lunes, 9 de enero de 2017

Arrotxapea da su último adiós a Elhadji Nadiaye

  Ya está en la calle la primera Ezkaba del año. En esta ocasión he dejado de lado la historia pasada del barrio para abordar una de esas historias de ahora que nunca deberían haber sucedido. Fue aquí, en nuestro barrio, en Arrotxapea, que llora en silencio por la persona que arrancaron de su regazo tan sólo por ser negra.


Elhadji gogoan...

Dundu ñuule amna solo

Abenduaren 7an, agur esan zioten Elhadji Ndiaye-ri Senegal-go bere jaioterrian zein Arrotxapean, 45 egun lehenago polizia espainolak atxilotu eta betiko eraman zuen tokian berean. Kolore anitzeko kontzentrazioak ozenki aldarrikatu zuen bizitza beltzak axola zaizkigula.

Lugar rochapeano donde Elhaji inició su viaje sin retorno
a manos de la Policía Nacional Española.
Fotografía: SOS Arrazakeria


Elhajdi gogoan...
Dundu ñuule amna solo
Las vidas negras importan
Bizitza da handiena
#JUSTICIAparaELHAJDI




El miércoles, 7 de diciembre, Elhadji recibió sepultura en su tierra natal, Senegal, seis semanas después de morir tras ser detenido por la policía española en la calle Marcelo Celayeta. En este mismo lugar, esquina con la calle Artika, a más de 3.500 kilómetos (en línea recta) de su casa africana, familiares, amigas y amigos del joven senegalés fallecido y miembros del colectivo SOS Racismo se dieron cita para darle un último adiós aquí, en una tierra que le acogió pero que, evidentemente, no supo cuidarle bien.

Gestos de ternura
Se acercó al barrio gente de todos los rincones de la ciudad. Quienes hemos participado en alguna de las movilizaciones realizadas durante estos dos meses, no hemos podido dejar de preguntarnos qué habría pasado si el joven fallecido hubiese sido nacido en esta ciudad, su tez no hubiese sido negra y tuviese por nombre Anabel, Mikel o Aitor.
¿Se habrían desgarrado de dolor nuestros barrios? ¿Habrían gritado nuestras calles y aceras exigiendo verdad, justicia y reparación? ¿Habrían vuelto a hablar graffitis, pintadas y murales? Seguramente. Aunque no es menos cierto que el agradecimiento de las personas afectadas en este desgraciado acontecimiento difícilmente podría haber sido mayor y más sincero.
Como decía el escritor uruguayo Eduardo Galeano, la solidaridad es la ternura de los Pueblos. Y, como comentó en el acto un compañero de Elhajdi, es algo tan sencillo y tan hermoso como dar confianza, estar con el otro, demostrar a quien tenemos cerca que nos importa, haya nacido en Arrotxapea o en un pequeño pueblo a más de 5.000 kilómetros de distancia:
“Nuestras palabras hoy son de agradecimiento porque, desde que pasó esto, hemos visto vuestra movilización. SOS Racismo, Salhaketa y todas las organizaciones y movimientos sociales, también Ahotsa, nuestro diario preferido. Os damos a todos muchísimas gracias, porque nos damos cuenta que nuestras vidas importan, las vidas negras importan.
Él se murió aquí, en Iruñea, y ya le han enterrado en Senegal. Ya que no podíamos ir nosotros, hemos hecho nuestra forma de recordarle con vosotros. Pero no hemos dejado de luchar... sólamente esto es lo que podemos hacer, enterrar el cuerpo... pero seguiremos luchando, porque queremos que se aclare todo lo que pasó; queremos ir hasta el final de todo, no vamos a bajar los brazos. Así que os damos muchas gracias a todas las organizaciones que han apoyado el caso. Sinceramente, estamos muy orgullosos de vosotros, nos dais mucha confianza sabiendo que cualquier cosa que pase, cualquier injusticia, vais a estar con nosotros. Por eso estamos muy contentos, nos dais la confianza que nos quita la policía, así que gracias”.

Verdad y justicia
Los compañeros de Ndiaye siguen reclamando su derecho a saber qué pasó, y justicia frente a los responsables de su muerte. “Hoy, en Iruñea, en Nafarroa, si eres negro puedes morir en comisaría tras una detención violenta y que nadie se vea obligado a rendir cuentas, que no haya respuestas ni consecuencias, que se imponga el silencio administrativo [...] El tratamiento que se está dando a la muerte de Elhadji nos está diciendo a gritos que todas las vidas no importan lo mismo, que el género, la raza y la clase determinan lo que vale un cuerpo, lo que vale una vida, lo que vale una muerte”.
Durante la concentración, una vez leído el comunicado, amigos y compañeros del joven senegalés mostraron su indignación por las calumnias y mentiras difundidas por distintos medios de comunicación:
Una muerte así, con el trato que le dieron, no se la merece nadie. Dicen que él es el violento, pero resulta que el violento es el que está muerto [...] Era un chaval muy majo, estuvimos viviendo año y medio juntos y puedo asegurar que todo lo que se está diciendo sobre él es mentira”.
También desde estas líneas exigimos verdad, justicia y reparación. Por Ndiaye, por su gente, por todas y cada una de nosotras.



Xilaba 2016
Bertsulari xapelketa*

Hain justu Trumpek jo duenean
mailuarekin iltzea
Marien Lepenek amestu ote
du Frantzia zuritzea?
Hiztegitatik kendu ote du
Rajoyk erabakitzea?
Normala ote da poliziak
senegaldar bat hiltzea?
Neri tokatu zait muga ertzean
sortu eta handitzea,
ta ikasi dut igurtzi ezkero
deusezten dela klitxea.
Gure herri honek badaki zer den
mututuei aditzea
ta harresiak atxeman arren
zubigintzan aritzea.

Sustrai Colina


* Sustrai Colina bertsolaria, Urruñan (Lapurdi) jaioa, Arrotxapean bizi da.


Texto: Patxi Abasolo López
Ezkaba aldizkaria, 241. zka., 2017ko urtarrila.


No hay comentarios: