domingo, 28 de octubre de 2012

Arrotxapeako Egunkaria / Diario de la Rotxa (30)

Udazkena Arrotxapean
Argazkia: Patxi Abasolo Lopez

El 9 de octubre la policía municipal detuvo a una persona que conducía a 110 km/h en Santa Engracia, en la calle del Muelle, una de las calles que han visto reducido su límite de velocidad de 50 a 30 km/h. La prensa se hizo eco de la noticia por ser el primer delito por exceso de velocidad desde que el ayuntamiento realizó dicha reducción. Parece ser que la pena establecida es de prisión de 3 a 6 meses, una multa de 6 a 12 meses, o 31 a 90 días de trabajos sociales, además de la privación del derecho a conducir entre uno y cuatro años. Aunque, la verdad, no sé si el susodicho debería ser, por el contrario, objeto de premio, pues gracias a él los municipales se han visto obligados a actuar, porque ¡ya está bien! Algún día sucederá lo inevitable, y entonces pondremos el grito bien alto, aunque ya será demasiado tarde. Eso sí, mucho control escandaloso para que parezca que hacen algo, mucho coche patrulla camuflado, pero ahí siguen los trombos en la rotonda del nada querido Virrey Armendariz, las carreras en Bernardino Tirapu, la falta de medidas preventivas en la calle del cacique Nazario Carriquiri a su paso por el colegio Patxi Larrainzar, y otros muchos puntos negros del volante. No estaría mal que pusiesen el mismo empeño que ponen para otras cosas, ¡en fin!
Y no soy yo quien va a decir que la velocidad no es buena; eso sí, para otras cosas. Como el nuevo curso para los colectivos sociales y populares del barrio, todos ellos a tope en mil y una dinámicas sociales, culturales y políticas. Ahí están todas las actividades organizadas en La Carbonilla y en otras tantas Sociedades Culturales, Asociaciones Vecinales y demás agentes rochapeanos. Para muestra, un botón, como dice el viejo refrán castellano: martes, 23 de octubre, Ludoteka para txikis en La Carbonilla, y la Hora del Cuento en la biblioteca San Pedro; el miércoles, 24 de octubre, encartelada solidaria por los presos políticos del barrio; el jueves, 25 de octubre, curso organizado por Arrotxapea Dantza en el local de la Comparse de Gigantes; el viernes, 26 de octubre, concierto de Balerdi en el bar Zokoa; el sábado, 27 de octubre, dos salidas al monte, a Irati (Orbaitzeta) con Ttipi Mendi Taldea, a Ezkaba en la marcha que anualmente organiza Anaitasuna; y, el domingo, 28 de octubre, proyección de la película En el nombre del hijo, organizada en La Carbonilla por la Gazte Asanblada, al módico precio de 0 €. Y muchas otras cosas, ¡en tan sólo una semana!. ¿Cómo? ¿Que qué ha organizado el Ayuntamiento para las gentes de Arrotxapea? Creo que mejor no hablamos de eso, que son casi las doce de la noche y no es momento de alborotarse.
Este domingo, por primera vez, hemos podido ver Beriain nevado, sí, sin salir del barrio, que hacía mucho frío. Así que, ya sabéis, nada de quedarse en casa, que el barrio hay que hacerlo en la calle, con el resto del vecindario, tomando parte en alguna de todas esas dinámicas puestas en marcha por el rico tejido asociativo que aún sigue definiendo nuestra Arrotxapea. Astelehen berri on!


*Aurreko sarrera / Entrada anterior:


No hay comentarios: