martes, 14 de febrero de 2012

Reinas de Navarra en los siglos XVI y XVII: Margarita de Navarra, Juana de Albret y Margarita de Valois.

Juana de Albret y Margarita de Valois (Kukuxumusu)
   El florecimiento de las ciencias y de las artes comenzó en el Reino de Navarra con Carlos III el Noble, continuó con su nieto Carlos, Príncipe de Viana, y tuvo su mayor momento de esplendor durante los reinados de Margarita de Navarra (1492-1549), su hija Juana de Albret (1528-1572) y Margarita de Valois (1553-1615).
   Como escribió el investigador Jose María Satrústegi, "el humanismo renacentista que se desarrolla al impulso de la familia real navarra en los siglos XVI y XVII es de talante liberal y está abierto a las inquietudes culturales del momento. Curiosamente, es una andadura liderada por mujeres de gran sensibilidad y sólida formación intelectual".
   A Margarita de Navarra se le llamó "la primera mujer moderna", estudió  la filosofía neoplatónica, de moda en la época, y fue la quintaesencia del humanismo. Fue autora, entre otras valiosas aportaciones, de la obra clásica "El Heptamerón".
   Su hija y sucesora en el trono, Juana, decidida a impulsar el protestantismo calvinista en su reino, encargó y costeó la traducción del Nuevo Testamento al euskera, obra del labortano Joannes de Leizarraga, que tituló "Jesus Crist gure Jaunaren Testamentu Berria". En la época de esta reina, el movimiento cultural renacentista tuvo también aquí importantes manifestaciones, al igual que en el resto de Europa. Fruto de ello es la publicación en 1545 del primer libro impreso en euskera, obra del navarro Bernart Etxepare: "Linguae Vasconum Primitiae" ("Primicias de la lengua de los vascos"), compuesto por una colección de poemas religiosos y otres de tema amoroso. En su prólogo, el autor quiere mostrar a todo el mundo los valores y la belleza del euskera, subrayando la idoneidad de la lengua vasca para poder tratar cualquier tema y anima a los vascos a sentirse orgullosos por la excelencia de su lengua, al grito de "Euskaldun den gizon orok, altxa beza burua!" ("¡Que todo vascohablante levante la cabeza!").
   Finalmente, Margarita de Valois fundó la Academia de Navarra en Pau, y más tarde en París, coincidiendo con el reinado de su esposo Enrique III de Navarra y IV de Francia.
   Fueron, por tanto, mujeres realmente importantes para una época en la que, como dice Jose María Satrustegi, "además del mecenazgo proverbial de la corte, se daba en Navarra el protagonismo activo de las reinas en un siglo poco propicio para las reivindicaciones feministas".

[Artículo redactado por la revista Ze berri?, nº 93, febrero de 2012]


No hay comentarios: