domingo, 18 de diciembre de 2011

Arrotxapeako Egunkaria/Diario de la Rotxa (17)

Agur Udazkenari!
Argazkia: Patxi Abasolo, 2011-urria-28.
Este otoño, como todos los años, ha estado marcado inexorablemente por el ambiente comercial prenavideño. Eso sí, cada vez con mayor antelación. Si ya un 26 de octubre este humilde cronista recibió por primera vez el catálogo navideño de uno de esos grandes almacenes, más tarde, entrados ya en noviembre, pudimos experimentar directamente hasta dos veces el reparto masivo de catálogos de juguetes a las puertas de los Colegios en ese desesperado intento del sistema por convertir a las más txikis en meras consumidoras de productos. Aunque ello suponga destruir los restos de magias e ilusiones invernales (o navideñas). Aunque conseguimos superar el primer “envite” a las puertas del colegio (“Ez mila esker, ez dugu nahi”), no pasaron más de cinco minutos cuando el patio presentaba una imagen inusual de corros de niñas y niños sentadas en el suelo devorando esos, a su vez, devoradores de sueños e ilusiones. Olentzero gaixoa!
Y la frase ya común de toda colega que te ve con cara de disgusto: “¡Déjalo, que esto no tiene remedio!”. Y, la verdad sea dicha, no te lo ponen nada fácil. No obstante, un año más, el 21 de diciembre, daremos inicio a la celebración del Solsticio de Invierno, con la esperanza de poder oír tres noches más tarde las algaradas de ese entrañable carbonero, buen comedor y no peor bebedor: “Olentzero joan zaigu mendira lanera, intentzioarekin ikatz egitera. Aditu duenean Negua heldu dela, lasterka etorri da berri ematera”.
Antes de ello, el 9 de diciembre, el vecino Zigor Ruiz tuvo que pasar una vez más por la Audiencia Nacional, con el apoyo de los vecinos que se desplazaron a Madrid para regalarle un guiño o algún  que otro gesto de cariño. Como viene siendo habitual todos los miércoles, las familiares y amigas de las presas políticas rotxapeanas han seguido fieles a su cita tras la pancarta en unas fechas en que la ausencia de las de casa suele hacerse notar de una forma un tanto especial. Pese a los sustos y amenazas que suelen recibir cada cierto tiempo, como el 14 de diciembre, cuando todas ellas fueron obligadas a retirarse, previa identificación y probable multa como regalo navideño.
El 10 de diciembre se organizó una fiesta benéfica en el Bar Bigaroa a favor de la Asociación Nadia Nerea para la Tricotidiodistrofia. Nadia Nerea es de Sencelles, Mallorca, tiene ahora 6 años y una esperanza de vida de 8 a 10 años. Su enfermedad es uno de los 24 casos que se conocen en el mundo. Tiene varias fases, y Nadia tiene la peor, pues sus órganos no crecen como el cuerpo, tiene piel de serpiente, microcefalia, deficiencia en el andar y hablar, pelo quebradizo, cataratas, y desarrolla varias enfermedades de personas mayores, que no corresponden a una niña de su edad. El coste del tratamiento e investigación supera los 75 mil € anuales, y en febrero tendrá lugar la intervención que se suspendió en julio por falta de liquidez económica de la familia.
Y, sin embargo, las autoridades siguen con su política de recortes sociales: educación, asistencia, sanidad…, haciendo caso omiso a las necesidades de las gentes de aquí, mientras siguen gastando millones en trenes de alta velocidad y proyectos faraónicos que no sirven sino para llenar los bolsillos de unos pocos. La parte más consciente de la Rotxa se ha dado cita este sábado, 17 de diciembre, en la Marcha contra los recortes, a favor de unos presupuestos sociales y participativos. Una de las columnas, la que partía de Sanduzelai, reunió a las gentes de ese barrio y de los pueblos de Sakana. En Cuatrovientos se unieron las procedentes de Berriozar, Buztintxuri y Arrotxapea, para dirigirse a Iruñea, donde confluyeron en el Parque Antoniuti con las otras dos columnas que habían partido previamente desde los Golem y la Txantrea. Aún llega el eco de todas esas personas recordando a voces que, efectivamente, “No falta dinero, sobran ladrones!”.
Ese mismo día pude abrazar a Alberto López, de nuevo en las calles de la Rotxa tras una trágica experiencia de torturas y tres años en las cárceles españolas. Ha salido sin fianza alguna, aunque, ¿quién le va a devolver esos 36 meses de vida arrebatados?. Y con Alberto han venido las primeras nieves al barrio. Hoy, domingo, 18 de diciembre, hemos podido ver, un año más, la imagen de Ezkaba cubierta de blanco.
El próximo miércoles despediremos el otoño, aunque no podremos hacer lo propio con este largo adviento comercial que hemos tenido que sufrir desde que, aquel 26 de octubre, recibiéramos en casa el primer catálogo navideño. Finalmente, despediremos al 2011 y,  con el año nuevo, Olentzeros, Santa Claus y Reyes Magos terminarán por desaparecer de nuestros balcones después de un largo mes haciendo puenting, demostrando con ello que no son nada ciertas las leyendas urbanas sobre la peligrosidad de tal actividad. También entonces irá desapareciendo todo rastro de aquel largo adviento, apareciendo de nuevo, en toda su desnudez, esa otra sacrosanta hegemonía del mercado. Tendremos, pues, que seguir dejando claro que la Rotxa sigue sin estar en venta.


* Entrada anterior:

No hay comentarios: