martes, 24 de mayo de 2011

La Plaza Arriasko, el Puente Curtidores y las lavanderas.

  Las más pequeñas del barrio conocen de sobra a Arriasko, uno de los miembros de la Comparse de Gigantes, y entre los no tan pequeños lleva camino de ser igual de conocido Arriasko, Arrotxapeako Ataria, cuya andadura inició hace ya unos cuantos meses. Os propongo que demos un salto en el tiempo hasta finales del siglo XIX, cuando la plaza Arriasko era aún el auténtico centro socializador de Arrotxapea.
  Como podemos ver en la fotografía de 1895 realizada por Julio Altadill, junto a la Plaza Arriasko se encontraba el lavadero público en el río Arga, incluídos los tenderetes para que se secara la ropa cuando no llovía [para saber más: "Las lavanderas del Arga"]. En 1886 se inauguró, en la Casa de los Pastores situada en esa misma Plaza, el Asilo del Niño Jesús, más tarde trasladado a Recoletas, donde se recogían las hijas e hijos de las lavanderas. En la foto podemos apreciar también el Matadero Municipal y, más al fondo, donde posteriormente se instalarían los Corralillos, se ve la chimenea de la fábrica de Gas, uno de los primeros signos industriales de Iruñea.

Julio Altadill, 1895.
 
P. Abasolo, 2011-05-23.
  Como podeís apreciar en la fotografía realizada ayer mismo desde el mismo lugar, desde el Paseo de Ronda, los árboles plantados a ambos lados del río imposibilitan apreciar cómo se encuentra ese espacio hoy, en el 2011. Eso sí, que nadie piense que nos estamos quejando, no sea que el Ayuntamiento justifique con ello el continuar con la descabellada tala realizada este año. La tercera fotografía muestra ese mismo espacio, aún en pleno invierno, visto desde el otro lado del Puente Curtidores. Y la cuarta fotografía, tomada desde el mismo puente, recoge el espacio en el que trabajaban las lavanderas del barrio y las que bajaban de lo Viejo. La doble fila de árboles fue fruto de una vieja reivindicación de aquellas mujeres trabajadoras al Ayuntamiento de finales del siglo XIX para evitar las largas horas de exposición al sol durante los meses de verano. Si nos detenemos un momento y prestamos atención, seguro que oímos el eco de aquellos cantos, quejas y bromas, que durante largos tiempos fueron los verdaderos protagonistas de estas orillas del Arga.


Harresietatik, P. Abasolo, 2011-02-07.



Garbitzaileen gunea, P. Abasolo, 2011-05-23.


No hay comentarios: