lunes, 16 de junio de 2014

Fiestas de Arrotxapea: la otra cara

   Así nos encontramos La Carbonilla al día siguiente de fiestas, el pasado lunes: las basuras sin recoger, y uno de los bancos totalmente destrozado, a conciencia, las tablas de madera, los hierros y todo lo que se ponía por delante. Si mala es la desidia y el abandono del Ayuntamiento, y tanto o peor aún el sinsentido de la cultura del desfase y la violencia gratuita, cuando ambas se juntan, mejor salir corriendo.

La Carbonilla, Patxi Abasolo López
   No nos vendría mal pararnos a reflexionar sobre valores y actitudes que nada tienen que ver con disfrutar de un buen ambiente: actitudes machistas que pueden llegar a dejar huellas muy difíciles o imposibles de borrar en toda una vida; ese cóctel de drogas varias, testosterona y bravuconadas causante de broncas innecesarias en recintos creados para todo lo contrario... Reflexionar y tomar la resolución de no permitirlo, mucho menos en nuestros espacios, porque eso sí que depende de todas y todos nosotros, de quienes queremos unas fiestas populares y alternativas, pero de verdad, donde primen los valores por los que tanto estamos trabajando el resto del año. Porque son nuestras fiestas. ¡A currárselo!

   Por cierto, unos mozo de Mendillorri recuperaron y devolvieron un estandarte del barrio que ya había pasado la muga rotxapeana. Como tiene que ser, a cuidar los barrios amigos, que para eso estamos. Biba zuek!

Estandarte recuperado. Gora Mendillorri!
Argazkia: Patxi Abasolo López

* Azken sarrera / última entrada:




No hay comentarios: