jueves, 14 de septiembre de 2017

Mizuki, NonNonba y la pérdida de Chigusa

Astiberri, 2010
En este relato autobiográfico, Shigeru Mizuki cuenta sus recuerdos de infancia en la década de 1930, en Sakaiminato, un pequeño pueblo costero del suroeste de Japón. Con nostalgia y ternura, el mangaka cuenta sus primeros años de vida en el seno de una familia modesta, las peleas con sus amigos, la escuela o los primeros amores. Todos esos momentos van a estar marcados por NonNonBa, una anciana gracias a la cuál Shigeru descubre el mundo de los yokai, seres sobrenaturales del bestiario medieval japonés.
Cuando muere Chigusa, una niña tuberculosa que pasará sus últimos días con NonNonBa y  Shige, será también la anciana quien ayude a Shige a entender ese enorme peso que arrastra en su interior:

- Shige: Ah, Nonnonba. No tengo ganas de nada.
- Nonnonba: ¿A qué te notas pesado? Eso es porque el alma de Chigusa está morando en tu corazón.
- Shige: ¿Las almas no se iban a la tierra de los diez billones?
- Nonnonba: En gran parte sí. Pero poco a poco se quedan en el corazón de los seres queridos. Te acabarás acostumbrando a esa sensación. No te preocupes.
- Shige: ¿Ah, sí?
Shige y Chigusa
- Nonnonba: Así como el cuerpo crece con los alimentos, el corazón se desarrolla gracias a las almas que moran en él. En tu vida habrás visto y tocado muchas cosas. Las piedras tienen su propia alma. Y los insectos también. Todas esas almas están morando en ti y gracias a ellas eres lo que eres.
- Shige: ...
- Nonnonba: Pero a veces llegan almas demasiado grandes.
- Shige: Eso es lo que me pasa ahora.
- Nonnonba: En el futuro acogerás a almas aún mayores.
- Shige: ¡¿Aún más?!
- Nonnonba: Pero tu corazón también crecerá lo suficiente para aguantar el peso. Así te irás haciendo adulto.

No hay comentarios: