lunes, 7 de noviembre de 2011

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant


Toussaint

   Nace esclavo, hijo de esclavos.
   Es raquítico y feo.
   Pasa la infancia charlando con los caballos y las plantas.
   Los años lo hacen cochero del amo y médico de sus jardines.
   No ha matado ni una mosca cuando las cosas de la guerra lo ponen donde está. Ahora lo llaman Toussaint L’ Ouverture, porque a golpes de espada abre las defensas enemigas. Este general improvisado adoctrina a sus soldados, esclavos analfabetos, explicándoles el porqué y el cómo de la revolución, mediante los cuentos que aprendió o inventó cuando era chico.
   En 1803, ya el ejército francés está en las últimas.
   El general Leclerc, cuñado de Napoleón, le ofrece:
- Conversemos.
Toussaint acude.
Lo atrapan, lo encadenan, lo embarcan.
Preso en el castillo más frío de Francia, de frío muere.


Eduardo Galeano, Espejos. Una Historia casi universal, s. XXI, 2008


No hay comentarios: