sábado, 19 de marzo de 2011

Oskar, Piloto Suicida e Insumiso.

Honetan Oskar Beorlegi Otsoaren bizipenak izango ditugu aztergai. Bai, Arrotxapeako idazlea (Piloto Suicida), Marea-ren hainbat kanturen hitzen egilea, frankotiratzailea, musika-kritikaria, tabernari langabetua... eta, beste garai batean, gazte intsumitua. Oscarrek musikan eta literaturan izandako ibilbidea ezagutu nahi izanez gero, hona hemen bere blogetako bi: Beorlegui in rock y el pilotosuicida literaturapunk.  Hala ere, Oskar intsumitua izango dugu gaurko protagonista.

- Patxi Abasolo: Haznos tu propia presentación.
- J. Óscar Beorlegui Ochoa, Iruñea/Rotxapea; hostelero en paro, buscavidas, comentarista musical y mis labores literarias. 44 años de edad “física”, no sé cuántos de edad mental.  Estudié hasta 3º de filología en la Universidad del Opus asentada en Navarra: me sirvió para saber qué no quería ser… 

- ¿Por qué te negaste a ir a la mili?
- Por falta de vocación, y lo que no es vocación, es equivocación. Me negué de raíz por llevar la contraria a la familia y al Sistema. Desde siempre tuve claro que no iba a ir. Vivía en la Rotxapea, donde sigo residiendo.
- ¿Qué pasos diste hasta hacerte insumiso?
- Primero me lo hice con prórrogas por estudios, incluso falsificándolas; era sencillo, a la vista de la abulia de la Institución, que alcanzaba hasta al militar que las cuñaba. Cuando se vio claro lo de la Insumisión, me autodenuncié (tuve que hacerlo dos veces, la primera de ellas “extraviaron” mis papeles) y me tiré de cabeza.
- ¿Qué supuso esa elección en tu vida?
- Entrar en búsqueda y captura y tener que largarme de casa de mis padres; en ese sentido estuvo bien la cosa: si no tal vez viviría allí todavía.
- ¿Cómo reaccionó tu entorno de amigos y familia?
Los amigos, bien, la familia… Mal, en un principio. Después, lo asumió, qué remedio.
 - ¿Qué nivel de implicación tuvo la sociedad navarra y el barrio?
Muy buena, en general.
- ¿Cuáles fueron las acciones o movilizaciones que recuerdas de forma especial?
Las manis de los jueves desde el gaztetxe hasta la cárcel, los “agurrak” de Eguzki Irratia, el paso del segundo al tercer grado del colectivo insumiso en verano de 1993, los intentos de dividir a los insumisos presos (perfectamente desarticulados), los primeros “plantes” (en diciembre de 1993 y febrero de 1994), las navidades de 1993, en las que hice de Olentzero Insumiso, el concierto de Negu Gorriak y S.A. de mayo de 1994 y lo que supuso, la puesta de largo de Nafarroa Intsumitua, el bolo de Mala Fama, en la cárcel de Pamplona, montado por mí por dos razones: porque era el “manager” del grupo (para asegurarme la presencia de público en un concierto, al menos) y para ver cómo era la cárcel por dentro…
El Piloto Suicida
- Háblanos de tu experiencia en la cárcel.
- Estuve alrededor de diez días en segundo grado y unos nueve meses en tercero. Tengo  muy buenos recuerdos de los presos en general; qué verdad que en el estado español, para conocer gente buena, legal y con palabra hay que ir a la cárcel.
- Los insumisos tuvieron que sufrir la dispersión, algo que hoy día sigue siendo una triste realidad ¿Cómo la viviste tú?
- No me tocó; la verdad es que más que un castigo para el preso (ojo, que no digo que no lo sea) es todo un castigo y un chantaje para sus familiares y amigos. Si sabes por qué estás dentro, medidas así, pese a que te puteen, incluso te fortalecen. Creo que la pena de prisión es como la muerte, algo que sufren más los allegados que quienes la padecen. Claro, siempre y cuando, insisto, se tenga claro por qué se está en el agujero. Me imagino que si un día se te va la olla y te despiertas en el talego sin saber qué has hecho, cómo has llegado, será otro cantar…
- ¿Qué dinámicas de protesta manteníais en la cárcel?
- “Sentadas” en el tercer grado, aporreamiento de puertas de las camaretas, reclamar a la noche constantemente la presencia de los bokis con cualquier excusa de lo más peregrina solo por molestarles…
- En febrero de 1997 el insumiso de Iruñea Unai Salanueva, de veintidós años, se suicidó poco antes de incorporarse como cada día a la prisión; se encontraba “disfrutando” del tercer grado, ¿cómo viviste esa noticia?
- Me pilló trabajando en el Zumadi, de Burlata, en puertas de mi detención (aunque, evidentemente, no lo sabía) tras dos años largos en búsqueda y captura; me cazaron en marzo de 1997; era un momento político muy convulso; la ETA demostraba estar en forma y ese mismo día, tres días después de que apareciera muerto un preso político en un talego, apareció ahorcado en su caserío, en extrañas circunstancias, un miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna llamado, como todos los restantes, a ser encarcelado. Fue un mes de febrero duro.
- ¿Cómo interpretas las “amnistías” encubiertas concedidas por los Gobiernos españoles?
- Como algo propio del país de charanga y pandereta en el que vivimos, con todos mis respetos hacia las charangas y las panderetas. Hecha la ley, hecha la trampa, no sabían qué hacer con la que les liamos. Quedó claro que para cada colectivo de ciudadanos presos  hay una vara de medir.
- ¿Qué valoración haces de todo aquello con dos décadas de por medio?
- Muy positiva; por un motivo o por otro (la verdad es que en torno a este asunto, el de la Insumisión, hubo de todo, como en botica) desobediencia siempre! Pensar, dudar y luchar, en ese orden. No pasar por ningún tipo de aro por la cara, ni de txikis por los de los hula hops tan siquiera!!
- ¿Qué mensaje transmitirías a un joven de hoy?
- Que autogestione su vida, si puede, pero principalmente su mente, que eso sí que se puede autogestionar. Que trate de ser autosuficiente en la medida de lo posible. Que no se deje adoctrinar por nada ni por nadie, ni tan siquiera por opiniones como ésta. Que se aleje de todo tipo de pontífices, de los de Roma y los de bar. Que trate de ser él, en todo momento. Que tras pensar y dudar actúe en consecuencia. Que la desobediencia es el verdadero motor del mundo y de cuantos cambios en el mundo se producen y se han producido. Que es posible pedir lo imposible y conseguirlo… ¿sólo un mensaje?
- ¿Qué significa ser insumiso aquí, en la Rotxa, en el año 2011?
- No lo sé; a día de hoy, reivindicar el poder fumar en los bares. Triste realidad, en qué ha acabado el concepto “insumisión”


Historia de la Insumisión desde la Rotxa:

No hay comentarios: