martes, 5 de marzo de 2013

Diario de ARROTXAPEAko Egunkaria (33)


El nuevo año lunar chino, Sugea, no ha tenido buen comienzo para muchas gentes del barrio. El 12 de febrero se hizo pública la resolución de la Justicia española a favor de aplicar al vecino German Rubenach el castigo añadido conocido como “doctrina Parot”, retrasando una vez más su salida de prisión. El sábado, 14 de febrero, las calles rotxapeanas amanecieron al grito de “German Etxera!” acompañadas de un sinfín de graffitis. Eran las dianas para el Elkartasun Eguna (Día Solidario) del barrio, que tuvo que competir con un agitado día de convocatorias y movilizaciones en Iruñea, como el Seminario organizado por la Fundación Ipar Hegoa para analizar la necesidad de un Estado Vasco, o la manifestación de la tarde contra los desahucios. Esa misma tarde tuve la ocasión y la suerte de conocer a la escritora María Blanco y Andoni, de la Asociación Ibili, y con ellos la realidad de quienes sufren la enfermedad Ataxia. Horiena bai bizitzeko gogoa!
Aquel mismo sábado se derrumbó Labrit, el baluarte más antiguo de las murallas, con la pena que sigan aún en pie esas otras murallas tejidas mucho más sibilinamente por los herederos de quienes levantaron aquéllas hace ya 500 años. Cuando derrumbemos estas últimas, las que enturbian nuestras cabezas y nuestros corazones, empezaremos a reconocernos como personas libres en un país libres. Aunque, ciertamente, aún tenemos mucho que desaprender.
Un jueves, creo que el 21 de febrero, coincidí en un restaurante de Pamplona con la plana mayor del PSN. Pese a que nos unía ese menú de 16 euros (pues sí, tocó capricho; pero ya sabéis, hay que comer en el barrio y, más concretamente, en los bares que apoyan a la revista Ezkaba, como debe ser!), ese escaso medio metro de distancia iba haciéndose cada vez más grande. Pensaba en los hijos e hijas de aquella otra generación que el historiador Emilio Majuelo bautizó como la Generación del Sacrificio, y no podía más que apenarme en la obsesión de muchas gentes de abajo por dejar de serlo, por olvidar a los suyos. Y la tragedia de esos títeres con traje, vestido largo y corbata, por formar parte de un club en el que, muy a su pesar, siempre serán miembros de segunda clase. Es la tragedia de la lucha de clases: raramente el de arriba traiciona a su clase, mientras que para las gentes de abajo la tentación de hacerlo es demasiado grande. Así nos va.
Otra sensibilidad política del barrio ha finalizado su proceso de constitución, con la presentación del partido político Sortu, en el Anaitasuna, el 23 de febrero, y una semana más tarde, el 3 de marzo, en Lizarra, Ernai, en esta ocasión una organización juvenil que se autodefine como “independentista, socialista y feminista”.
     Y se fue otsaila, el mes de los lobos, aunque el lobo feroz de verdad, ese que camina a dos patas, siga haciéndonos la vida imposible, con sus reformas, desahucios, abusos varios y unas actitudes sexistas que hacen necesario, hoy más que nunca, un 8 de marzo de reivindicación y de lucha. El 26 de febrero, los responsables del supuesto Gobierno de la Alta Navarra hicieron público los 203 casos conocidos de niñas (seguro que también rotxapeanas) a las que les han extirpado sus órganos sexuales entre los años 2008 y 2011 en las visitas a sus países de origen. ¿Hasta cuando tanto horror y tanto sinsentido?


* Aurreko sarrera / entrada anterior:



No hay comentarios: