jueves, 6 de octubre de 2011

Carlos Giménez: "36-39 Malos Tiempos"

Debolsillo, 2011.
    No es la primera vez que recomendamos una obra de Carlos Giménez en nuestro Rincón de Historia (ver "Paracuellos"). Como en aquella ocasión, quiero haceros saber que este año Debolsillo ha editado en un solo tomo los tres de "36-39 Malos Tiempos" publicados entre los años 2007 y 2009. Una ocasión para hacer una buena compra, más aún en tiempos de crisis. Y, si no, ya sabéis, una vuelta por las bibliotecas públicas, que no hay mejor instrumento para apoyarlas que el acudir a ellas. En la del barrio no se encuentra, así que no estaría mal que recomendasemos su compra. Donde sí está es en la biblioteca de Sanduzelai, a diez o quince minutos andando. Y una última posibilidad: hacérnoslo saber al correo abasolopez@gmail.com, que para eso es la biblioteca de Arrotxapeako Historiaren Txokoa, para que la usemos todas.
   A través de los dibujos y el guión de Carlos Giménez podremos acercarnos a los habitantes de aquel Madrid del "¡No pasarán! y las calamidades que tuvieron que sufrir durante aquellos tres largos años de guerra. El pequeño Marcelino, conductor principal de la narración, se basa en el Timoteo niño, amigo de Giménez, en cuyo testimonio se ha basado para construir prácticamente todas las historias de "36-39 Malos tiempos". Entre las viñetas encontraremos también una mirada crítica a determinadas actuaciones de los milicianos republicanos, aunque sin olvidar en ningún momento quien fue el causante de tanta sangre y destrucción, de tanto dolor y sufrimiento.
   Nos lo dice el propio autor en el prólogo: "Yo, servidor de ustedes, el autor de estos sencillos y humildes dibujos, Carlos Giménez Giménez, no soy neutral. Repito: no soy neutral. [...] Hace tiempo opté por el compromiso y decidí echar a andar por el sendero de los hombres libres que no dejan que les crezcan pelos en la lengua. Y por ahí camino desde entonces, opinando y apechugando con mis opiniones y con todo lo que éstas arrastren consigo [...].
   Los neutrales ante la guerra civil española me dan pampurrias. Prefiero tenérmelas con un fascista declarado antes que con un supuesto neutral, de la misma manera que prefiero un perverso a un idiota. Me gusta saber siempre con quién me estoy jugando los cuartos. Bajo el paraguas de la neutralidad casi siempre se encuentra camuflado un fascistilla vergonzante.
   En estos álbumes sobre la guerra de España -un conflcto entre fascistas y demócratas, por decirlo rápidamente- créanme, he hecho tremendos esfuerzos por ser objetivo, ¡objetivo! Que nadie me pida que sea neutral ante el fascismo".
   Partiendo de que, entre todas las historias relatadas y dibujadas, no hay ninguna que nos deje indiferentes, "Tifis", la última de todas ellas, logra retratar a la perfección a aquel régimen dictatorial impuesto con la guerra y el terror, y los valores nacional-católicos que no hicieron sino destruir la alegría y la sonrisa de sus gentes durante muchísimo, demasiado tiempo. Ya me diréis si estáis de acuerdo conmigo.

No hay comentarios: