miércoles, 11 de junio de 2014

Homenaje a las hermanas Josefa y Elisa Uriz Pi

El Ayuntamiento del Valle de Egües, colindante con la ciudad de Pamplona, dedica los días 12, 13 y 14 de junio un homenaje público a las hermanas Josefa y Elisa Uriz Pi, pertenecientes a una familia de Badostáin, uno de los concejos que integran el citado municipio. Este homenaje se realiza en reconocimiento al compromiso que ambas hermanas asumieron en el terreno de la renovación pedagógica, los derechos de la mujer, de la infancia y de la lucha contra el nazismo, hechos prácticamente desconocidos en la tierra que les vio nacer.
El homenaje consiste en dedicar un colegio público a Josefa (Pepita) Uriz, por destacarse de forma especial en los avances de la pedagogía, y dar el nombre de las dos hermanas a una plaza del pueblo de Badostain. Entre los actos de homenaje, también se inaugurará una exposición que recoge, con amplio despliegue gráfico y documental, la trayectoria vital de las dos hermanas bajo el título “Historia y compromiso de las hermanas Uriz”.

Movimiento de renovación pedagógica
Ambas hermanas participaron en el citado movimiento de renovación pedagógica que surgió en Europa durante las dos primeras décadas del siglo XX. Tanto Pepita como Elisa fueron becadas por la Junta de Ampliación de Estudios para seguir cursos en Bruselas y Ginebra, en el primer caso con Ovide Decroly sobre “Pedagogía y organización escolar” y en el segundo con Emile Dalcroze sobre “Gimnasia rítmica”.
Igualmente estuvieron en contacto con las teorías avanzadas de María Montessori, Eduard Claparede, Jean Piaget y Celestine Freinet. Como se ha comentado anteriormente, Pepita Uriz participó en la creación del grupo Batec, dedicado a divulgar el llamado “método Freinet”, siendo directora de la revista “Escola”, en la que difundían estas novedosas ideas.
Sus aportaciones en el terreno educativo ya han sido reconocidas en Cataluña por la prestigiosa institución Rosa Sensat, teniendo Josefa Uriz dedicada una calle de Lérida por este motivo y habiéndole dedicado el Institut Catalá de la Dona (Generalitat de Catalunya) el mes de septiembre en su calendario oficial para el año 2001.

Defensa de los derechos del la mujer
Tanto Pepita pero en este caso con mayor empeño Elisa Uriz participaron en la creación de las primeras organizaciones para la defensa de los derechos de la mujer en el Estado español. Elisa Úriz intervino en mítines junto a Clara Campoamor, impulsó la Unión de Mujeres Españolas y la Unió de Dones de Catalunya.
Durante años, representó a las mujeres españolas en la dirección de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM), plataforma desde la cual se defendía un clima de paz y convivencia entre los Estados, se denunciaba las condiciones de vida de las mujeres en todo el mundo, de forma específica en España. Por ello, el Congreso Mundial de la Paz le concedió la Medalla Joliot-Curie.
Elisa denunció de forma constante la situación en que se encontraban las mujeres encarceladas durante la dictadura franquista, tomando varias iniciativas en este sentido ante las Naciones Unidas y logrando, debido a sus gestiones, que una comisión internacional de juristas visitara la cárcel de Yeserías a finales de los años 50.

Defensa de los derechos de la infancia
Las dos hermanas jugaron un papel clave en la organización de la llamada “ayuda de retaguardia”, que se encargaba de asistir a las familias con niños que huían de los combates durante la Guerra Civil. Un informe de Elisa Uriz recuerda que llegaron a preparar 100.000 comidas para ellos cuando muchos adultos no tenían nada que llevarse a la boca.
Acabada la Guerra Civil, Elisa Uriz fue la responsable, dentro de la Unión de Mujeres Españolas, de organizar la solidaridad con los niños refugiados recogiendo aportaciones económicas, en alimentos y juguetes de numerosos países.
Desde la FDIM, Elisa propuso la instauración del Día Internacional del Niño, a semejanza del Día Internacional de la Mujer, además de proclamar una Carta Universal de Derechos de la Infancia. Ambas iniciativas serían finalmente adoptadas por la ONU.

Lucha contra el Nazismo
          Elisa y Pepita Uriz, refugiadas en la zona de París, se unieron a la Resistencia Francesa durante la ocupación nazi, integrándose en el núcleo dirigido por los hermanos catalanes Josep y Conrad Miret.
Perseguido por la Gestapo, este grupo fue desarticulado. Josep y Conrad murieron a manos de estos servicios secretos alemanes y de las SS, el primero en el campo de exterminio de Mauthausen y el segundo durante las sesiones de tortura.
Las hermanas Uriz consiguieron escapar y se integraron en la Unión Nacional Española del también navarro Jesús Monzón Repáraz, la primera organización que intentó una reconciliación de fuerzas enfrentadas durante la Guerra Civil.




No hay comentarios: