lunes, 12 de marzo de 2012

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant


El papá de los Boy Scouts

   Arthur Conan Doyle recibió el título de sir, y no fue por los méritos de Sherlock. El escritor ingresó a la nobleza por las obras de propaganda que había escrito al servicio de la causa imperial.
   Uno de sus héroes era el coronel Baden-Powell, el fundador de los Boy Scouts. Él lo había conocido combatiendo contra los salvajes africanos:
   - Siempre había algo de deportista en su aguda apreciación de la guerra - decía sir Arthur.
   Habilidoso en el arte de rastrear huellas ajenas y borrar las propias, Baden-Powell había practicado exitosamente el deporte de la cacería de leones, jabalíes, venados, zulúes, ashantis y ndebeles.
   Contra los ndebeles había librado una dura batalla en África del Sur.
   Murieron doscientos nueve negros y un inglés.
   El coronel se llevó de recuerdo el cuerno que el enemigo soplaba para dar la voz de alarma. Y ese cuerno en espiral, del antílope kudu, fue incorporado a las costumbres de los Boys Scouts, y pasó a ser símbolo de los muchachos que aman la vida sana.


Eduardo Galeano, Espejos. Una Historia casi universal, s. XXI, 2008


No hay comentarios: