lunes, 18 de marzo de 2013

Diario de ARROTXAPEAko Egunkaria (35)

Arrotxapea
   El 12 de marzo, martes, el Ayunta-miento hizo pública la siguiente nota de prensa: "El historiador y etnógrafo José María Jurío tendrá una calle en Arrosadía". Azkenean, lortu egin dugu!! Sí, lo hemos conseguido. La revista Ezkaba lleva ya ocho años solicitando ese reconocimiento institucional. De hecho, la decisión ha venido tras la campaña que hemos reactivado estas últimas semanas interpelando directamente a los partidos con representación municipal. Pero, finalmente, en Arrosadía, y no en Arrotxapea, donde el vecindario ya tiene adjudicada la Plaza Jimeno Jurío hace ya mucho tiempo. ¡Cómo son! Por tanto, como decimos en euskera, nos ha dejado un sabor gazi-gozoa, agridulce. A falta de las explicaciones por parte del alcalde Maya, y si es así definitivamente, no queda sino alegrarnos por ese nuevo lazo que unirá a las gentes de Arrosadía y Arrotxapea, con la seguridad de que, pese a tanto gesto feo y de desprecio por la voluntad de las gentes de aquí, pese a tanto cálculo realizado sin contar con el tejido asociativo de aquí, Jimeno Jurío siguirá teniendo un rincón muy especial en su barrio rotxapeano.
   Esta semana pasada, hemos tenido al euskera como protagonista: reivindicación de un Instituto (con esas pegatinas amarillas coloreando paredes, escaparates y fachadas, MSFKZRKez!), el viernes, 15 de marzo, la Korrika atravesó el barrio dos veces, por la mañana desde Cuatro Vientos y por la tarde atravesando Corralillos hacia el puente Oblatas), y el domingo, 17 de marzo, dio comienzo la semana Euskaraz Bizi. Siempre pidiendo, si es que no nos cansamos nunca, y que siga siendo así, porque sino... Seguimos sin Escuela Infantil en euskera, sin Instituto, y las 798 niñas y niños de Patxi Larrainzar siguen siendo ciudadanos de segunda para nuestras supuestas autoridades. Aunque supongan el 40 % del total del alumnado de los tres centros públicos del barrio. El viernes, sin ir más lejos, nuestras txikis tuvieron que correr (junto con el resto de Korrikalaris venidos de todos los rincones de Iruñea) en una avenida Marcelo Celayeta que los txilibitu-jaunas, policías municipales, no cortaron al tráfico previamente. ¡En fin, una más!
   Y la crisis sigue sin abandonarnos, la crisis y muchas de sus responsables, pues ayer, las bases de UPN decidieron mantener a Barcina en la dirección del mismo. Quienes sí nos han dejado, desgraciadamente, han sido un par de vecinas del barrio que, según se dice en la calle, se han suicidado durante estos últimos quince días, parece ser que por motivos económicos. Ya sé que no está bien decirlo, pero no puedo evitar de pensarlo, ¿por qué no suicidan a los verdaderos responsables de sus  tragedias? Ya, ya lo sé, eso no es tan fácil.


* Aurreko sarrera / Entrada anterior:




No hay comentarios: