viernes, 20 de junio de 2014

Aizkolaris de 'Enneco', la memoria del roble

La Fundación Nafarroa Bizirik colocará en octubre la primera piedra del proyecto en Etxarri Aranatz
El presidente Patxi Abasolo y el coordinador Vicente Azpilikueta destacan el "trabajo en auzolan"
IDOIA DE CARLOS, diario de noticias - Jueves, 19 de Junio de 2014 
Patxi Abasolo (presidente Fundación Nafarroa Bizirik), Aitor Karasatorre (presidente de la Mancomunidad de Sakana), Iker Manterola (Agencia para el Desarrollo de la Sakana), Vicente Azpilikueta (coordinador del proyecto), Sergio Iribarren (coordinador de la iniciativa Nafarroa Bizirik), Isabel Elizalde (directora gerente de Cederna Garalur), Joxi Bakaikoa (alcalde de Etxarri Aranatz), Unai Hualde (concejal de NaBai en Alsasua) y Joseba Garmendia (representante de Sakantzen Sarea). (Oskar Montero)
PAMPLONA - "Seguro que sabes quién fue el Cid Campeador pero... ¿Sabes quiénes fueron Jaso, Velaz de Medrano, Martin Ttipia, el mariscal Pedro o Margarita de Navarra? Por eso es necesario este proyecto, para poner en valor a héroes de esta tierra que no son conocidos y de los cuales apenas se habla. Pretendemos llenar ese vacío". Así explica Vicente Azpilikueta la iniciativa Enneco, la memoria del roble, un parque de la memoria que la Fundación Nafarroa Bizirik está construyendo en Etxarri Aranatz y que pretende convertirse "en un espacio que recoja toda la experiencia social, cultural, política e institucional del Reino de Navarra, desde que nació como Reino de Pamplona en 822 hasta que, tras sufrir un largo proceso de conquistas, esa estatalidad le fuese finalmente arrebatada en 1620". Según las previsiones del colectivo, la primera piedra de este museo vivo se colocará en octubre o noviembre.
Azpilikueta, coordinador de esta iniciativa, y Patxi Abasolo, presidente de la fundación, son, según se definen, "la pareja de hecho del proyecto". Empresario y profesor de historia, respectivamente, aseguran que creyeron en la memoria del roble desde el primer momento y que su actual función es "ir enamorando a más gente". Por las cifras, lo están consiguiendo: ya cuentan con más de 600 apoyos (amigos de Enneco que aportan una cuota mensual) y decenas de promotores entre los que se encuentran partidos políticos, sociedades culturales, empresas o grupos comunicativos como este periódico. La federación de ikastolas de Navarra, Sortzen y artistas como Nestor Basterretxea o Xabier Morrás también han mostrado su apoyo.
Tal y como Azpilikueta y Abasolo recuerdan, los inicios de este parque de la memoria se remontan a 2012, al contexto del aniversario de los 500 años de la conquista de Navarra. La Iniciativa Nafarroa Bizirik preparó diversos actos de conmemoración, pero creyeron oportuno "materializar el bagaje ideológico en un proyecto real". Así nació la fundación de mismo nombre, como "instrumento del que nos dotamos para sacar el proyecto adelante", y que trabaja junto a diversos agentes: la Mancomunidad de Sakana y el Ayuntamiento de Etxarri Aranatz (apoyo institucional), con la representación de Aitor Karasatorre y Joxi Bakaikoa; Cederna Garalur y la Agencia para el Desarrollo de la Sakana (apoyo empresarial y desarrollo), con Isabel Elizalde e Iker Manterola; y el apoyo popular, encarnado por Joseba Garmendia, de Sakantzen Sarea. Todos estos grupos mostraron ayer su compromiso con el proyecto, además de Unai Hualde, concejal de NaBai en Alsasua, y Sergio Iribarren de la iniciativa Nafarroa Bizirik.
TRABAJO EN AUZOLAN "El auzolan es la varita mágica. Si encontramos un obstáculo no va a ser económico o financiero, porque la gente considera este proyecto como suyo", afirma Abasolo. Para el presidente de la fundación, "la garantía de que el proyecto salga adelante es que los siete herrialdes han trabajado en auzolan". Como ejemplo, para los trabajos de limpieza de obstáculos del robledal en el que se ubicará la memoria de Enneco, cuyo coste estiman en 30.000 o 40.000 euros, no ha sido necesario el desembolso económico porque cientos de personas han acudido voluntariamente desde Durango, Bilbao, Irún o Pamplona, y desde varios colegios.
De hecho, realizar el proyecto desde un punto de vista educativo ha sido desde el principio uno de sus principales objetivos. "Por un lado es una oferta histórica para toda la ciudadanía vasca y navarra; por otro, para el ciudadano europeo, donde está muy de moda el turismo identitario; y por último, la niña bonita de nuestros ojos, para educar a jóvenes de entre 12 y 16 años", expone Abasolo. En opinión de ambos, es "necesario" este proyecto, además de "atractivo y serio desde el punto de vista científico", porque "no va a olvidar u ocultar hechos, lo que sí hace la historiografía española o francesa". El coordinador y el presidente insisten en que no será un museo al uso, ya que "se pondrá en valor la naturaleza y la historia". "Habrá itinerarios curriculares y renovables. Todo lo contrario a lo que es un museo estático o cerrado", apunta el presidente.
Por el momento, afirman que no han encontrado dificultades más allá "que las derivadas de la burocracia", aunque consideran "una tragedia" que su labor no sea impulsada desde las instituciones. "Las administraciones no responden a las necesidades muchas veces, pero es necesario que siga habiendo una masa crítica que lleve adelante proyectos, sin dejar que se marginen y buscando colaboración al igual que la tienen otros proyectos", opina Abasolo.
De cara al futuro, ya tienen planeados sus próximos pasos: cerrar el aspecto técnico y legal con la cesión definitiva del terreno, dar forma a los contenidos mediante grupos de trabajo con profesionales de todos los ámbitos, y presentar en septiembre un plan de viabilidad, del que, aunque no pueden adelantar datos, aseguran que demuestra la rentabilidad del proyecto.

No hay comentarios: