martes, 3 de abril de 2012

Hausnartzen/Reflexionando/Réfléchissant

S. XXI, 2008.
Buffalo Bill

   En el siglo dieciocho, la colonia de Massachusetts pagaba cien libras esterlinas por cada cuero cabelludo arrancado a un indio.
   Cuando los Estados Unidos conquistaron su independencia, los cueros cabelludos, scalps, se cotizaron en dólares.
   En el siglo diecinueve, Buffalo Bill se consagró como el mayor desollador de indios y el gran exterminador de los búfalos que le dieron fama y nombre.
   Cuando los sesenta millones de búfalos habían sido reducidos a menos de mil y los últimos indios rebeldes se habían rendido por hambre, Buffalo Bill paseó por el mundo su gran espectáculo, el Wild West Circus. A un ritmo de una ciudad cada dos días, él rescataba diligencias acosadas por los salvajes, cabalgaba potros indomables y disparaba balazos que partían una mosca por la mitad.
 

No hay comentarios: