sábado, 4 de enero de 2014

Pablo Milanés, "Pobre del cantor"

   Con la llegada del año nuevo, las redes sociales se han visto inundadas de buenos deseos y palabras hermosas para poder hacer frente a un 2014 que, pese a todas las celebraciones del mundo, irá haciéndose irremediablemente a nuestra medida, en función de lo que nosotras queramos que sea. No hay más varita mágica que las ganas de vivir y de pelear para que lo vivido merezca la pena. Pues sí, compromiso, con todo lo hermoso y lo no tan hermoso que ello conlleva. Desde este Rincón de Historia queremos empezar el año con una canción dirigida a todas aquellas personas que cantan, recitan, escriben y cuentan historias, ya sean éstas con mayúsculas, o escritas con letra pequeña. Porque pobre del cantor, escritora o profesor de nuestros días que no arriesgue su cuerda, su pluma o su voz por no arriesgar, no ya su vida, sino tan sólo su recorrido profesional.

Silvio Rodriguez y Pablo Milanés, "En vivo en Argentina", 1984

Pobre del cantor

                                         Pobre del cantor de nuestros días
                                         que no arriesgue su cuerda
                                         por no arriesgar su vida.
                                         Pobre del cantor que nunca sepa
                                         que fuimos la semilla
                                         y hoy somos esta vida.

                                         Pobre del cantor que un día la historia
                                         lo borre sin la gloria
                                         de haber tocado espinas.
                                         Pobre del cantor que fue marcado
                                         para sufrir un poco
                                         y hoy está derrotado.

                                         Pobre del cantor que a sus informes
                                         le borren hasta el nombre
                                         con copias asesinas.
                                         Pobre del cantor que no se alce
                                         y siga hacia delante
                                         con más canto y más vida.

                                         Pobre del cantor que no halle el modo
                                         de tener bien seguro
                                         su proceder con todos.
                                         Pobre del cantor que no se imponga
                                         con su canción de gloria,
                                         con embarres y lodo.



No hay comentarios: