sábado, 14 de marzo de 2015

Diario de ARROTXAPE[a]ko Egunkaria (67)

Arrotxapea, 2015-martxoa-14
Argazkia: Patxi Abasolo
  A menudo parece que el tiempo marcha pesado, despacico, mucho más de lo que nos gustaría, hasta que hacemos un alto en el camino y, al volver la mirada atrás, nos encontramos con que han quedado ya lejos días, semanas y meses enteros, sin apenas darnos cuenta. Ça c'est la vie! Zer egingo diogu, ezta? Así nos ha pasado con nuestro Diario. El trabajo y mil quehaceres del día a día han podido más que un gesto tan sencillo como hacer un clic y escribir unas líneas en este pequeño rincón de la inmensa red. Ha sido abrirlo, y darnos cuenta que la última vez fue hace ya tres meses, aquel 24 de diciembre, días después de hacer su aparición Negu, nuestro Invierno, que, como podemos ver en estos momentos, sigue empeñado en no dejarnos y cobijarnos, una vez más, bajo su manto blanco.
   Han sido vecinas rochapeanas que viven muy lejos del barrio quienes nos han animado a acariciar de nuevo el teclado. Nos han escrito diciendo que sin nuestro Diario el barrio les va quedando cada vez más lejos, y, jakina!, eso no puede ser. Así que aquí estamos de nuevo.
  Pues sí, por mucho que cantemos la canción de Zea Mays, Negua joan da ta, los escalofríos
Elkartasun Eguneko manifestazioa
Argazkia: Patxi Abasolo
siguen siguen siendo algo muy nuestro, y no sólo atmosféricamente, así que aún tenemos presente a la Polla Records cuando avisaba a propias y extraños que seguimos "luchando entre nosotros [y nosotras] mientras ellos [y ellas] se ríen; unámonos contra ellos [y ellas], porque sólo son muerte". Y mira que es fácil, pues los números son los números, y éstos dicen que las gentes de abajo somos muchísimos más que las de de arriba. Eso sí, parece ser que muchas de nosotras no están arriba porque, simplemente, no pueden, ésta es nuestra tragedia. En fin, que no es tan fácil; baina, tira, todo llegará.
  De todo hemos tenido en el barrio. El Arga haciéndose oír y recordándonos que, cuando la convivencia con Amalur no es tal, las malas noticias no vienen nunca solas, por más que nuestras supuestas autoridades se empeñen en levantar muros como único remedio [im]posible. A un jóven, el 3 de marzo, le dio por tirar tiros contra sus convencinas desde la ventana de casa. Menos mal que lo hizo con una carabina de aire comprimido. Así y todo, no es de extrañar que haya sucedido en una calle que homenajea a un militar asesino de miles de personas entre la población indígena americana, un tal Pedro de Ursua que, además, el Departamento de Educación ofrece al alumnado del Instituto de Mendillorri como modelo a seguir, en fin, más de lo mismo.
   El 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora, las mujeres rochapeanas participaron con distintas actividades antes de acudir a la manifestación de Iruñea. Mujer trabajadora decimos, porque, si vemos los mensajes de las redes sociales, más de una y de uno se ha confundido con no sé qué día de no sé qué mujeres, o con el primer domingo de mayo que católicos y no católicos celebran el día de la madre, con ayuda de multinacionales y comercios bien diversos. Espero no romper ninguno de esos corazones que desfilaban por las redes sociales, pero el 8 de marzo es para quien se lo ha ganado, para las mujeres trabajadoras, aquí no entra reina, marquesa o empresaria alguna. Un día al año. Que no os lo quiten.
  En el barrio hemos tenido Caldereras y Carnavales; eso sí, sólo para txikis, es lo que hay. También hemos tenido nuestro Elkartasun Eguna (28 de febrero) para acompañar al joven Ibon Esteban; una marcha reivindicando Escuelas Infantiles en euskera para todos los barrios de Iruñea (10 de marzo); la presentación de Sare, donde acudimos casi 100 personas para poner punto y final a la dispersión de presas y presos (12 de marzo); y mil y una historias que, por no salir en ningún medio de desinformación o información (que, haberlos hay-los), no dejan de ser menos ciertas.
   En fin, las amigas y amigos del proyecto comunicativo del barrio por excelencia, la revista Ezkaba, tenemos una cita el 28 de marzo, para despedir a Negu, dar la bienvenida a la Primavera, y celebrar con ello su 23 cumpleaños. Mientras tanto, animo y ha seguir haciendo barrio, gure ardura da eta.




* Azken sarrera / última entrada:


No hay comentarios: