lunes, 28 de enero de 2013

Enneco, La memoria del Roble


Ayer, domingo, Diario de Noticias, publicó en la sección Sociedad un reportaje de dos páginas escrito por Eugenio Martínez sobre la recién creada Fundación Nafarroa Bizirik y el objetivo de la misma, Enneco, La memoria del Roble.
EL pasado 22 de diciembre, la iniciativa popular 1512-2012 Nafarroa Bizirik celebró un acto festivo en el Pabellón Anaitasuna que, además de poner el colofón a unos meses intensos -en los que, con motivo del V Centenario de la Conquista de Navarra, la asociación desarrolló una actividad incansable -, se concibió como un homenaje a todos los colectivos y personas que, de una forma u otra, han colaborado con este movimiento en su defensa del patrimonio cultural y en su empeño por difundir su visión de la historia navarra, alejada de la doctrina oficial y los fastos promovidos por las autoridades.
Aquel evento, que en cierto modo venía a cerrar una etapa de cuatro años de trabajo, no guardaba sin embargo ningún aroma de despedida, ni significó el final de una aventura cuyas reivindicaciones no nacieron al calor de un mero aniversario, sino que a día de hoy mantienen toda su vigencia. Así, pasada ya la efeméride, todo el esfuerzo y el capital humano acumulados en este tiempo han servido para poner en marcha un nuevo proyecto, la Fundación Nafarroa Bizirik, que se constituyó el pasado mes de octubre y que se presenta en sociedad con un ambicioso plan, la puesta en marcha, en el plazo de una década, de un centro de interpretación al que han bautizado como Enneco, la memoria del Roble, que nace con el propósito de "luchar contra el proceso de invisibilización y recuperar la memoria histórica de Vasconia-Reino de Navarra".
Aunque 1512-2012 Nafarroa Bizirik sea uno de los promotores de esta iniciativa, Patxi Abasolo, presidente de la Fundación que la gestionará, recalca que se trata de un proyecto autónomo, abierto a la sociedad civil en su conjunto y a cualquier organismo interesado en la conservación y el estudio del patrimonio, y en el que también toman parte otras instituciones, como la Fundación Orreaga o Eusko Kultur Fundazioa, y, a título individual, diversas personalidades de la sociedad navarra, como el escultor Peio Iraizoz, el historiador Joseba Asiron o el periodista Gaizka Aranguren, entre otros.
FILOSOFÍA
Entender el pasado para mirar al futuro
Este centro interpretativo y de investigación histórica, cuya vocación, además de constituirse en un gran espacio de la memoria y el patrimonio navarro, es la de convertirse en un lugar de encuentro, que trascienda el concepto de un museo tradicional y aúne rigor y entretenimiento, se ubicará en un entorno privilegiado, un robredal situado entre la sierra de Aralar y el Parque Natural de Urbasa-Andia, en el valle de la Barranca-Burunda, un emplazamiento que no es casual. Además de tratarse de un paraje de excepcional belleza, los pueblos cercanos albergan grandes muestras de las tradiciones y el arte navarros, y, así mismo, se encuentran estratégicamente comunicados, tanto a través de carreteras y autopistas como de la red ferroviaria, lo que facilitaría el acceso de visitantes "desde todos los puntos de Vasconia", según explica Vicente Azpilikueta, otro de los promotores de un proyecto que, huyendo de los localismos, pretende convertirse en una referencia internacional, lo que abriría enormes expectativas para el desarrollo turístico de la zona.
Para ello, inciden en el carácter multidisciplinar que tendrá esta dotación. "No queremos que sea un museo, un espacio cerrado, cautivo de sí mismo, sino un centro pedagógico y entretenido", aseguran. "Buscamos que se convierta en un lugar al que se pueda acudir en familia y pasar tres o cuatro horas recorriendo el circuito. Un sitio donde poder enseñar a los chavales, de una forma visual, amena e interactiva, la historia de Navarra. Contamos con unos historiadores magníficos, pero sólo con los libros no hemos conseguido llegar a los más pequeños", explica Azpilikueta.
El parque se ubicará entre la sierra de Aralar y el Parque Natural de Urbasa-Andia
El proyecto recuperará el concepto de auzolan y se financiará mediante aportaciones
Pero los contenidos del parque están pensados para personas de todas las edades, para cualquier ciudadano, euskaldun o no, que desee acercarse a la historia navarra. Según Abasolo, "será un centro dinámico y renovable, hecho desde el prisma de hoy, desde los ojos de una persona joven del año 2013. Por un lado, queremos que recoja toda la experiencia política e institucional del Reino de Navarra, desde que nació en el siglo IX hasta 1620, pero también pretendemos que aborde otros temas desde una perspectiva actual". En definitiva, el objetivo último de Enneco, la memoria del Roble, es dotar a la sociedad de un instrumento que permita a la sociedad navarra conocer su pasado para encarar mejor su futuro, y dar "un paso más en la recuperación de aquella soberanía arrebatada", sentencia Patxi Abasolo.
PARTICIPACIÓN
Un enorme auzolan
La construcción de este centro se va a llevar a cabo gracias al esfuerzo y las donaciones económicas de todas las personas y entidades comprometidas con el proyecto. "Pretendemos hacer el mayor auzolan que se ha conocido en la historia de Euskal Herria", dice Azpilikueta. "Para ello, estamos invitando a participar a todos los amigos que han colaborado durante estos cuatro años -fuerzas políticas, organizaciones sociales y culturales, fundaciones, sindicatos...- y la respuesta es muy buena. Además, toda esta gente va a pasar a la posteridad como copartícipes del proyecto".
Por su parte, Abasolo incide en que este proceso va a permitir recuperar valores, como la solidaridad o el trabajo en común, que hoy están tristemente en desuso. "Proyectos que hace 40 años eran posibles hoy se antojan inviables, por el estado anímico de este pueblo. Nos han contagiado el pesimismo. ¿Sería posible poner en marcha ahora aquella red paralela de ikastolas que se levantó en los años 60 y 70? ¿Sería factible fundar una universidad vasca a la manera en que se conformó esa red de alfabetización de adultos que tejieron AEK e IKA? Desde hace años hemos renunciado a proyectos necesarios para Navarra, y esta es una buena oportunidad para dar un cambio de rumbo y retomar esa capacidad de movilización social", asegura.
INVESTIGACIÓN
Aportaciones historiográficas
Por último, este espacio de la memoria funcionará también como un centro de investigación para historiadores, donde puedan reunirse, dar conferencias, y analizar y contrastar sus aportaciones. Los promotores de Enneco, la memoria del Roble quieren que, por encima de todo, se convierta en un proyecto de gran prestigio científico, para lo que van a contar con un grupo de historiadores y profesionales de las ciencias sociales liderado por Joseba Asiron. Además, el centro va a funcionar como un altavoz para todo su trabajo académico. Habrá una biblioteca que recopilará todos sus libros y publicaciones, y también se dispondrá un espacio para las editoriales que quieran participar.
En unos días, la página web www.enneco.org, que aún se encuentra en construcción, ofrecerá más detalles de este proyecto.

Cómo colaborar

· 2012-2013. Anteproyecto. Contacto con municipios, cesión de terrenos, anteproyecto arquitectónico y de contenidos, recogida de donaciones, presentación pública.
· 2013. Proyecto definitivo. Redacción y presupuestación de la primera fase.
· 2014. Comienzo de obras. Colocación de la primera piedra del Edificio principal, labores de auzolan en abierto y visitas guiadas.
· 2016. Apertura al público. Apertura del parque y del edificio principal y comienzo de la programación de actividades complementarias.
· 2017-2022. Ampliación del proyecto. Comienzo y desarrollo alrededor del plan principal.
· Visitas para grupos.
· Exposiciones temporales.
· Eventos puntuales. Proyección de películas, charlas, conferencias, congresos, conciertos...
· Actividades para escolares. A través de la firma de convenios con los centros. Se elaborará material didáctico de la visita y otro destinado también al trabajo en las aulas.
· Patrocinadores. Marcas con interés en esponsorizar algunas de las salas de la exposición permanente u otras áreas.
· Mecenas. Aportaciones puntuales al desarrollo del proyecto.
· Promotores. Aportación anual de 1.200 euros.
· Protectores. 144 euros anuales.
· Amigos. 72 euros anuales.
DONACIONES
Las personas e instituciones que aporten donaciones, además de obtener beneficios fiscales, verán inscritos sus nombres en las paredes del claustro del Edificio principal y tendrán acceso a la Tarjeta Enneco, que ofrece ventajas como entrada gratuita al parque y descuentos en centros asociados.

No hay comentarios: