sábado, 19 de septiembre de 2015

"Ese hombre", Silvio Rodríguez ["Expedición", 2002]

  Nos guste más o menos, no hay duda de la importancia que llegan a adquirir ciertas personas convertidas en líderes políticos, con miles de ojos mirándolas, miles de oídos escuchándolas, miles de manos dispuestas a construir según sus palabras. Son personas capaces de encender la ilusión donde sólo había tristeza y desazón. A ellas va dedicada esta canción, con la esperanza de que no olviden nunca quien las hizo, que no conviertan de nuevo en lodo los verdes prados soñados por miles de corazones en mil y un rincones de este pequeño planeta llamado Tierra.


"Expedición", 2002.
Ese hombre que por hechos o por dichos
es respetado tanto,
ese hombre que por dichos o por hechos
es festejado tanto,
debiera olvidar que casi iba solo
cuando desnudó aquella emoción
que ahora es de todos,
debiera olvidar que casi iba solo
cuando conquistó el cetro que hoy
le ciñen a coro.

Ese hombre que por hechos o por dichos
es escuchado tanto,
ese hombre que por dichos o por hechos
es contemplado tanto,
recuerde por qué, por qué es que le quieren,
recuerde que ha partido de sí
en pos de otros seres,
recuerde por qué, por qué es que le quieren,
recuerde que ha cono una razón
alumbra deberes.

Ese hombre que por hechos o por dichos
es amado tanto,
ese hombre que por dichos o por hechos

es alabado tanto,
se cuide de sí, se cuide de él sólo,
porque hay un placer perverso en creer
merecerlo todo.
Se cuide de sí, se cuide de él solo,
Porque el mismo don que lo levantó
Puede ahogarlo en lodo.



  
  No obstante, la que bien podría ser un memorándum para todos los políticos de izquierda, fue escrita en 1977 por Silvio Rodríguez para sí mismo. La compuso regresando de Angola, donde estuvo de joven luchando como internacionalista, e inmediatamente después de presentarse como cantautor en España, donde ya era muy famoso, sintiendo que debía cuidarse de no perder el suelo que pisaba.

No hay comentarios: