lunes, 8 de agosto de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

Contratos
  “Mientras nacía el siglo dieciocho, un rey Borbón se sentó por primera vez en el trono de Madrid.
  No bien estrenó la corona, Felipe V se hizo traficante de negros.
  Firmó un contrato con la Compagnie de Guinée, francesa, y con su primo, el rey de Francia.
  El contrato otorgaba a cada monarca el 25% de las ganancias por la venta de cuarenta y ocho mil esclavos en las colonias españolas de América durante los diez años siguientes, y establecía que el tráfico debía realizarse en buques católicos, con capitanes católicos y marineros católicos.
  Doce años después, el rey Felipe firmó contrato con la South Sea Company, inglesa, y con la reina de Inglaterra.
  El contrato otorgaba a cada monarca el 25% de las ganancias por la venta de ciento cuarenta y cuatro mil esclavos en las colonias españolas de América, durante los treinta años siguientes, y establecía que los negros no podían ser viejos ni defectuosos, que debían tener todos los dientes y llevar en lugar visible los sellos de la corona española y de la empresa británica, marcados a fuego.
  Los propietarios garantizaban la calidad del producto.”


Eduardo Galeano, Espejos. Una Historia casi universal, s. XXI, 2008



No hay comentarios: