viernes, 8 de junio de 2012

Las No-Fiestas de Arrotxapea

   He aquí mi última colaboración para Arriasko.com, el Portal Popular de Arrotxapea, en esta ocasión sobre los problemas que históricamente han tenido las gentes de nuestro barrio con el AyuntaMIENTO a la hora de organizar sus fiestas.

Las No-Fiestas de Arrotxapea

Hace unos días se ha repetido, un año más, la imagen de rotxapeanas y rotxapeanos con el carro de la compra repartiendo el programa de fiestas casa por casa. Como premio, la satisfacción de haber hecho barrio, y una buena comida en la sociedad Errota Berri. Satisfacción y una buena dosis de agujetas pues, ciertamente, el ascensor de poco sirve en estas ocasiones, donde estas gentes valientes han de recorrer piso a piso todas las puertas, independientemente que éstas terminen por abrirse o no.
Vecin@s de Arrotxapea interrumpieron el Pleno mostrando
camisetas reivindicativas a favor de las fiestas
Fotografía: Iñaki Vergara, 2.000.
En esta ocasión quiero recordar las no fiestas del año 2.000. ¡Cuántos debates, discusiones y decisiones que tomar! El AyuntaMIENTO de Pamplona había tomado la decisión de poner punto final al espacio popular de las txosnas, entre otras muchas trabas, y el barrio tenía que decidir si aceptar la censura o plantear cara a los de arriba para que las fiestas de los de abajo siguiesen siendo como siempre: participativas y populares. Arrotxapea, para no defraudar su buen nombre, lanzó el hordago: “Las fiestas, de serlo, como nosotr@s queremos que sean. Sino, no hay fiestas!” Era una apuesta fuerte. Si el barrio no respondía en consecuencia, la victoria del AyuntaMIENTO marcaría un antes y un después en la organización de nuestras fiestas. ¡Vaya si respondió! Ahí estuvieron las gentes rotxapeanas y ami@s de barrios vecinos, en la calle, el sitio por excelencia para las gentes de abajo con conciencia de serlo: protestas en el pleno municipal, caceroladas, cortes de tráfico, manifestación al AyuntaMIENTO… durante todo el fin de semana de no-fiestas. Resultado final: un año sin fiestas para que, en adelante, podamos seguir disfrutando de ellas como siempre. Y así fue.
Han pasado ya 12 años. Y, la verdad, no es tanto tiempo, si tenemos en cuenta que los primeros testimonios documentales de problemas entre las gentes rotxapeanas y el AyuntaMIENTO nos retrotraen hasta el mismo siglo XVII. En aquella ocasión, según cuentan las crónicas de la época, la suspensión del abanderado que precedía a los toros en la feria sanferminera motivó “una bronca fenomenal por parte de la loca Rotxapea cuando entraron en la plaza”. Prácticamente todo el siglo XVIII estuvo marcado por el signo de la prohibición. Cuando los mozos rotxapeanos conseguían la licencia de fiestas, las amenazas en caso de incumplimiento no daban lugar a dudas, como aquella prohibición expresa a que las “fiestas patronales tengan duración de más de un día, bajo multa de veinte libras”. Pues si, las multas no son cosa nueva por estos lares. El siglo XIX comenzó con un “No hay lugar” como única respuesta a la solicitud de fiestas del año 1.801. Más adelante, no obstante, terminaría por imponerse lo que llegó a ser el recinto festivo durante todo el siglo XIX: la Plaza Arriasko, con sus bailes de gaita y tamboril, sus mayordomos, el baile de la Era, rellenos y piperropiles (dulce semejante a las rosquillas). Ya en el siglo XX, el espacio festivo se duplicaría: la Plaza Arriasko de la Rotxa Vieja, y la plaza de la Estación de Ferrocarril. Tras el largo paréntesis impuesto por la guerra y los duros años que le siguieron, la segunda mitad del siglo XX ha conocido distintos recintos festivos: en la Primera Fase del Salvador (junto al actual Basajaun), en el patio de Ave María (actual Patxi Larrainzar), en la plaza del Monasterio Viejo de San Pedro, en el cruce entre Cruz de Barcacio y Juslarrotxa, en la plaza Urzainki, en Bernardino Tirapu, y el actual Paseo de Enamorad@s. Las fechas también han sido muy diferentes: septiembre, en Agosto (festividad de San Lorenzo) y, ahora, la segunda semana de junio. Lugares y fechas distintas, pero siempre fiestas hechas a la medida de sus gentes. Zorionak Arrotxapea! Eutsi!



No hay comentarios: