miércoles, 7 de diciembre de 2011

Revista Ezkaba: Crónica de un otoño rotxapeano.

Kalean dugu abenduko Ezkaba aldizkaria, 190. zenbakia. Eta horrekin batera, Patxi Abasolok idatzitako Arrotxapeako Kronika berri bat, gure Historia Txoko honen Egunkariko orrialdeen sintesia. Honetan, hala ere, Arrotxapeako Historiaren Txokoaren irakurleek hainbat kontu berri topatuko dituzte: Nafarroa independiente ezagutu zuen lur eremua eta Ezkabako hiru lagun horien ausardia, Karaoke euskalduntzeko ekimena, hain zuzen ere. On egin dagizuela!

Crónica de un otoño rotxapeano.

Udazkenarekin batera,  natura ez ezik paisaia politikoa ere aldatu egin zaigu independendentismoak hartutako erabakien ondorioz. Arrotxapeak, ordea, bere egunerokotasunean, ez du aldaketa esanguratsurik ezagutu.

Arrotxapeako azken zerealak?
Argazkia: Patxi Abasolo, 2011-urria-23.
El paisaje de la Rotxa ha terminado por vestirse de esos colores rojizos previos al desnudo integral que la mayoría de los árboles y arbustos de nuestro barrio van a tener que sufrir para poder hacer frente a la venidera estación invernal. El 23 de octubre, una vez más, el tractor se acercó a la Rotxa para preparar las escasas tierras de cereal que quedan. Cuando los meses avancen y la naturaleza haga lo propio, la tonalidad del verde nos dirá si será trigo (verde oscuro) o cebada (verde amarillento). Por si acaso, por si esta vez fuese a ser la última, dejamos aquí el testimonio fotográfico de ese instante. De serlo, estaríamos ante una imagen histórica, pues estos pequeños metros de tierra, hace 500 años, allá por 1511, no eran ni más ni menos que terreno de una Nabarra soberana, proyecto institucional que se vería trucado por la fuerza de las armas castellanas aquel otro julio de 1512.
Es cierto, los cambios de este otoño han ido más allá del entorno natural, afectando de arriba abajo al paisaje político de por aquí. Días antes, el 20 de octubre, la organización independentista Euskadi ‘Ta Askatasuna hizo pública su decisión de dejar las armas, dando por finalizada una actividad que ha marcado los últimos 50 años de las gentes de aquí, también de nuestro barrio. Otra imagen que, sin lugar a dudas, pasará a ser uno de los testimonios gráficos de mayor importancia en nuestra historia reciente.
Pero el barrio sigue como si no hubiera pasado nada. En su día a día, en sus pequeños y grandes problemas y alegrías, el vecindario sigue inmerso en una cotidianidad que acapara pocos titulares en los medios de comunicación. Es el caso de las escasas 20 personas que se concentraron ese mismo día para protestar públicamente contra la última agresión sexual sufrida en la Rotxa. Muchas veces parece que, para indignarnos, necesitamos de espectáculos mediáticos movidos únicamente por el morbo y los índices de audiencia.
   En efecto, en estos tiempos de medios de comunicación de masas, la peor censura es aquella que impone silencio. Los acontecimientos que no sean cronicados, sencillamente, no habrán existido. Y de esto saben mucho los movimientos sociales y populares, cuya actividad queda relegada al mayor de los ostracismos por los agentes que quieren que todo siga igual. Especialmente en períodos electorales, como el que vino marcado por el proceso electoral español del 20 de noviembre. Los agentes político-institucionales se convirtieron en el tema de los mass media, mientras que el trabajo y las reivindicaciones de los movimientos populares han seguido y siguen siendo ninguneados por esos mismos creadores de opinión. No es casualidad que conceptos como "normalidad política" vayan totalmente disociados de otros como "normalidad social", cuando, por lo menos en mí humilde opinión, "normalidad" sólo hay una, con todos sus elementos, sean estos políticos, sociales o económicos.
   Ha sido también el caso de nuestro barrio. Muchas veces no lo leeremos en los periódicos, ni lo oiremos en las radios, ni lo veremos en las televisiones, pero ahí están, día a día, invirtiendo sonrisas y lágrimas para que la Rotxa siga siendo un barrio de verdad. Es el caso de la Federación Batean y las trabas del Ayuntamiento a todos los colectivos que llevan años trabajando con los más gaztes, desarrollando vínculos entre éstos y los colectivos y  el barrio, formas de socialización que no deben ser vistas con buenos ojos por nuestras autoridades. Con la disculpa de la crisis, la reducción de ayudas económicas ha puesto a esos colectivos en las puertas de su desaparición. Veremos que pasa con la llegada del nuevo año.
   El 23 de octubre tuvo lugar una nueva edición de la Marcha a Ezkaba por la defensa de ese espacio natural, y el 25 de octubre fue la APYMA de Patxi Larrainzar quien, una vez más, tuvo que ofrecer una rueda de prensa para denunciar el abandono del centro por parte de las autoridades educativas, quienes incluso no han cumplido el compromiso adquirido para realizar durante el verano pasado determinadas mejoras. Y, de nuevo, la necesidad de un instituto, acentuada por la saturación que sufre el Instituto de Biurdana, al que acuden la mayoría de las jóvenes de barrio.
   Fue precisamente la comunidad escolar la que se manifestó el 22 de octubre en las calles de Iruñea contra los recortes en la Enseñanza, con una convocatoria de huelga para el día 27, que fue seguida masivamente por el único centro que garantiza una enseñanza plurilingüe con el euskera como lengua vehicular preferencial.
  Las concentraciones del 27 de octubre y el 3 de noviembre realizadas por las trabajadoras de la clínica Padre Menni a favor de un nuevo convenio, la carta pública firmada por 122 residentes y familiares del centro gerontológico Amma Oblatas denunciando la falta de calidad asistencial y una mala atención hacia los mayores, el apuñalamiento que el 26 de octubre sufrió un joven de origen ecuatoriano por otro menor de procedencia brasileña, ambos de 17 años, la presentación pública realizada el 3 de noviembre en Carbonilla por parte de la Asamblea de Personas Paradas de Iruñerria, o la necesidad que aún tenemos de iniciativas como la Marcha de Bicicletas organizada por EHE que este sábado, 5 de noviembre, pasó por la Rotxa en defensa de los derechos lingüísticos de las gentes de aquí, nos demuestran que, sin normalidad social, sin paz social, esas otras normalidades no terminarán nunca de serlo.
Ezkabako zenbaki hau kaleratzean jakingo dugu hiru hilabete hauetan aldizkariaren alde egindako ahalegina eta deiadarra emankorrak izan diren. 20 urteko proiektu honek merezi duela uste dugunok prest gaude auzoaren ahotsa eta oihartzuna izaten jarraitzeko, baina auzoa ondoan izan behar, jakina!. Udazken honetan ere, dena esan beharra dago, Ezkabako erredakzio taldeak afari mundiala egin zuen. Badakizue, lana eta festa osagai banaezinak izan dira eta badira bere burua herri mugimendu gisa ikusten duen eragile ororentzat. Horretan, gainera, auzoa normalizatzeko egundoko ekintza burutu genuen: ostiral gaueko ordu txiki horietan Manu tabernan zegoen karaoke saioan lotsa gainditu eta Lau Teilatu abestia jendarteratzeari ekin genion (aupa Ezkabako hiru ausarta horiek!). Ekintza burututa, txaloak eta guzti jaso genituen auzoko hizkuntza normalizazioaren bidean egindako ekarpen txiki handi horrengatik.

No hay comentarios: