martes, 29 de mayo de 2018

La banda sonora del Mayo del 68

El programa de Radio 3, El hexágono, ha dedicado su último programa al Mayo del 68, con motivo de los 50 años de aquellos acontecimientos históricos. Si es verdad que el himno que más se escuchaba en las calles parisienses era La Internacional, no es menos cierto que muchas otras canciones pasaron a convertirse en auténticos himnos reivindicativos, algunas de ellas expresamente creadas para ello; otras, como adaptaciones realizadas de canciones ya existentes, como Il est cinq heures, Paris s'éveille, de Jacques Dutronc.

Graffiti:"¡Sed realistas, pedid lo imposible!"
Ésta es la banda sonora que el programa de radio ha puesto al ‘Mayo francés’: Jacques Dutronc: Il est cinq heures, Paris s’éveille - Vanessa Hachloum y Jacques Marchais: Il est cinq heures, le nouveau monde s’éveille - Georges Moustaki: Ma liberté - Dominique Grange: À bas l’état policier - Dominique Grange: Les nouveaux partisans - Julien Clerc: La Cavalerie - Léo Ferré: Les Anarchistes - Léo Ferré: Comme une fille - Evariste: La Révolution - Claude Nougaro: Paris Mai - Jean Ferrat: Au Printemps de quoi rêvais tu? - Jean-Michel Caradec: Mai 68 - Pierre Bachelet: Vingt ans - Zaz: Il est cinq heures, Paris s’éveille.

http://www.rtve.es/alacarta/audios/el-hexagono/hexagono-mayo-del-68-50-anos-19-05-18/4607027/


Sergio Saldaña, "Dicen que tengo trastorno bipolar"


Dibertsitate mentalari buruzko eztabaida mahai gainean dela eta, atzera bueltarik ez duela argi du Sergio Saldaña arrotxapearrak. Ezkaba aldizkariko kideak bigarren liburua argitaratu du bere esperientziari buruz. Hemen duzue Berria egunkarian Edurne Elizondo kazetariak egindako elkarrizketa.

Isildu nahi ez dutenen ahotsa

  Harrotasun eroaren eguna izan da igandekoa. Lehendabizikoz antolatu dute dibertsitate mentala eta sufrimendu psikosozialeko esperientziak izan dituztenek. Manifestazioa egin zuten, larunbatean; igandean, aldarrikapena bestarekin nahastu zuten, eta kontzertuak eta bazkaria antolatu zituzten. Parte hartzaileen artean izan zen Sergio Saldaña Soto (Iruñea, 1976). Duela bost urte, "Tengo trastorno bipolar" izenburuko liburua argitaratu zuen; asteon, berriz, "Dicen que tengo trastorno bipolar, reflexiones sobre mi locura" aurkeztu du. «Ilusioak galdu, eta esperantzak irabazi ditut. Helduagoa naiz orain. Nork berea du kontatzeko, eta nik nire esperientzia ekarri nahi dut eztabaidara». 

  Dibertsitate mentalari buruzko eztabaidaz ari da Saldaña Soto; zehazkiago erranda, dibertsitate mentala artatzeko moduei eta psikiatriaren ereduei buruzkoaz. Harrotasun eroaren egunaren gisako ekinaldiak erakusten ari dira buruko osasuneko zerbitzuetako erabiltzaileak urratsak egiten ari direla boteretzeko, eta, Saldaña Soto bezala, ahalegina egiten ari direla nork bere bizipena kontatzeko. Ahalegin eta ahalduntze prozesu horren adierazgarri dira, adibidez, Nafarroan lanean ari den Mejorana elkartea, bai eta talde horrek berak bultzatuta sortu duten Nafarroako Giza Eskubideen eta Buruko Osasunaren Plataforma ere.

  «Gizarteak, nahi ez badu ere, errateko duguna entzun beharko du. Ez dago atzera bueltarik. Nork berea kontatzen duenean, kontakizun horrek badu balio erantsia», nabarmendu du Saldaña Sotok. 1994. urtean egin zioten diagnostikoa: nahasmendu bipolarra. Duela bost urte argitaratu zuen bere lehendabiziko liburuan, honela azaldu zituen bere helburuak: «Nire bizipenak partekatu nahi izan ditut. Nire esperientziatik abiatuta, nahasmendu bipolarra zer den kontatzeko. Dramatismorik gabe. Ez dugu biktima bilakatu behar. Nire liburua ez da gaitzari buruzko tesia. Nik kontatzen dut nire nahasmendu bipolarra zer den».

Autokritika
  Oraingo bigarren liburuan, bere buruari egin dio kritika, lehenik eta behin. «Lehendabizikoan erabili nuen umorea, adibidez, bazter utzi dut». Ez da damutu argitaratu izanaz, baina jendaurrean bere esperientzien berri zabaldu izanak «ondorioak» izan dituela aitortu du: «Espero nituen. Ezusteko anitz hartu dut; haietako anitz onak, eta batzuk txarrak». Emaitza, oro har, «ontzat» jo du, dena den: «Liburuak nik uste baino anitzez ere bide luzeagoa egin du. Hamaika aurkezpen eta hitzaldi egin nituen, eta hedabideek ere nik nahi nuen bozgorailua eskaini zidaten», azaldu du egileak.

  Dibertsitate mentala dutenen ahotsak entzuteko «beharra» dagoela argi du Saldaña Sotok, eta, horregatik, «txalotu eta eskertu» egin du Mejoranaren gisako elkarteak egiten ari diren lana. Los Perro Verde, Kataluniako ActivaMent eta Asturiasko (Espainia) Hierbabuena ere aipatu ditu.

 Dibertsitate mentala dutenen bultzadak «erakundea» du aurrean. Horixe erantsi du. Aspaldiko inertziek psikiatriaren esparruan duten indarra nabarmendu du, batetik, eta, bertzetik, profesionalen eta erabiltzaileen artean sortzen diren «botere harremanak» bazter uzteko zailtasunak badirela. Hala eta guztiz ere, urratsak egiten ari direla uste du, eta egoera, jada, ez dela berak diagnostikoa jaso zueneko garaikoa bezalakoa. «Ezta duela bost urtekoa bezalakoa ere». Nafarroan, Jose Antonio Intxauspe eta Mikel Valverde psikiatrak egiten ari diren urratsak nabarmendu ditu Saldaña Sotok. «Bertze eredu baten alde ari dira, eta haiek erraten dutena estatu osoko erakundeetan ari dira entzuten. Poliki, baina bagoaz aurrera».

 Gizarte osoak egin behar du aurrera, idazleak erantsi duenez. Batetik, «ezberdintasunari zor zaion errespetuak» gizarte hobe bat ekarriko duelako; eta, bertzetik, OME Osasunaren Mundu Erakundeak zabaldutako datuen arabera populazioaren laurdenak izanen duelako «sufrimendu mentala». Gaur estigmak ezarritako marraren alde batean dagoena bertzean egon daiteke bihar.

 Nork bere buruari ezarritako estigma ere aipatu du Saldaña Sotok. «Argi dut boteretuko nauen ikuspegi batetik egin behar dudala lan, eta, horretarako, bide bat da estigma horren alde erabili izan diren hitzak gure egitea; ero hitza, adibidez». 5 urteko semea du Saldaña Sotok. Hari eskaini dio bigarren liburua. Bere «motorra» dela nabarmendu du. Ezberdina errespetatzen irakatsi nahi dio idazleak semeari. Helburu horrekin lotu du asteon aurkeztutako lana, hain zuzen. Hitz egin nahi du; berea kontatu. Nahi duen aldaketa eragiteko.

Nafarroako Hitza, Berria, 2018ko maiatzaren 25a.

domingo, 27 de mayo de 2018

La revolución sandinista (1979-1990), un hecho erótico

"Del erotismo de la carne pasé al erotismo de la Patria. Me sumé como tantos otros jóvenes de mi generación a la lucha de Eros, contra el Tánatos que a diario se nos aparecía en su encarnación de general de ejércitos y sumo dictador. Matar la muerte fue nuestra alternativa. La lucha como se vivió en el proceso que acabó con la dictadura somocista, fue una hazaña de la imaginación que inspiró su propia épica. Para mí, la revolución constituyó un hecho erótico. El cuerpo del hombre y mi propio cuerpo se metamorfosearon en el cuerpo del país y los amores humanos y ciudadanos se confundieron en uno solo. Nicaragua se hizo mi amante mítico y la misión de contarla y cantarla me poseyó. Fue así como me enamoré de ella, me comprometí, escribí apologías, soñé con un matrimonio perpetuo y una vejez feliz y de lo único de todo eso que reniego ahora es de los despojos de mi familia política".

Gioconda Belli, Rebeliones y revelaciones, Txalaparta, 2018, pág. 91.



Carlos Mejía Godoy interpreta esta canción en abril de 1983, en Managua
(Nicaragua), donde los músicos latinoamericanos expresan sus deseos de paz
para Centroamérica, enfrentada entonces a la ofensiva imperialista made in USA.

lunes, 14 de mayo de 2018

Donald Glover, "This is America"


Ayer Mikel Zubimendi nos regaló en el periódico Gara la disección de "This is America", una obra incómoda y cargada de verdad, llena de contrastes, como EEUU, un bombazo cultural que sacude conciencias. Como nos dice Zubimendi, Donald Glover nos invita a pensar sin guiar el pensamiento, enciende la mecha diciendo verdades lo suficientemente incómodas como para arrancar con la conversación.



«THIS IS AMERICA»,
UN BOMBAZO CULTURAL QUE SACUDE CONCIENCIAS
Cuatro minutos de baile y alegría, de violencia y brutalidad. De armonía y desacordes, gospel y hip hop, melodía que reconforta y cadencias musicales que dan miedo. Un vídeo musical viral que está rompiendo todos los récords de visualizaciones, del que todo el mundo habla. Una obra espléndida, brutalmente ácida, que muerde en todas las direcciones. Cuando el protagonista no baila, mata; eso da relieve a su naturaleza surrealista. Matanzas y caos entre expresiones faciales y movimientos corporales alegres. Versatilidad y contradicción en estado puro. “This is America”, esto es EEUU.
Así se llama la última obra de Donald Glover, un artista afroamericano multifacético de 34 años que, utilizando a su alter ego rapero, Childish Gambino, ha lanzado este poderoso vídeo musical. Director ocasional, guionista, productor, cómico, actor principal de la comedia negra “Atlanta” sobre cuatro milenials afroamericanos que fue premiada en su primera temporada con dos Globos de Oro, escritor, músico que ya ha ganado un premio Grammy, Glover ha conseguido que, en apenas una semana, “This is America” esté en el centro del debate cultural del momento. En los medios globales y en las redes sociales, todos sus detalles y sus mensajes, explícitos e implícitos, están siendo analizados y debatidos.
El vídeo de Glover ha sido dirigido por Hiro Murai, que colabora con él en varios proyectos artísticos, y ambos han presentado al mundo una obra ambiciosamente provocadora, que te atrapa del cuello. Una ráfaga en medio de un ajuste de cuentas que puede ayudar a cambiar la dinámica racial, de la misma forma que la campaña del #MeToo lo hizo con la dinámica de género y la denuncia contra las violaciones dentro de la industria del entretenimiento de EEUU.
Potente mensaje subliminal
This is America” nos muestra a un protagonista con el torso desnudo, sin adornos, sin pertrechos de estrellato, mostrando toda su humanidad. Ese es Donald Glover, o Childish Gambino en su nombre rapero, solo él, pero pudiera ser cualquiera, cualquier afroamericano de un país tan desconcertantemente violento y brutal, y tan imperturbable ante ese hecho.
El vídeo, grabado en unos almacenes vacíos, arranca con la imagen de un señor negro y el sonido de su guitarra sobre un fondo coral. A continuación, Glover le dispara en la cabeza, en una secuencia en la que el guitarrista está encapuchado y con las manos atadas –¿un detenido en una celda de aislamiento? ¿un secuestrado por la CIA?–. Inmediatamente, el fondo musical cambia, de manera radical, pasa a un sonido trap, al hip hop sureño, con una cadencia trepidante y amenazadora. Donald Glover mira de manera desafiante a la cámara, mientras entona un «This is America, don’t catch you slippin’up» (esto es EEUU, que no te pille escapándote).
El contraste es brutal, engancha y sirve para enfrentar las contradicciones que vienen después. Conviene resaltar, como se ha hecho por todos los analistas que han estudiado la obra, que la postura, un tanto grotesca, con la que Glover ejecuta al maniatado guitarrista no es un capricho, está escogida con toda la intencionalidad y tiene un potente mensaje subliminal.
En concreto, reproduce la postura de Jim Crow, un personaje del género teatral conocido como el «minstrel», popularizado a principios del siglo XIX, cuyo propósito era entretener riéndose de los negros. En un primer momento protagonizada por actores blancos que se pintaban las caras de negro e interpretaban sus canciones y bailes de forma cómica y con aires de superioridad mediante la exageración de los movimientos y expresiones faciales, a partir de 1855 comenzaron a actuar los negros a las órdenes de directores blancos, pero siempre respondiendo al mismo estereotipo. De hecho, dio origen al término «las leyes de Jim Crow» que describe las leyes de segregación previas a la era de los derechos civiles.
Esas referencias sobre la violencia racista muestran que esta no solo se cobra las vidas de los afroamericanos, sino también la inocencia de sus adolescentes. Se muestra explícitamente en el vídeo, cuando escolares en uniforme recogen el primer cadáver y se lo llevan arrastras o las armas utilizadas en el tiroteo para limpiarlas con un trapo, o cuando gravan con sus móviles, y con qué naturalidad, la brutalidad policial y el caos.
Glover, sin embargo, no da ni un segundo para respirar, invita a bailar, el baile es su lenguaje en medio del caos. Acompañado por los adolescentes en uniforme que bailan hasta doce coreografías diferentes, su obra sigue mostrando extraños contrastes, tan propios en un país que está repleto de ellos. La gente baila en mitad de las revueltas, las masacres entretienen en los medios, This is America, un país desconcertante, lleno de yuxtaposiciones aberrantes.
Existencialismo afroamericano
En el vídeo no puedes escapar de la violencia que mata a inocentes. En otra escena impactante, Glover abate con un Kalashnikov a los miembros de un coro de gospel que canta «coge tu dinero, negro, coge tu dinero», la ráfaga cambia el tono de música, de la melodía se pasa al trap, vuelta al fondo musical amenazante. Tampoco es casual esta escena. Evoca la masacre ocurrida hace tres años en una iglesia metodista de Charleston, Carolina del Sur, donde el supremacista blanco Dylann Roof, tras atender entre los asistentes a la ceremonia religiosa, tiroteó a los presentes matando a nueve feligreses afroamericanos. Tras la masacre sigue el baile en medio del caos. La violencia contra los negros es un bien de consumo y da placer, convive con el espectáculo, codo con codo, de manera ordinaria.
Con ritmo trepidante, la obra sigue su curso. Todo es normal y cotidiano, todo está donde se supone que debe estar: los jóvenes bailan encima de los coches, juegan con sus móviles, los coches de policía persiguen o arden, los coros de gospel cantan, la revuelta se enciende, los actores actúan y la muerte es el pan de cada día para los afroamericanos. En ese sentido, “This is America” es una denuncia, pero no tanto contra una injusticia concreta sino contra el hecho de que la muerte de los negros sea un fenómeno que se consume, un espectáculo normalizado y televisado.
Las escenas de “This is America” no son más gráficas que los miles de linchamientos públicos de negros que jalonan la historia de EEUU. Mujeres y hombres negros fueron literalmente quemados vivos en la hoguera en base a falsos testimonios de violación de mujeres blancas o porque demandaron a los blancos en sus disputas judiciales.
Pero sí es un poderoso retrato del existencialismo afroamericano, un grito contra una cultura que de la misma forma normaliza y se acostumbra a que adolescentes negros sean tiroteados por un policía y las imágenes abran telediarios o que estén bailando en el aparcamiento de un centro comercial para entretenerse o entretener a los demás.
Repensar la cuestión racial
Glover utiliza un talento enorme para invitar a su país a repensar la cuestión racial de otra manera, de una manera a la que siempre se ha negado a hacerlo. Su obra es un objeto artístico de imagen y sonido que retrata bien a EEUU, un país donde tanta gente negra tiene que bailar, rapear o crear, mientras que tantos otros, la mayoría, son ignorados y atrapados en una espiral de brutalidad, luchando en el día a día y muriendo tan a menudo en esa dura realidad a la que muchos se niegan a mirar.
Abriendo el zoom y llevando más allá el análisis, en “This is America” puede encontrarse también una crítica al capitalismo, el gran dogma de EEUU que ha evolucionado hasta límites insospechados. Hasta convertirse en una calamidad que engulle a los negros y perpetúa de manera sistémica la violencia racial, mientras conserva la capacidad de regurgitar las protestas hasta acabar vendiéndolas y sacándoles beneficio.
Escapar de la locura y la brutalidad
El vídeo concluye con una metáfora brutal. El protagonista, Donald Glover, corre despavorido para salvar el pellejo, con una expresión genuina de terror, delante de una multitud que lo persigue. Desde los tiempos del esclavismo, que un negro corra para salvarse forma parte de la cultura norteamericana. Eso es ser negro allí: en cualquier momento eres vulnerable a la alegría o a la destrucción. ¡Es tan difícil no sucumbir ante la epidemia de la violencia, escapar de la violencia real o de la virtual!
En definitiva, This is America, esto es EEUU, un país repleto de traumas infringidos a los afroamericanos durante siglos sobre la que los artistas han realizado sus trabajos creativos. Con su vídeo viral, Glover se revela contra el «¡negro, cállate la boca y baila!». En contra de que eso sea espectáculo y entretenimiento, para que sea el espejo de la situación de violencia que viven los negros, y no un juguete para divertir. Ante ello, hay que correr, intentar escapar, correr con todas las fuerzas. Escapar de tanta locura y de tanta brutalidad. Glover lo intenta, pero no puede hacerlo. Tampoco su país.

Mikel Zubimendi, en https://www.naiz.eus


viernes, 4 de mayo de 2018

Antonio Nuin Amorena, rochapeano, zapatero, "izquierdista" y mugalari (redes de fuga en la Pamplona de 1938 y 1939)

La sección de Historia de la Ezkaba de mayo (nº 154) rescata algunas de las páginas de la Historia de nuestro barrio protagonizadas por los hermanos Nuin Amorena, implicados en 1938 en una red de ayuda a militantes republicanos que buscaban pasar los Pirineos huyendo de los golpistas. Si quieres leer la revista, no tienes más que hacer que un clic a continuación:




Antonio Nuin Amorena

zapatero “izquierdista” y mugalari

1938ko otsailean hogeita hogeita hamar bat lagun atxilotu zuten iheslariak muga pasatzen laguntzeagatik; horien artean, Antonio eta Faustino Nuin Amorena anaiak, arrotxapear zapatari ezkertiarrak. Gerra Kontseiluan torturak jaso zituztela salatu bazuten ere, Antoniori 10 urteko espetxealdia ezarri zioten.

En la Ezkaba de marzo tuvimos la oportunidad de hablar con el investigador rochapeano Ricardo Urrizola sobre su último libro, “Consejo de Guerra: Injusticia militar en Navarra, 1936-1940”. Acto seguido nos sumergimos en toda esa ingente información rastreando la pista de Arrotxapea y de sus gentes. Y la hemos encontrado, entre los expedientes sobre las fugas organizadas para pasar al otro lado de los Pirineos. Hemos podido completar la información que aparece en el libro gracias a la documentación del Archivo de la Comandancia Militar de Navarra cedida por Urrizola.

Expediente de 1938
Documento donde se informa de la detención
de los hermanos Nuin en febrero de 1938.
Fuente: Ricardo Urrizola (ACMN)
El primero de esos expedientes nos remonta a febrero de 1838, cuando unas treinta personas, la mayoría de ellas de Baztan y Pamplona, fueron detenidas y acusadas de organizar el paso a personas significadas del Partido Comunista. Según los militares golpistas, “Desde los primeros días del Alzamiento, ha sido constante la huída a Francia de individuos de izquierdas desafectos, que han buscado en ese país un refugio temporal hasta poder unirse a sus congéneres de la zona roja y prestarles su decidida cooperación. Muchos se han valido de sus propios medios, sobre todo al principio, pero muchos también han encontrado auxilio en gentes de su misma ideología que, más taimados, han seguido viviendo en la zona nacional unidos espiritualmente con los rebeldes y formando, por razón de sus mismas ideas y sentimientos, una especie de ininterrumpida cadena que les relacionaba entre sí, les daba conocimiento de aquellos que querían huir y les ponían en condiciones de, entre todos, hallar la manera de realizarlo”.
La investigación fue iniciada por el soldado-confidente Justiniano Serrano que, haciéndose pasar por desafecto al golpe, visitó varios bares de Pamplona en los que se reunían las personas colaboradoras de la supuesta organización. Fue el caso del bar Osasuna de la calle Bergamín, el bar Pozas y Casa Francia, entre otros. El 5 de febrero de 1938, Serrano se infiltró en un grupo que pretendía pasar los Pirineos, grupo que gracias a su confidencia fue detenido en las inmediaciones del puerto de Belate.
Tres de esas detenciones se practicaron en el hotel España, en la plaza del Castillo. Sus nombres eran: Martín Erviti Cilveti, de Olcoz y de 38 años; Alejandro Jaunicotena Torres, de Arizkun, 38 años; y Lino Alcaseda, de Elizondo y con 29 años. Ese mismo día, aunque en distinto lugar, eran detenidos los hermanos Antonio y Faustino Nuin Amorena. Antonio, de 32 años y Faustino, de 29, eran hijos de Ruperto y Josefa, nacidos en Narbarte (Bertizarana) y vecinos de Arrotxapea (vivían en la casa Uriz, piso segundo izquierda); ambos eran solteros, zapateros y, según los informes militares, “izquierdistas”.
El miércoles, 9 de febrero, el primero en declarar fue Faustino. Conocía a Martín Erviti por ser cliente suyo y comprarle calzado, pero aseguraba “ignorar sus negocio ni nada que tenga relación con el paso a Francia de hombres”. Su hermano Antonio era quien, supuestamente, había utilizado la camioneta familiar para transportar a los que querían huir. Tras concluir la toma de declaraciones a encausados y sospechosos, una parte de ellos pasó a la cárcel y el resto fueron puestos en libertad.
El 21 de marzo de 1939, un año después de las detenciones, el fiscal militar redactaba unas extensas “conclusiones provisionales”, en las cuáles se encuadraba a los hermanos Nuin entre quienes profesaban un alto grado de afinidad ideológica con los fugados. Ambos aparecían procesados en otro expediente fechado en febrero de 1938 bajo la acusación de “auxilio a la rebelión” por tener en metálico más dinero del permitido.

Torturas y cárcel
En el juicio, celebrado el 17 de abril de 1939, prácticamente todas las personas acusadas declararon haber firmado obligados sus declaraciones ante la Guardia Civil, dando a conocer las amenazas, malos tratos y torturas sufridas durante el período de detención. También Faustino Nuin se ratificó en la primera declaración que hizo ante la policía, manifestando que la declaración posterior la firmó “porque le obligaron después de dos horas de golpearlo y maltratarlo, como todavía pueden verse las señales”. Su hermano Antonio no tuvo mejor suerte, pues “le estuvieron pegando con un vergajo y puede verse la firma que estampó al pie de la misma, hecha con pulso temblón por los malos tratos”. En ambas declaraciones, realizadas tras ser torturados, “se confiesa y queda probada por otras declaraciones que [Antonio] ha realizado algunos viajes durante la noche trasladando hombres desde Villava a las Ventas de Arraiz para su huída a Francia”, con una caminoneta marca Citroen propiedad de la madre de ambos.
Al día siguiente, el tribunal retiró las acusaciones contra Faustino Nuin, Luis Alcasena y Francisco Urroz, y los abogados defensores solicitaron la absolución de sus defendidos por falta de pruebas. La defensa de Antonio Nuin, el alférez Luis María Uriz Unciti, pidió la absolución porque los cargos “no han sido ratificados ante el juez, y han sido negados ante el Consejo [de Guerra]; y porque el hecho no es más que una falta contra las normas de Policía de Fronteras que exijen pasaporte y documentación, siéndo [...] Antonio Nuin cómplice de una falta no consumada”.
El tribunal, bajo la presidencia del Coronel de Artillería Manuel Suárez y Sánchez, dictó una sentencia de diez años de prisión para Amador Aguirre, María del Pilar Castillo, Ángel Pozas, Miguel Urroz y para el rochapeano Antonio Nuin. El resto de sentencias variaron entre ocho años, uno o cuatro meses, y multas de 250 y 500 pesetas.

Otros expedientes de fugas
El archivo de la Comandancia de Pamplona conserva otros tres expedientes sobre fugas. El siguiente caso tuvo lugar en abril de 1938, cuando la policía seguía los pasos a José Abasolo, ugetista bilbaino que pretendía pasar la frontera. El 6 de ese mes entró en el pamplonés bar Catachú, local que cinco días más tarde fue registrado por la policía deteniendo a unas treinta personas, cuatro de las cuáles, entre quienes se encontraba el pintor Javier Ciga, firmaron y entregaron un documento al Delegado de Orden Público de Pamplona en el que afirmaban haber sido torturados.
Los otros dos procedimientos judiciales son de octubre de 1939, que concluyeron con la detención en la frontera de seis personas, y la constancia de un grupo, con base en Pamplona, que trabajaba para una “organización comunistas en el norte de España”. Esa organización posibilitó la fuga de David Jaime, de la mujer de Santiago Carrillo, y del abogado pamplonés Luis Elio, entre otros. Como podemos ver, no fueron pocas las personas que, también en nuestra ciudad, optaron por no doblegarse al terror impuesto por quienes se alzaron contra el régimen democrático republicano al grito de “¡Abajo la inteligencia! ¡Viva la Muerte!”.

Texto: Patxi Abasolo López
Revista Ezkaba, nº 255, mayo de 2018