domingo, 25 de noviembre de 2012

25 de Noviembre: Historias nada maravillosas


He aquí una nueva Colaboración para la sección de Opinión de la página web del barrio Arriasko.com.

Historias nada maravillosas

“Un proceso continuo de interacción entre el historiador y sus hechos, un diálogo sin fin entre el presente y el pasado”. De este modo respondía el historiador británico E.H. Carr a la pregunta “¿Qué es la Historia?”, hace muchos años, allá por 1961. Mientras, al sur de los Pirineos, en tierras bajo administración española, las enseñanzas de los viejos manuales franquistas seguían golpeando las mentes y las almas de sus habitantes: "La historia es como un cuento maravilloso; pero un cuento en que todo es verdad, en que son ciertos los hechos grandiosos, heroicos y emocionantes que refiere. Por la Historia se sabe lo que ha ocurrido en cada país y cómo fueron sus reyes, sus gobernantes y sus personajes más ilustres. La Historia hace relación de las guerras, de las hazañas extraordinarias, de las aventuras fantásticas, de los viajes y exploraciones arriesgadas y de todo cuanto han realizado los hombres desde los tiempos más antiguos”.
Poco a poco, las nuevas corrientes historiográficas consiguieron cruzar mares y Pirineos, y algunas gentes valientes se animaron a dejar de contar supuestos cuentos maravillosos. Se empezó a hacer una Historia Social, la Historia de las gentes de abajo, unas gentes que viven, trabajan y luchan en un mundo marcado por unas complicadas relaciones sociales, económicas… que hacen de la vida cualquier cosa menos un cuento maravilloso de princesas y sapos convertidos en hermosos príncipes. Pero, a pesar de todo, en algunas cuestiones, la cosa no ha cambiando tanto. Si observamos los libros de texto y libros de Historia, en general, veremos que, como afirmaba aquel viejo Manual de 1939, “la Historia hace relación de todo cuanto han realizado los hombres desde los tiempos más antiguos”.  Los hombres. Desgraciadamente, el largo proceso de invisibilización a que ha sido sometida la mujer a lo largo de los tiempos, dista mucho de haber llegado a su final.
También en nuestro barrio, en Arrotxapea, las páginas de su Historia están escritas con voz de mujer: lavanderas, nodrizas, amas de casa, vendedoras de verdura, obreras…, de ayer y de hoy, cuyos salarios fueron y son fundamentales para que las economías familiares salgan adelante; las mujeres, jóvenes y no tan jóvenes, implicadas en las peleas sociales diarias a través de Asociaciones de Vecin@s, Comisiones de Fiestas y Asamblea de Jóvenes; las madres fortaleza y sustento de generaciones de  hijos e hijas marcadas por las duras consecuencias del compromiso… Todas ellas auténticas heroínas en la lucha por romper ese enigmático, secreto e indetectable “techo de cristal”.
Sin olvidar que, desgraciadamente, no es el único techo enigmático. Por eso seguimos necesitando de venticincos de noviembre, día internacional contra la violencia de género. También aquí, en nuestro barrio, donde las palizas, malos tratos, intentos de violación y violaciones sufridas por una parte del mismo, sigue siendo secreto a voces para el resto de sus gentes. En efecto, muchos cuentos y muchas historias con un final nada féliz.




No hay comentarios: