jueves, 16 de julio de 2015

Arrotxapea, barrio de abajo en Esparza de Salazar

Zaraitzuko Arrotxapea
Argazkia: Patxi Abasolo
    Una escapada a Zaraitzu, valle de Salazar, para seguir encontrándonos en Arrotxapea. Ha sido en Esparza de Salazar (Espartza Zaraitzu), topónimo euskaldun que podría hacer referencia a espartzu (esparto), ezpara (tábano) o espar (como denominan en el pueblo a la estaca que se utiliza para sujetar las vides). Con alcaldesa rochapeana y todo, si es cierto lo que nos comentaron las gentes del lugar. Así que, arrotxapear zintzo gisa, sacamos la cámara de fotos e hicimos clic para nuestro Txoko de Historia.
  Una vez que te sumerges en las aguas de la Historia, no sabes muy bien dónde terminarás. También en esta ocasión, pues kuxkuxeando en la red, he podido saber que, además de Esparza de Galar, tenemos otro Esparza en tierras americanas. Como me imaginaba, nada de qué sentirse orgullosa. Más páginas de conquista, sangre y sufrimiento, unas décadas más tarde de haber sufrido lo propio en casa, en el mismo siglo XVI.
  El 1 de diciembre de 1573, el rey español Felipe II otorgó a Diego de Artieda y Chirino, nativo de Esparza de Salazar, el cargo de gobernador en la costarriqueña Ciudad de Espíritu Santo. Cuatro años más tarde, en 1577, en recuerdo a su pueblo natal, rebautizó la ciudad con su denominación actual. Diego de Artieda murió en 1591, tras dejar escritas páginas y páginas de abusos, crueldades e injusticias en nombre de un estandarte y unas autoridades que, unas décadas más atrás, nada tenían que ver con Navarra ni con sus gentes.
  


No hay comentarios: