martes, 27 de febrero de 2018

Emakumeen Martxoak 3: "Memoria isildua"


Emakume bati galdetzen badiozu martxoaren 3ko gertakariak nola bizi izan zituen, bere senarrak, bikoteak edo semeak izandako esperientziak kontatuko dizkizu. Andrazkoek, oro har, ez diete baliorik ematen euren bizipenei. Errealitate gordin horrekin egin dute topo Zuriñe Rodriguez, Itziar Mujika eta Nora Miralles kazetari eta ikerlariek 1976ko martxoaren 3an Gasteizko gertakari lazgarrietan emakumeek bete zuten rola ikertzeko orduan. Hona hemen Berrian Edurne Begiristainek ikerketa horri buruz idatzitako artikuluaren hainbat zati:

Barruak hustea, sendatzeko

1977an, Gasteizko sarraskiaren lehen urtemugan
egindako manifestazioan, emakumeak lore sortak eramaten.
"Duela 42 urte Espainiako Poliziak bost lagun hil eta ehunka zauritu zituen Gasteizen, langileak batzartuta zeuden San Frantzisko eliza hustuta. Emakumeek gertakari horietan izan zuten protagonismoa iruditeria kolektiboan presente badago ere, sekula ez da haien lekukotza zuzenik jaso, ez da haien ahotsa entzun, eta ez da haien parte hartzearen garrantzia nabarmendu. Gizarteak berak isilarazi eta ahantzi ditu [...].
Fabriketan lan egin zutenak eta grebara joan zirenak, asanbladetan parte hartu zutenak, protestetan ez egonagatik beste edozein modutan lagundu zutenak, Zaramaga auzoan aste horiek intentsitatez bizi izan zituztenak, zaurituak artatu zituztenak, biktimen lagun eta senideak, etxekoandreak, feministak, sindikalistak,... Askotariko emakumeen bizipenak jaso dituzte hiru ikerlariek kontaketa kronologikoa duen hamar ataleko liburuan. Guztira, 30 bat emakumeren istorioak bildu dituzte [...].

Piketea Forjasen
1970eko hamarkadan ugariak ziren liskarrak euskal fabrika eta tailerretan, eta errepresioa nagusi kaleetan. 1976ko urtarrilaren 9tik, Gasteizko Forjas Alavesas enpresako langileak greban zeuden, eta hilabete hartan bertan, beste 30 enpresak grebari ekin zioten. Egoera nahasi horretan, langileen emazteak kaleak hartuz joan ziren, protesta gisa. Besteak beste, kaleetan masiboki agertu ziren erosketako saski hutsak eskuetan zeramatzatela, senarrak greban egonda dirurik ez zutela salatu nahian. Bilerak antolatu zituzten, eta erresistentzia kutxa ere elikatu zuten, etxean laguntzeko.
Emakume langileak ere baziren. Horietako bat zen Pilar Barrena. Forjas Alavesas enpresan behar egiten zuen, Gasteizko jazoerak izan zirenean. Hilabeteak zeramatzaten lan baldintza duinen alde borrokan, eta bera protesta horietan ibiltzen zen, lehen lerroan. Pasionaria ezizena jarri zioten, borrokarako erakutsitako grina eta adoreagatik. «Goizeko seietan pikete lanak egiten ibiltzen nintzen, gurpilak erretzen, greba egunetan gizonezkoekin kartetara jokatzen egoten nintzen... Eta hori dena urtebeteko alaba bat etxean utzita».
Berak bezala, beste hainbat emakumek ere kaleetako protestetan parte hartu zuten, baina, Barrenak dioenez, horietako gehienak euren senarren lan eskubideen alde borrokatu ziren. Bera, ostera, ez. «Ni ez nengoen kalean inoren emaztea izateagatik. Ni kaleratutako langile bat nintzen, eta hiru hilabete igaro nituen kalean, jo eta su borrokan».
Forjas enpresan emakume langile gutxi ziren. Eta lanuzteak egin zituzten guztiak kaleratuak izan ziren. Emakumeen borrokaren garrantziaz hasieratik jabetu zen Barrena, baina matxismoa ere pairatu zuen langileen artean. «Asanbladetan hitza hartu nahi nuen, baina isiltzeko esaten zidaten, etxera joateko bazkaria prestatzera, han ez nuela ezer egiten». Baina ez zuen etsi, eta kalean borrokatzen jarraitu zuen: «Ez nintzen ezeren beldur».

Borrokan ere matxismoa
Ez zen samurra emakume langileen rola 1976ko gertakarien testuinguruan. Kremailerak egiten zituzten Areitio lantegiko emakumeek ongi dakite hori. Beharginik gehienak emakumeak ziren, eta grebara jo zuten soldata berdintasuna eskatzeko, baina gizonezkoek ez zituzten babestu euren aldarrikapenetan. Areago, gizonek lantokia bi egunez irekitzea erabaki zuten, «lotsa» ematen zielako emakumeekin batera grebara joatea. Andrazko horien lekukotza gogora dakar Rodriguezek: «Aitortzen dute zailena gizonezko lankideekin borrokatzea izan zela».
Bestelako zereginetan ere aritu ziren andrazko askoren lekukotzak bildu dituzte, besteak beste, zauritutakoak artatu zituzten erizainenak. Horietako askok, ordea, apenas ematen dioten garrantzirik orduan egindako lan nekezari. «Gogoan dut erizain bat elizaren kanpoaldean Poliziaren aurrean egindako lasterketak kontatzen ari zitzaidala, eta nik galdetu nion: 'Eta zuk zenbat lasterketa egin zenituen ospitalean zaurituak artatzeko?' Bat-batean, barruan zerbaitek krak egin zion, eta negarrez hasi zen. Konturatu zen egindakoa sekulakoa zela».
Begoña Aranburuzabala Aranako klinikan ikasten ari zen, Gasteizen tragedia gertatu zenean. «Esan zioten aulkiak eta mahaiak leihotik botatzeko eta lurrean koltxoiak jartzeko, zaurituak artatzen hasteko», gogoratu du Nerea Martinez alabak. Amak bizi izandakoa ongi ezagutzen du Martinezek, etxean oso presente egon delako txikitatik 1976ko tragedia —Pedro Maria Martinez Ocio osaba tiroz hil zuen poliziak—.
Egun, Martxoak 3 elkarteko ordezkaria da Martinez, eta uste du ezinbestekoa dela emakumeek Gasteizko gertakarietan izandako rola aitortzea, ahatz ez dadin. Amaren erreferentea gogoan du ordukoaz mintzo denean: «Emakumeen laguntzagatik izan ez balitz, orduko grebak ez zukeen lortuko lortu zuen indarra. Egiten zekitena egin zuten, eta gainerakoekin partekatu zuten. Horrek indarra eman zion borrokari, zalantzarik gabe» [...]."



domingo, 25 de febrero de 2018

Iruñea dice agur a su edificio consistorial dieciochesco

El 4 de noviembre de 1951 Iruñea dijo agur al edificio que albergaba el ayuntamiento desde el siglo XVIII.  En esa misma ubicación se han sucedido distintos edificios. El edificio dieciochesco fue construído en 1753 por el arquitecto Juan Manuel Goyeneta, siendo la fachada de estilo Rococó obra de José Zay y Lordael siglo XVIII.
En 1951 el ayuntamiento dieciochesco cerró sus puertas al son de Agur jauna, acompañado de los bailes de dantzaris y la Comparsa de gigantes y gigantas (que, haberlas haylas). El edificio fue derribado a excepción de su fachada. La fotografía que reproducimos más abajo fue realizada por el agoiztarra Julio Cia Uriz (1889-1957) desde la plaza de Santo Domingo, situada en la parte trasera del Ayuntamiento. El proyecto para el nuevo edificio sería diseñado y realizado por el arquitecto José María Yarnoz Orcoyen a partir de 1966.

Derribo Ayuntamiento Iruñea
Fotografía: Julio Cia Uriz (AMP)

miércoles, 14 de febrero de 2018

"Kobane", de Ingravitö


Kobane es una canción de Ingravitö, extraída del disco Sentirnos vivos por encima de nuestras posibilidades (2018). En el norte de Siria, muy próxima a la frontera con Turquía, se encuentra la ciudad de Kobane. En 2014 intentó ser tomada por el Estado Islámico, organizándose milicias populares kurdas para defenderla. Entre ellas estaban las YPJ (Unidades Femeninas de Protección), integradas por mujeres. Tras meses de asedio (con la complicidad de Turquía con ISIS), consiguieron expulsar a los invasores. Dentro de la Revolución kurda, hay otra: la de las mujeres.



martes, 13 de febrero de 2018

Ricardo Urrizola presenta su libro "Consejo de Guerra: Injusticia militar en Navarra, 1936-1940" (Arrotxapea, 19 de febrero)

Ricardo Urrizola
Fotografía: Txalaparta argitaletxea
El lunes, 19 de febrero, a las 19:30 horas, en la Biblioteca Pública de San Pedro, tendremos la oportunidad de conversar con el rochapeano Ricardo Urrizola sobre su último libro, “Consejo de Guerra: Injusticia militar en Navarra, 1936-1940”, publicado por la editorial Txalaparta. El acto será presentado por Patxi Larrión, historiador y, como Urrizola, miembro del Instituto Gerónimo de Uztariz.

Ricardo, investigador y aficionado a la Historia, en esta obra con más de 2.000 referencias onomásticas, además de dar cuenta de la represión ejercida por la Guardia Civil y los jefes locales de Falange y Requetés, nos muestra la cara “legalista” de la barbarie cometida en Navarra contra los republicanos de izquierdas, contra nacionalistas vascos y contra toda la disidencia hacia el nuevo régimen. De ese lado “legal”, e igualmente criminal, trata este libro.


sábado, 10 de febrero de 2018

Arrotxapetik ere, "Gernika" Gernikara (Mantangorri, 762. zka.)


Mantangorri, 2018-otsaila-10

Kaixo lagunok!
Iruñetik ere nire ahizpa Haizeak eta biok eskatu nahi
dugu "Gernika" margolana Gernikan izan dadila.
Izan ongi!

Oihana Abasolo, 11 urte. Patxi Larrainzar ikastetxea, Iruñea.




"Gernika Gernikara" (akuarela)
Egilea: Oihana Abasolo Pérez, 11 urte

domingo, 4 de febrero de 2018

Casa Sancena (2ª parte): Fermin Zarranz, una vida de trabajo

Kalean dugu otsaileko Ezkaba, 252. zka., 11.000 ejemplares gracias a los cuáles éste curso hemos logrado cubrir todo el barrio, hori den/k!! Como solemos afirmar de vez en cuando por estos lares, los nuestros son también tiempos para creer, hacer realidad y mantener proyectos populares. En la sección de Historia hemos publicado la segunda entrega sobre Casa Sancena. Si te apetece leer toda la revista, no tienes más que hacer un clic a continuación:



Fundiciones Casa Sancena [II]

Fermin Zarranz, una vida de trabajo

Nortzuk izan ziren tailer haietan forjatutako langileak? Nola iritsi ziren auzora? Honetan, bizitza oso baten istorioa bildu dugu, Muskitzen sortutako Fermín Zarranz arrotxapearrarena, Isma semeak kontatua.

En la primera entrega, tras una breve reflexión sobre nuestro patrimonio industrial y la necesidad de protegerlo, hicimos un rápido repaso desde los orígenes de Casa Sancena, a mediados del siglo XIX, hasta el cierre de sus talleres rochapeanos en 2003. En el aire quedaron un sinfín de preguntas por contestar: ¿Quiénes eran esos hombres forjados por la dureza del trabajo? ¿Cómo llegaron al barrio? ¿Qué produjeron sus curtidas manos?... En esta ocasión vamos a abordar las dos primeras, a través de la esperiencia vital de Fermín Zarranz y los recuerdos de su hijo Isma.

Ezkaba: ¿Quién fue Fermín Zarranz?
Isma Zarranz
Fotografía: Iñaki Vergara
Isma Zarranz: Femín Ferranz nació en Muskitz, en el valle de Imoz, en una familia con sus tierras y ganado, pero claro, mi padre era el mayor de 11 hermanos, y en aquella época de guerra civil y postguerra, lo que se estilaba y se hacía literalmente era quitarse bocas de alimentar poniéndolas a trabajar para gente más pudiente. La madre, la abuela, era la que se ponía de acuerdo con el contratante, digamos, y pactaban unas condiciones y mi padre, como muchos otros hermanos, pues empezó a trabajar de morroi o criado en las casas pudientes del pueblo y de otros pueblos cercanos, haciendo las labores del campo, con el ganado, un trabajo duro, más aún si tenemos en cuenta que hablamos de la infancia, empezando la adolescencia.

Ezkaba: ¿En qué condiciones laborales?
Isma: Duras, en algunos sitios bien, solía coincidir que la gente con el extrato social más bajo le trataba mejor, y la gente que era más fuerte, como la familia Martiarena, carlistones de aquella época, gente poderosa que le alimentaban mal, los amos comían una cosa y él comía otra.
Antes de eso, el aita contaba que ya con cuatro años acompañaba a su padre, a Salvador, a la feria de Irurtzun con los bueyes y con el ganado que habían criado en casa para venderlo, y de Muskitz a Irurtzun había un buen trecho.
Después de aquellos años como morroi, como mi aita era habilidoso con el hacha, se va a trabajar a Francia por temporadas, en cuadrillas que se organizaban desde aquí para ir a talar árboles a los Alpes, a la zona de Lyon, a Francia en mayor parte. Luego, cuando terminaba la temporada de trabajo, con mucho dinero en el bolsillo para la época, pues estaban un montón de meses trabajando en el monte, sin gastar nada, cuando volvían les cundía. Era un trabajo muy duro, con jornadas muy largas, con todo tipo de inclemencias climatológicas, cuando llovía o nevaba, que era bastante frecuente, mi aita hablaba de ponerse el espaldero, la piel de la oveja dada la vuelta por encima, cubriéndoles la cabeza, pero los brazos al aire, y tirando troncos todo el día, desde el amanecer hasta que anochecía. Estuvo en el monte hasta los 35 años, con otro hermano, con Jesús. Cuando dejó aquello se estableció en Pamplona, y empezó a trabajar en Casa Sancena, una empresa de fundición y forja donde estuvo hasta que se jubiló con 64 años.

Ezkaba: ¿Cómo terminó por instalarse en Arrotxapea?
Fermín Zarranz (camisa a cuadros) en talleres Sancena, 1977.
Fotografía: José Castells Archanco
Isma: Ya trabajando en Sancena, mi aita estaba soltero, y comentó con algún compañero si conocía alguna chica recomendable, buena y tal... Entonces le habló de mi madre, se conocieron, fue la cosa para adelante, y se casaron en el año 67, si no recuerdo mal. Se casó con 42 años. Y ahí es cuando viene a vivir a la Rochapea, a casa de sus suegros, que se habían trasladado de las Casas de Lorca (edificios de piedra de Santa Engracia) a Bernardino Tirapu, barrio en el que vivirá hasta que fallece en el año 2003. Es la misma vivienda donde hoy vivo con la ama.

Ezkaba: ¿Qué recuerdos tienes de entonces?
Isma: Siempre recordaré los veranos, cuando estaba de vacaciones, pues el aitatxo, en vez de llevarse el almuerzo desde casa, a las 7 de la mañana, la ama lo preparaba para que se lo llevara yo sobre las 10 ó 10 y media.

Ezkaba: ¿Qué había en la fiambrera?
Isma: Lo que cayese, callos, filetes o lo que sea, porque, claro, éstos se echaban unos almuerzos contundentes, era trabajo duro y exigía meter calorías al cuerpo, con el vino correspondiente. Tenían media hora que se anunciaba con una sirena, y también con una sirena se anunciaba la vuelta al trabajo, y terminaban la jornada a las tres. Recuerdo que al principio, de muy crío, trabajaban también los sábados, una hora menos, pero luego esa jornada desapareció. Más adelante, el horario de la fundición lo modificaron para evitar las altas temperaturas del verano.

Ezkaba: ¿Cómo recuerdas aquel trabajo?
Compañeros de Fermín Zarranz en talleres Sancena, 1977.
Fotografía: José Castells Archanco.
Isma: Recuerdo que cuando tocaba fundición, siendo julio y agosto, el aita salía a la calle tiritando de sentir frío en la calle, y estaríamos a veintimuchos o treinta grados, y también recuerdo aquellos pañuelos en los que se sonaba el aita los mocos, eran negros, lo que respiraban aquellos hombres...; y, posteriormente, cuando tienes ya uso de razón, te das cuenta que medidas de seguridad cero, y recuerdo que se produjo un accidente bastante serio, creo que explotó el horno, hubo varios heridos graves, incluso un trabajador se quedó ciego, se llamaba Marino. En las fotos se ve que aún no existen las máscaras, como mucho gafas y para de contar. Ni siquiera guantes, y con alpargatas. Eran muy frecuentes las quemaduras, heridas por el impacto de piezas que se habían desprendido del horno... En las fotografías se aprecia también que cada uno llevaba su ropa, el aita aparece con una camisa a cuadros, luego ya más tarde llevaban buzo. Sueldos muy escasos, trabajo muy duro, pero bueno, como el de mucha otra gente. De hecho el aita se jubiló a los 64, un año antes de lo que marcaba la ley, pese a perder un porcentaje del salario, finalmente valoró que no podía más y tenía que dejarlo. Trabajó unos 35 años, desde que comenzó allá por los años 60-63. Cuando se jubiló tuvo un par de infartos y murió a los 77 años.

Ezkaba: ¿Recuerdas a los compañeros del taller?
Isma: Sí, recuerdo que al aita le hacía mucha gracia uno que llamaban el Punki, yo nunca lo conocí. Más que de caras, recuerdo nombres como el Bolas, que falleció joven, con treinta y tantos años, de un derrame cerebral, sale con barbas en la fotografía; había también un grupo de andaluces, estaba también Almendros, el Pisaguevos, un tal Ríos, y Marino que, como ya hemos dicho, quedó ciego tras un accidente laboral.


Texto: Patxi Abasolo López
Fotografías: Jose Castells Archanco
Revista Ezkaba, nº 252, febrero de 2018.



Fundiciones Casa Sancena (1ª parte): 1848-2003