hecho, Izquierda Unida fue a la cárcel a visitarnos; HB quiso ir, pero las Instituciones Penitenciarias de Madrid les negaron el derecho de entrada.
- ¿La insumisión se centra en Pamplona?
- La insumisión es a nivel estatal, pero es indiscutible que en Euskal Herria tiene mucha más fuerza. Navarra es la provincia que más insumisos tiene por número de habitantes, comparándolo con Europa.
- ¿Es la insumisión como una lucha contra el poder establecido?
Así ha sido desde el principio, ya que el ejército es parte del Gobierno y, por tanto, del poder establecido. La insumisión siempre ha puesto en duda el principio de autoridad y de poder.
- ¿Has recibido rechazo por parte de alguien de tu entorno familiar o de tus amistades?
- Todo han sido apoyos. Al principio, el ir a la cárcel no fue entendido por ciertos sectores de mi familia por negarme a firmar mi libertad condicional por solidaridad con mis compañeros. Pero en cuanto fui a la cárcel, lo entendieron rápidamente. He recibido apoyos muy sólidos. […] Por esta parte, ha sido muy emocionante porque te sientes más cercano a la gente que te quiere y te rodea.
- ¿Qué supone entrar en la cárcel?
- Es muy fuerte al principio. Te encuentras con un mundo totalmente nuevo: delincuencia, drogas… un mundo como irreal y desconocido, con comportamientos y valores que no son los tuyos. Es gente conflictiva, violenta, problemática, pero no por nacimiento o deseo, sino porque han tenido una vidas muy “jodidas”.
- Hablemos un poco de justicia, ¿qué tal los jueces?
- Mal. Yo tenía una buena imagen de la Justicia, jueces y juicios. Pero después de ver todo lo que he visto, tengo peor imagen. No tiene sentido que a una persona se le juzgue por sus ideas.
Entonces, ¿podríamos hablar de un juicio político?
Lo son. Cuando me juzgaron preparé una defensa política. Defendí mis ideas. Estaba allí por ellas y no por un hecho concreto.
- Por último, ¿merece la pena ir a la cárcel por tus ideas?
Sí. Vamos a conseguir algo y pronto, y será por la gente que se ha hecho insumisa, que ha sido juzgada y ha estado en la cárcel. Dentro de unos años, tendremos el orgullo de decir que si la gente no va a la mili, es gracias a que estuvimos en la cárcel.


martes, 15 de marzo de 2011

El Carbonero que había caído soldado.

  En los próximos días vamos a transcribir las entrevistas integras realizadas a otros dos insumisos del barrio: Pablo Etxegarai y Oskar Beorlegi. La del primero fue publicada por la revista Ezkaba  hace ya más de una década. La última le fue realizada al Piloto Suicida con posterioridad a la publicación del artículo de la Ezkaba "La Insumisión en la Rotxa: No al servicio militar".
  No obstante, y para entender lo que supuso esa llamada a filas para los jóvenes vascos tras su imposición legal una vez finalizadas las contiendas bélicas carlistas (ver "La Insumisión en Navarra: una constante histórica"), voy a copiar algunos pasartes del relato breve titulado "El carbonero", escrito por Pío Baroja y recogido en el volumen "Cuentos" publicado por Alianza Editorial en 1990.

El carbonero.

[...] Aquél día, como los demás, Garráiz bajó por una senda a la hondonada en que se veía la borda, una borda tosca de piedra, con una puerta y dos estrechas ventanas.
- Buenos días - dijo al entrar.
- ¡Hola, Garráiz! - le contestaron de dentro.
[...]
- Otra cosa me han dicho a mí - añadió uno de los carboneros.
- ¿Qué? - preguntó Garráiz.
- Que el hijo de Antón y tú habéis caído soldados.
Garráiz no replicó; pero su cara adusta se oscureció más. Se levantó de la mesa, llenó un cubo con brasas de la lumbre y volvió al sitio donde trabajaba; arrojó el fuego por el agujero del vértice del horno, y cuando vio las espirales de humo que comenzaban  a salir lentamente, se sentó en el suelo al borde del mismo precipicio.
[...] lo que le exasperaba, lo que le llenaba su espíritu de una rabia sombría, era el pensar que le iban a arrancar de su monte aquellos de la llanura, a quienes no conocía, pero a quienes odiaba.
- ¿Por qué - se preguntaba él - iba a obligarle nadie a salirde allí? ¿Por qué iba a defender a nadie cuando no le defendían a él? Y, sombrío e irancundo, empujaba con el pie las grandes piedras del borde del precipicio y las veía caer en el vacío, saltando aquí, rodando allá, arancando arbustos, hasta desaparecer e irse al fondo del derrumbadero.
Cuando las llamas rompían la coraza del barro y de hierbas que la sujetaban, Garráiz cogía su larga pala, e iba tapando con barro los boquetes hechos por el fuego.
[...]
Y la noche avanzaba y las sombras en masa subían al valle. Densas humaredas se escapaban del horno y a veces montones de chispas.
Garráiz contemplaba el abismo que se extendía ante él, y, sombrío y taciturno, enseñaba el puño a aquel enemigo desconocido que tenía poder sobre él, y, para manifestarle su odio, tiraba hacia la llanura las grandes piedras del borde del precipicio.

lunes, 14 de marzo de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant


JABETZA

Obreroak, obreroen obra obreroena dela hasi ziren esaten lantegian, jabetzaren logika nahaspilduz.
Jabetza lapurreta dela ere esaten zen. Lurra laborariaren dela hasi zen zabaltzen baserrietan.
Ugazaba aberatsek ez zuten logika errebeldearen aurkako argudiorik, harik eta apeza -arima trafikante ezaguna- pulpitotik mintzatu zen arte:
- Obra obreroarena dela? Soroa baserritarrarena dela? Baina, arraultza oiloarena da ala!


Joseba Sarrionandia, Hitzen ondoeza, Txalaparta, 1997.

jueves, 10 de marzo de 2011

1522-2011: AMAIURko Gaztelua.

El 13 de marzo tenemos una cita en Amaiur. La Iniciativa 1512-2012 Nafarroa Bizirik hace un llamamiento a homenajear a quienes hace 500 años defendieron el Castillo de Amaiur, y con él la independencia de Navarra. Más información: http://www.1512-2012.com./

1522-2011: AMAIURko Gaztelua.
Adore handiko erresistentzia.


Amaiur-2011.

Ordurako nafar independentistek kontrolatzen zuten lurraldea oso murritza zen. Jauregizar, Jaso, Azpilkueta, Ezpeleta, Mauleon, Belzunce, Medranoko Belaz eta beste sendi gutxi batzuek 1521-1522 tarteko neguan euren babespean zituzten lurraldeak honako hauek ziren: Nafarroa Beherea, Donibaneko gotorlekua, Zangozako merinaldeko gune batzuk, Bidasoako bailara eta Hondarribiako plaza. 1522ko hasieran espainiarrek Amaiurko gaztelua hartzeko prestakuntzei ekin zieten. Iruñea, Tutera eta beste hainbat herri behartuak izan ziren erregeordeari dirua uztera, kanpaina horri ekin ziezaion. Bidaian erabili zituzten animalien jabeek halabeharrez joan behar izan zuten Amaiur konkistatzera zihoan armadarekin, hori baitzen euren ondasuna berreskuratzeko modu bakarra. Zaldun eta noble guztiei Amaiurko kanpainan parte hartzeko deia egin zieten. Azaltzen ez zena erregearen traizioa egiten zion.
  10.000 soldadu inguru eraman zituzten aipatu gaztelu hori setiatzera. Gaztelu barruan ehun lagun inguru besterik ez zen. Beste ehun lagun inguruetan saiatu ziren espainiarren ahalegina zapuzten. Azkenean gaztelua espainiarrek gaztelua konkistatu zuten. Amaiurko harresiak defendatu zituzten gudariek erakutsitako adoreak eta erresistentziarako gaitasunak aho bete hortz utzi zituzten setiatzaileak. Armada inperialak 16 artilleria pieza erabili zituen, ordurako zaharkitua zegoen gaztelu baten aurka, baina gotortuek tinko eutsi zioten. Are gehiago, bi kainoi eta kulebrina bat apurtzea lortu zuten.
  Heroikotzat jo daitekeen barne erresistentzia horrek armada inperiala dorre nagusia dinamitatzera behartu zuen. Horixe izan zen amaieraren lehen urratsa. “Kubo handia [dorre nagusia] minatua eta eraitsia izan zen eta horren bidez irabazi ahal izan zitzaion etsaiari”, beti ere irabazleen kroniken arabera.
 Espainiarrek kanpaina horretarako maileguan jasotako dirua ez zuten sekula bueltatu. Bildutako zorrei aurre ez egiteko, erregeordeak bere kargua behin behinerako utzi zion Leringo kondeari. Honek hainbat eta hainbat ordainketa atzeratu egin zituen eta gutxi batzuei bueltatu zien dirua.
Espainiar erregeak bi zedula sortu zituen. Haietan itxurazko barkamen publiko bat iragarri zuen. Praktikan, aipatu bi agiri horien bitartez “maiestatearen aurkako” kriminalak zeintzuk ziren zehazten zuen eta bere ondasun guztiak enperadorearen hurbilenekoenei eman zizkieten. Epaiketa gehiago izan zen, baita heriotza zigorrak ere; Martin Bertiz “zaharra”ri, Juan Pérez Azpilkuetakoari eta beste batzuei ezarritakoak, esaterako.[1]


  "Zatoz!", 1512-2012 Nafarroa Bizirik.


[1]             “Konkistak 500 urte: Deuseztatu ezin izan duten oroimena” liburutik hartua. Orreaga liburudendan eta Ipar Gorri-n salgai. 10 €.
 

martes, 8 de marzo de 2011

Historia de la Insumisión desde Arrotxapea (2ª parte)

Otsailaren 15ean argitaratu genuen blog honetan Intsumisioaren inguruko lehenengo artikulua, "La insumisión en Navarra, una constante histórica". Bigarren emanaldi honetan,  Arrotxapeako hiru intsumituen bizipenak bildu ditugu. Hurrengo batean, Bruselaserako bidaia kontatuko dugu, non auzoko bi intsumitu polizia-etxera atxilo eraman eta asilo politikoa eskatuko duten. Artikulu hauek guztiak auzoko Ezkaba aldizkarian argitaratu/ko dira.


La INSUMISIÓN en LA ROTXA:
“No al Servicio Militar Español”


Intsumituen argitalpenak

  He aquí la experiencia de tres vecinos del barrio, representativas de otras tantas situaciones por las que los jóvenes vascos insumisos tuvieron que pasar tras aquel rotundo “¡NO a la Mili!” en los años 80 y 90.

Patxi Villares Loigorri, “joven” de 40 años y de la Rotxa de toda la vida, es actualmente repartidor. En un principio se hizo objetor de conciencia y, posteriormente, insumiso a la Prestación Social Sustitutoria. “Cuando yo cumplí los 18 años no había insumisos y la única opción era ser objetor de conciencia”. Lo tenía claro: “no quería colaborar con el ejército español”. Cuando fue llamado a realizar la PSS, 18 meses en la Cruz Roja, “tampoco quería cumplir con la obligatoriedad” que ello implicaba, sin olvidar que, además, “fue una apuesta colectiva, un paso más de la lucha en contra de la mili”.
Xanti Kiroga Astiz, de 41 años, se crió en la Rotxa, donde vivió hasta los 25 años, barrio en el que sigue habitando su familia. Hoy vive en Uharte, tiene dos hijos y es concejal de la Izquierda Abertzale.
“Por aquel entonces yo era militante de Jarrai y como tal, participé en aquellos intensos debates que se daban en el barrio. Me tocó ser de los últimos militantes que fuera a la mili y al mismo tiempo, de los primeros que se sumase a la estrategia de la insumisión aunque en mi caso, fuera una deserción. La cuestión es que yo fui a Melilla en mayo del 90 como consecuencia de una mezcla de presión familiar, curiosidad y rebeldía política”.
Tras unos meses codeándose “con regulares y cabras de la Legión”, Xanti dejó Melilla y junto con varios compañeros catalanes, respondió activamente a la llamada de la Comisión contra la Guerra del Golfo. En una carta manifestó su negativa a colaborar con un ejército “que tenía por misión impedir la independencia de mi país y al mismo tiempo mantener un orden mundial que expoliaba las riquezas de otros muchos pueblos del planeta”.
Yo, Patxi Abasolo Lopez, tengo 43 años, y vine a la Rotxa en 1999. Navarro de Lumo, estos últimos años tengo como profesión contador de historias, tanto en las aulas como fuera de ellas. Y dos hijas que no se cansan de repetir: “Aita, ipuin bat!”. Los primeros años como insumiso los pasé fuera de Euskal Herria y, si me he animado a incluirme en estas páginas, es porque opté por lo que entonces llamábamos insumisión total, es decir, vivir bajo esa situación de “búsqueda y captura”. No tenía ninguna intención de acudir tan siquiera al juicio. Entonces me movía con el movimiento okupa madrileño, ciudad en la que viví durante siete años. Buenos recuerdos del Centro Autogestionado de Minuesa, al pie del rastro, muy buenos recuerdos. Envié una carta al responsable de mi destino, en el Ferrol gallego: no a ese ejército extraño para mi Pueblo y que se ha destacado siempre por valores como el autoritarismo, el machismo o la opresión a otras culturas.

Patxi Villares epaiketatik ateratzen.
 En todos estos casos, la opción tomada tuvo un gran coste para los jóvenes insumisos, a todos los niveles: personal, familiar, laboral… y represivo, ¡cómo no!.
Patxi Villares trabajaba en Mercairuña. “Optar por la insumisión supuso perder el trabajo, pasar a estar en búsqueda y captura, y por lo tanto tener que abandonar la casa de mis padres durante meses para poder llevar a cabo las dinámicas y acciones a favor de la insumisión y en contra de la mili”. Finalmente fue detenido junto con 3 compañeros en el plante que realizaron en el ayuntamiento de Lizarra.
Xanti Kiroga, más allá de ese coste personal, entiende que “supuso adquirir un compromiso social y político que perdura hasta hoy”. La “sensación positiva” que le dejó, es una sensación muy distinta a cuando se montaba en el tren camino de Almería junto a cientos de jóvenes a quienes llamaban reclutas. “Desde la insignificancia de una persona, cuando hubo oportunidad de hacerlo, haber colaborado en hacer frente al ejército, la OTAN, el imperialismo, a mí al menos, me hace sentirme bien”. Xanti se ratificó en el juzgado militar de Iruñea, tras lo cuál, aunque escondido, siguió haciendo campaña contra la guerra. Cuando se cumplía el 5º aniversario del referéndum de la OTAN, se presentó con otros jóvenes al registro del Gobierno de Navarra para exigir el respeto a la voluntad de vascos, catalanes y canarios. En ese momento fue detenido por la Policía Foral y llevado a la Comisaría de la Policía Nacional. “Hasta allí, horas más tarde, vino a buscarme la Policía Militar que a su vez, me llevó al cuartel de Aizoain, en cuyo calabozo estuve varios días. Desde allí fui trasladado por la Guardia Civil hasta la cárcel militar de Alcalá, donde estuve 2 meses en prisión preventiva”
Para Patxi Abasolo tampoco fue fácil aquella nueva situación. La policía se presentó en casa de la familia, encontrar algún curro normal era casi imposible, más de una vez tocó echar a correr para evitar la detención… y había que asumir que, tarde o temprano, ese momento acabaría llegando. Eso no le impidió implicarse en esa y otras muchas peleas. Por suerte, unos años más tarde, fue el propio Gobierno español el que decidió que no le convenía más insumisos en las cárceles, gracias a lo cual le tocó vivir la surrealista situación de llegar a ser liberado de la propia comisaría a la que le llevaron detenido por cuestiones bien diferentes.
Amatxo bat seme intsumituarekin hitz egiten saiatzen.
Pese a las lógicas reticencias que las familias plantearon en los primeros momentos, familias y amigas/os fueron fundamentales a la hora de hacer frente a todas aquellas dificultades.
Xanti recuerda esas presiones para que fuera y así evitar líos, pese a que también detestaban la mili.  “No vas a ser tú distinto, ¿no?, solían decir”. En la cuadrilla la nueva situación tuvo consecuencias directas pues, pese a que dos ya habían ido a la mili, después del caso de Xanti nadie más acudió a filas.
Villares tampoco olvida cuando comentó el tema en casa: “a mi madre casi le da un mal!”. Pero, “al final, mi familia fue uno de mis mayores apoyos…, haciendo nuestra lucha la suya”. ¿Cómo olvidar a Manoli y sus gritos de ánimo? No había encapuchado con porra en mano capaz de hacerla callar.
En el caso de Abasolo, se le quedaría para siempre aquel continuo reproche de su ama: “Tú sigue así, me vas a matar a disgustos”. Ciertamente, nunca llegaron a entender ni compartir todo aquello. Pero el apoyo incondicional de amigas y amigos lo compensaba con creces. Siempre estuvieron ahí para lo que fuese necesario. “Biba zuek!”.
De nuestros tres entrevistados, dos de ellos tuvieron que pasar por la dura experiencia de la cárcel.

Iruñeko espetxeko ziega batean.

Villares cumplió la condena íntegra: 2 años, 4 meses y 1 día, todos ellos en la cárcel de Iruñea. “Como colectivo que éramos estábamos divididos en dos módulos: mayores y jóvenes, pero nos la ingeniábamos para que la información llegara de uno a otro. La relación entre nosotros fue buena, incluso haciendo amigos para toda la vida. Además de nosotros estaban los presos políticos y los presos sociales. Con los primeros, la relación desde un primer momento fue inmejorable. Respecto a los presos sociales, con el transcurso del tiempo se dieron cuenta que la lucha que llevábamos dentro de la cárcel también repercutía de forma positiva en sus condiciones. Llegamos ha realizar un importante plante cuando un preso social recibió una paliza. Sin embargo, con los carceleros las discusiones eran constantes, no estaban acostumbrados a tener presos que defendieran sus derechos y que pusieran de forma constante y sistemática en cuestión sus órdenes”. Sin duda, “la noticia más dura” para Patxi fue la noticia de la muerte en 1997 de Unai Salanueva, joven de 22 años que se suicidó poco antes de incorporarse como cada día a esa prisión. Como respuesta, decidieron realizar una huelga de hambre indefinida.
“Deporte, lectura, radio y una korrika con petos artesanales que celebramos en el pasillo de nuestra galería, son los principales recuerdos” que tiene Xanti Kiroga “de una estancia cuyos días comenzaban a toque de corneta y solían terminar con los gritos de algún legionario preso mal llevando el mono en prisión”. La actitud rebelde de los insumisos presos se solventó aislándolos del resto, “no fuera que cundiera el ejemplo y la prisión se hiciera ingobernable”. Un año más tarde, en abril de 1992 le juzgó un Tribunal militar en Sevilla, donde fue condenado a 5 meses de prisión que no tuvo que cumplir por carecer de antecedentes penales.
Si algo ha quedado en el recuerdo de todo aquello, además del importante nivel de implicación del barrio y, en general, de gran parte de la sociedad de entonces, son todas aquellas acciones y movilizaciones que marcaron una constante de lucha y compromiso.
Villares recuerda “de forma muy especial aquellas manifestaciones masivas que acababan en la cárcel. Los gritos de las manifestaciones de los jueves que organizaban los familiares tampoco los olvidaré fácil, así como los agurrak de las noches de la Eguzki Irratia. Respecto a las acciones en las que participé, recuerdo de forma muy especial la marcha nacional que hicimos a Bruselas pidiendo asilo político”.
Kiroga recuerda muy bien “cuando se colgaron en la plaza de los Txistus, del Puente Nuevo en la Avenida Gipuzkoa, o cuando metimos un rebaño de ovejas en el portal del Gobierno Militar. Hay otras como las vueltas alrededor de la cárcel de Iruñea con las madres de AFOINA, los conciertos de Nafarroako intsumituak y un par de acciones en el polígono de las Bardenas”.
Lo cierto es que, finalmente, se logró que ningún joven vasco tuviese que alistarse forzosamente, sí, a ambos lados de los Pirineos (2001 al norte y 2002 al sur). Las razones fueron muchas, y muchos fueron los elementos que lo hicieron posible. Si estaba claro que esos ejércitos no cumplían el nivel de profesionalización exigible para hacer la guerra, “dentro” y “fuera”, quedó también bien claro que los jóvenes de esta tierra no quieren tomar parte de esos trágicos proyectos. Esa respuesta masiva supuso un auténtico problema para los gobiernos españoles. Sin olvidar, por supuesto, esa cuestión pendiente que plantea Villares: “la abolición del ejército español”.
En lo fundamental, estos tres "jóvenes" están de acuerdo. Xanti afirma que “digan lo que digan los gurús mediáticos del individualismo, pelear codo a codo con otras personas por transformar la sociedad siempre merece la pena”. De la misma opinión son los Patxis. Si Villares quiere dejar claro que “la lucha da sus frutos”, Abasolo afirma convencido: “al fin y al cabo, se lo debemos a nuestros antepasados irredentos, nos lo debemos a nosotras mismas, y se lo debemos a quienes vienen detrás. ¿A caso podríamos haberles hecho mejor regalo?”.
Con la próxima Ezkaba nos iremos a Bruselas, donde los dos Patxis terminaron en comisaria solicitando asilo político. ¡No te lo pierdas!

Testua: Patxi Abasolo Lopez
Irudiak: Patxi Villares.

[Ezkaba aldizkaria, 183.zka., 2011ko martxoa] 


* Nota: En los próximos días tendrás oportunidad de leer en este Rincón de Historia del barrio las entrevistas realizadas a otros dos insumisos del barrio.


Historia de la Insumisión desde Arrotxapea (1ª parte): "La insumisión en Navarra".

Eco mediático de ese primer artículo:


Prentsarako moldatutako artikulua, Nafarroa Bizirik-en izenean:


lunes, 7 de marzo de 2011

Zutik emazteak !!

Martxoak 8... egunero izan dadila!


ZUTIK EMAZTEAK

Zutik, emakumeak
Hautsi gure kateak
Zutik, zutik, zutik

Historia gabe, emazte
Denetan ahantziak
Mende guzietan, emazte
mundutik baztertuak

Zutik emakumeak
Hautsi gure kateak
Zutik, zutik, zutik

Apaldu eta zapalduak
Saldu ta bortxatuak
Etxe guzietan, emazte
Mundutik baztertuak
 
Zutik, emakumeak
Hautsi gure kateak
Zutik, zutik, zutik
 
Bakardadean, emazte
Elgar ezagutu gabe
Berexi gaituzte, emazte
Ahizpak izanik ere
 
Zutik, emakumeak
Hautsi gure kateak
Zutik, zutik, zutik
 
Emazteen haserre oihua
Munduan entzunen da
Indarra dugu emazte
Milaka bil gaitezen
 
Zutik, emakumeak
Hautsi gure kateak
Zutik, zutik, zutik

Elgar ezagutuz, emazte
Elgarri so ta mintzo
Bil gaitezen denak, emazte
Batera oldar gaiten
 
Zutik, emakumeak
Hautsi gure kateak
Zutik, zutik, zutik
 
Elkarrekin emakume
Zapalketa garaitu
Egun guziz armetan gaude
Gora gure iraultza
 
Ez gira esklaboak
Ez dugu kadenarik
Dantza dezagun dantza.